imagen destacada

La denuncia es la etapa inicial del procedimiento de violencia familiar pero también puede ser entendida como el resultado de probables derivaciones institucionales.

Por Diego Oscar Ortiz*

La denuncia de violencia familiar se encuentra en la etapa inicial del procedimiento, es un acto jurídico que implica poner en conocimiento público jurisdiccional situaciones de violencia en su modalidad familiar (actual o pasadas), a los fines de obtener una resolución protectora que conceda medidas, pero también puede ser el resultado de múltiples derivaciones que realiza la autoridad judicial (dichas derivaciones también son medidas de protección).

La denuncia como resultado de múltiples derivaciones
La denuncia como resultado de múltiples derivaciones

Cabe aclarar que la derivación no significa un traspaso o desligue de las actuaciones por parte del juez o la jueza, sino la solicitud de un tratamiento específico en razón del sujeto de protección, el requerimiento de un área profesional específica o la necesidad de investigar la comisión de un delito especial perpetrado en contexto de violencia.

Las derivaciones generalmente dependen del contenido denunciado e informado, de donde pueden surgir posibles derechos vulnerados de niños, niñas y adolescentes que amerite una derivación a la Defensoría de Menores e Incapaces, al Servicio Local de Promoción y/o Protección o al Consejo de Niños, niñas y adolescentes ( ya sea en Provincia de Buenos Aires o Capital Federal) o la afectación de los derechos de una persona mayor que dé lugar a la intervención de un organismo que aborde esa temática como por ejemplo el Programa Proteger del Gobierno de CABA. A su vez del relato de las situaciones denunciadas, puede surgir la necesidad de una derivación interna como al Servicio Social del Juzgado o al Equipo interdisciplinario.

Con un finalidad de tinte punitiva, la presentación también puede tener una derivación penal, ante la posible comisión de un delito como una amenaza simple o coactiva, una presunta privación ilegítima de la libertad, coacción, lesiones leves, etc. Esto de ninguna manera significa una tipificación por parte del personal que recepta la denuncia sino una puesta en conocimiento a la justicia penal para que intervenga e investigue si así lo considera oportuno.

Por otro lado las derivaciones pueden tener una finalidad terapéutica para las partes como la derivación a un lugar donde la parte denunciante pueda realizar tratamiento psicológico de manera especializada y gratuita, o la parte denunciada pueda ser parte de un grupo psicoeducativo. Con respecto a esto último, se presenta un dilema entre la obligatoriedad o no de la concurrencia a los tratamientos ordenados judicialmente. Sin embargo tenemos que pensar en la necesidad que dichos tratamientos generen un cambio autentico y genuino en la conducta para evitar la reiteración de estas situaciones.

(*) Abogado, Profesor Universitario en Ciencias Jurídicas, Especialista en Violencia Familiar, autor de libros y artículos de su especialidad.

También te puede interesar: Algunos interrogantes jurídicos cuando son varios denunciados por violencia familiar

La legitimación es uno de los institutos del procedimiento de violencia familiar que deben ser estudiados para su mejor comprensión.  La legitimada pasiva se refiere a la parte denunciada y demandada en un proceso o procedimiento.

En el procedimiento de violencia, tal vez la estructura clásica sea la existencia de dos partes, una actora y otra denunciada, la que denuncia las situaciones de violencia familiar y la que las ejerce y contra quien se van a resolver medidas de protección enumeradas o no en la norma. Sin embargo puede suceder que en un supuesto existan varios denunciados. Ahí los interrogantes que se pueden generar son estos:

Algunos interrogantes jurídicos cuando son varios denunciados por violencia familiar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *