imagen destacada

Pasaron dos semanas llenas de fechas significativas para las mujeres en un contexto poco predispuesto a respetar los derechos que conquistamos a través de décadas de lucha y que se refieren a nuestro cuerpo femenino sexuado: semana mundial del parto respetado, día de acción por los derechos de la salud de las mujeres, día de la menstruación, día de la doula… y de nuevo, en medio de todo ello, en una provincia del Norte argentino, una niña violada sometida por el sistema médico e impedida de acceder a la interrupción de ese embarazo que legalmente corresponde.

SALUD Y DECISIÓN FEMENINA:  cuando su afectación es el mal menor que debemos soportar
SALUD Y DECISIÓN FEMENINA: cuando su afectación es el mal menor que debemos soportar

Por Moira Goldenhörn*
para Diario Digital Femenino

Analicemos qué está ocurriendo con nuestros cuerpos sexuados femeninos:

SEMANA MUNDIAL DEL PARTO RESPETADO 2020 “MI DECISIÓN DEBE SER RESPETADA”: Este año tuvimos un particular lema que cobra importancia en el contexto de la pandemia, cuando es utilizada como excusa para cercenar derechos, en lugar de revisar malas prácticas obstétricas y sanitaristas ya enquistadas. La organización “MATRIA – Red Comunitaria en Salud”, recibió cientos de denuncias de centros de salud públicos y privados en todo el país que pretendían prohibir la entrada de acompañantes a ecografías, partos y cesáreas tal como las leyes sobre la materia garantizan con criterios tan arbitrarios que coinciden en exigir sumas dinerarias elevadas para ello en el sector privado y “razones de salud para evitar contagios” en el sector público donde ingresan, contraviniendo sus propias normas, entre 4 y 8 personas al parto/cesárea y 2 o 3 a las ecografías, todas ellas desconocidas para la embarazada y sin otros testeos más que el triage sintomatológico que, por ello, no garantiza la seguridad sanitaria para la embarazada ni su hije. En algunas maternidades se obligó a las mujeres a parir con barbijo, con el riesgo de hipoxia y que ello presenta en el trabajo de parto y parto y todas las consecuencias que acarrea para el hije en curso de su nacimiento.

Lejos de toda evidencia científica como beneficioso, el intervencionismo habitual y dogmático en los partos y nacimientos provoca más daños que los que previene: stress materno, stress fetal y del recién nacido que influyen en el buen desencadenamiento del parto, la homestasis del recién nacido  y la instalación de la lactancia; stress postraumático que, sumado a la ansiedad y otras patologías que se observan en la cuarentena pueden poner en riesgo de vida a madre e hije; episiotomías de rutina innecesarias y que producen graves consecuencias en la salud sexual de las mujeres; inducciones de rutina y sin anestesia que suelen terminar en cesárea o en partos tremendamente dolorosos y traumáticos; entre otras conductas habituales que incluyen descalificaciones, el aislamiento de la embarazada, trato infantilizado, separación de su hije recién nacide. Mientras cobra fuerza el reclamo por parir en un ambiente amable y humanizado en las instituciones, acompañadas por las parteras y obstetras que hicieron el seguimiento del embarazo, doula y una persona referente emocional de la embarazada y, ante su imposibilidad, de hacerlo seguras en domicilios y casas de parto; el sistema médico hegemónico encuentra nuevas razones que, sin información adecuada pueden aparecer como verosímiles, para cercenar derechos ya conquistados y garantizados por leyes nacionales y tratados internacionales.

Durante esta semana fue constante la realización de diversas reuniones virtuales que buscaron dar información: la Red de Salud Mental Perinatal, el Voluntariado de Salud Mental Perinatal de la Facultad de Psicología de UBA, el grupo de abordaje jurídico perinatal Marea Primal, además de organismos oficiales, fueron algunas de las mujeres organizadoras.

Así, desde Marea Primal insistimos junto a Vanina Panetta y Florencia Gut en la necesidad de judicializar los daños y perjuicios derivados de la violencia obstétrica como medida reparatoria para la mujer afectada, quien debe hacer frente con su bolsillo a tratamientos psicológicos, de recuperación del suelo pélvico y abdomen, osteopáticos y en puericultura a consecuencia de la violencia padecida y en la mayorís de los casos no puede hacerlo por su elevado costo; haciendo hincapié en la necesidad de contar con un régimen jurídico adecuado para viabilizar las denuncias y demandas con plazos de prescripción acordes a los de cualquier víctima de violencias basadas en el género, gratuidad para la actora y un cuerpo de peritxs capacitadxs en la materia.

La nota triste e indignante esta semana fue la noticia de una niña de 11 años en Santiago del Estero, embarazada a consecuencia de violaciones, a cuya familia el personal médico mintió acerca de la edad gestacional para obligarla a continuar con ese embarazo. Curiosa interpretación del lema, mentir para forzar a decidir.

28 DE MAYO, ACCIÓN POR LA SALUD DE LAS MUJERES Y VISIBILIDAD DE LA MENSTRUACIÓN:

En 1988 se instauró desde la Red de Salud de las Mujeres Latinoamericanas y del Caribe el 28 de Mayo como día internacional de lucha para el acceso a la salud de las mujeres como un derecho humano inalienable. Este año, nuevamente, se hizo fuerte hincapié en la necesidad de legalizar el aborto como garantía de salud para las mujeres y niñas.

Y ese mismo día pero desde hace menos años es el “Día de la Visibilidad de la Menstruación”. Ambas cuestiones, directamente relacionadas con los cuerpos sexuados femeninos de los que, por diversos motivos morales o ideológicos, es difícil hablar: gestaciones, partos, nacimientos, lactancias, puerperios, menstruaciones, salud femenina en relación a la corporalidad cíclica.

Toma vital importancia la realidad biológica cíclica en dimensión política y económica, ya que la gestión menstrual es una de las grandes desigualdades del capitalismo donde los insumos son  excesivamente caros (consultar el “índice tampax” en Economía Feminita) y se pretende la misma productividad laboral diaria masculina como si la menstruación y patologías y trastornos asociados (endometriosis, poliquistosis, metrorrea, entre otros) no existieran.

CUERPOS FEMENINOS E IDENTIDADES DE GÉNERO.

¿Cuántas veces podemos expresar las necesidades y procesos de nuestro cuerpo sin pedir disculpas, permiso o dar explicaciones? ¿cuántas veces somos respetadas en nuestra vivencia e identidad basada en habitar el cuerpo femenino con todos los condicionamientos y violencias sociales que padecemos a diario desde la primer ecografía en que se conoce nuestro sexo? ¿cuánto estamos hoy condicionadas a denominar nuestra realidad biológica como una única identidad de género?

Desde el feminismo popular queremos seguir liberándonos de los roles de género que nos imponen un único modo de ser, defendiendo la idea de que no existen cuerpos equivocados sino categorías insuficientes para pensar la realidad, acotada y limitada por los roles estereotipados de género. Las mujeres nacemos en un cuerpo femenino pero podemos tener diversas identidades de género, expresiones de la misma y preferencias sexoafectivas, sin necesidad de negar esa biología para ser las personas que somos.

Somos cíclicas por naturaleza, somos personas con una dimensión material inescindible de nuestro ser. No somos sólo cuerpo, aunque partimos de él: también somos emociones, ideas, proyectos, historia, deseos, biografía, a partir de su vivencia.

Sin negar que existen vivencias particulares del cuerpo femenino y diversas identidades feminizadas que surgen desde otras corporalidades, proponemos que habitar el cuerpo femenino desde la diversidad sea un acto político, un acto de amor propio, una reivindicación de lo imposible en clave revolucionaria: nos queremos libres, deseantes, sanas y diversas.

 

 

 

*Abogada Feminista, Docente Investigadora
PG en Cultura y Comunicación

1 Comentarios

  1. Avatar

    Gracias Lenny Caceres.Oportuno y clarificador. El liberalismo y el mercado parece que tiene voces en una parte del feminismo.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *