La crisis disparó la demanda de ingreso a la escuela pública

Admin
Por Admin septiembre 10, 2019 17:32

La crisis disparó la demanda de ingreso a la escuela pública

La crisis disparó la demanda de ingreso a la escuela pública

Un informe del Ministerio de Educación de la Provincia de La Pampa reveló el impacto de la crisis económica que atraviesa el país en los distintos niveles educativos y advirtió que aumentó «la matrícula en los comedores», junto con un incremento en «la solicitud de vacantes en escuelas públicas de familias pertenecientes a instituciones privadas».

Hay una reconocida canción de la banda uruguaya No Te Va Gustar que plantea: «con hambre no se puede pensar». Y así podrían describirse los cuatro años de gestión del presidente Mauricio Macri, donde producto de sus políticas la escuela pública se ha visto fuertemente perjudicada, no solo por el desfinanciamiento sino porque además la mitad de niños, niñas y adolescentes que asisten a las aulas viven por debajo de la línea de pobreza, con dificultades para cumplir con las comidas diarias.

Una de las mayores preocupaciones es el nivel de ausentismo, que en este contexto puede verse afectado y tener un efecto negativo en la formación y la transmisión del conocimiento. Sin embargo, según indica el informe exclusivo de Educación al que accedió LA ARENA, en el nivel primario «no se evidenció crecimiento de ausentismo a partir de la crisis económica actual» en los establecimientos educativos y señala que «la presencialidad es una constante ya que la escuela brinda ese plus que en los hogares no está».

A su vez, señalaron que «las escuelas están atentas a las inasistencias y en comunicación permanente con las familias ante alguna ausencia. También se trabaja con los servicios de apoyo, el área de Desarrollo Social de las municipalidades o Unidades Locales de Niñez y Adolescencia ante situaciones que se pudieran observar».

Sin embargo, advierte que «en las escuelas de jornada completa se ha incrementado la matrícula en los comedores» y que en algunos establecimientos «se adelantó el horario del desayuno y merienda, porque algunos niños llegan sin comer, y se ha realizado un refuerzo con colaciones. Los alumnos han solicitado en este tiempo una mayor cantidad de útiles escolares en las instituciones».

Aumento de solicitudes.

En el informe también se evidencia que, ante el impacto de la crisis económica y el aumento de las cuotas, se ha solicitado vacantes en escuelas públicas por parte de familias pertenecientes a instituciones privadas.
Esto también se registra en el nivel Inicial, donde hasta el momento el nivel de ausentismo no se ha visto disminuido ante la difícil situación que atraviesa el país. Sin embargo, estudiantes que asisten a establecimientos de gestión privada «han manifestado la intención de pasarse a instituciones de gestión estatal, solicitud que no se ha podido atender dado que no existen vacantes».

Alimentación, un problema.

Por otra parte, en la modalidad de Educación Especial el ausentismo escolar no ha impactado porque la asistencia de los estudiantes a las instituciones de los diferentes niveles está garantizada por los transportes que facilitan las Escuelas y Servicios Educativos de Apoyo a la Inclusión.
De todas maneras, un aspecto revelador del informe es que se «han advertido a través de los diferentes relatos la preocupación constante sobre las incidencias en las necesidades básicas de alimentación, higiene e indumentaria». En ese sentido, los y las docentes «hacen referencia a los efectos de la crisis en algunos de los hogares aludiendo a dos situaciones: de una parte, aquellos estudiantes que no siguen una dieta equilibrada; y, de otra parte, quienes necesitan ayudas externas a la familia para poder alimentarse diariamente».
Además, en el aula se visualizan «incidencias en el estado anímico de los estudiantes y sus familias, porque están latentes los problemas que se viven en sus hogares como consecuencias de la crisis económica, los cambios a nivel macro sociales se traducen en crisis familiares y personales».

En busca de un futuro mejor.

La modalidad Jóvenes y Adultos, históricamente ligada a sectores populares y de trabajadores, no evidencia una disminución de la asistencia escolar, sino que al contrario, «se percibe que la matrícula se sostiene y que la escuela se transforma en el lugar donde los estudiantes buscan herramientas que les permitan alcanzar estabilidad laboral».
«Desde una de las coordinaciones, sostienen que hay un buen clima institucional, y con un crecimiento de la matrícula: son espacios de contención, espacios esperanzadores como posibilidad de un futuro mejor. Lo mismo ocurre con los estudiantes judicializados o en situación de calle: asisten con mucha mayor regularidad. Por eso la modalidad se complementa tan bien con Fundalhum, o Ayudándonos», agrega el informe.
Pero, al igual que en otros niveles educativos, se observa un aumento en la «demanda del refrigerio o de materiales (hojas, lapiceras, fotocopias)», y que en muchas oportunidades «ni siquiera consumen, sino que se llevan a sus casas». Se estima que este accionar tiene como objetivo poder dárselo a sus hijos.
Finalmente, en un párrafo dedicado a la Educación Superior se explica que «por tratarse de carreras presenciales, que tienen una frecuencia de cursada de lunes a viernes, se puede decir que si bien la situación económica general ha impactado en la comunidad, esto no ha generado un ausentismo por parte de las estudiantes».
«En cambio, sí ha repercutido en su situación económica personal y familiar, especialmente en aquellos casos de estudiantes que no residen en la localidad donde se dicta la carrera y por ende deben trasladarse diariamente», concluye el informe.

La situación en el secundario.

Con respecto al nivel de la Educación Secundaria, el informe al que accedió este diario explica que «no es posible establecer una determinación directa entre crisis económica y ausentismo escolar», pero que «sí se puede ver que en las instituciones se hace más presente la necesidad de organizarse, de pensar en otras condiciones institucionales y de enseñanza para sostener algunas trayectorias escolares y sus procesos de escolarización».
Por estos motivos, «la pregunta hoy no sólo se puede limitar al porqué de la ausencia del alumno, sino también (y sobre todo para aquellos que tienen una relación de baja intensidad con lo escolar) qué hace cuando está en la escuela, cómo se organiza la escuela para recibirlo y sostenerlo durante la jornada».
En ese sentido, indica que «el desarrollo de proyectos para el uso pedagógico de la ‘hora libre’ como espacio de formación integral, las propuestas institucionales que amplían el tiempo escolar, el desarrollo de proyectos de aprendizaje integrados, las propuestas de reorganización institucional, la elaboración del Itinerario Educativo Personal para cada uno de los alumnos que tienen una trayectoria escolar discontinua, compleja en las instituciones, son algunas de las acciones que los colegios despliegan respondiendo a esta necesidad de repensar las condiciones para sostener la escolarización de sus estudiantes».
«Si bien todos los que tienen responsabilidad en el acompañamiento de las trayectorias educativas en el ámbito educativo son importantes, atendiendo al principio de corresponsabilidad, el rol del trabajador social cobra una especial atención considerando el protocolo para la prevención del ausentismo escolar y el modelo de intervención definido», agrega.

Visitas.

El informe también revela que «se han incrementado las solicitudes para concretar la visita domiciliaria ante la cantidad de faltas injustificadas establecidas en el protocolo referenciado», y explica que «los motivos por el cual se da el incremento de las visitas domiciliarias no es posible definirlo con precisión: si es porque el porcentaje de ausentismo creció para el mismo período escolar comparando el año anterior o si bien porque está explicitado en la Resolución 1398/18 (aprobado en diciembre de 2018, siendo este año su primer año de aplicación) o por una combinación de ambas situaciones».
De todas maneras, el informe también sostiene que, al igual que en el resto de los niveles, un «indicador que da cuenta del impacto de la crisis económica es el refuerzo de partidas presupuestarias destinada al refrigerio que todas las instituciones educativas brindan a sus estudiantes».
«En más de una institución es importante y necesario brindar el refrigerio al ingreso del turno, para luego repetirlo en la segunda parte de la jornada», continúa el escrito y advierte que «según palabras de una coordinadora, antes ‘quedaban los canastos llenos de panes y hoy, no queda nada’».

Fuente: La Arena
Admin
Por Admin septiembre 10, 2019 17:32
Escribir un comentario

Sin comentarios

No hay comentarios aún!

Todavía no hay comentarios, pero puede ser el primero en comentar este artículo.

Escribir un comentario
Ver comentarios

Escribir un comentario

<

Colabora

Publicidades

Facebook