imagen destacada

El Cruïlla de Europa del último martes de abril lo hicimos junto con XIDPIC.CAT-XIPVG y el digital La Independent. Dos feministas especializadas Sonia Vaccaro, psicóloga clínica y Lucía Avilés magistrada del juzgado de lo penal número 2 de Mataró nos dieron las claves para entender que la violencia vicaria extrema es un golpe irreversible en la vida de estas madres.

Por Teresa Carreras / E. Sánchez-E Cañón-Ch Valenzuela Tomás

Y que la violencia machista contra los hijos e hijas hace morir en vida a la madre después de una existencia llena de dolor. Cincuenta y un menores asesinados desde el año 2000 por violencia vicaria extrema en el Estado Español.

El programa de Mataró Radio tuvo una triple dedicatoria: primero a Jordi, el niño de 11 años asesinado a navajazos, en Sueca, por su padre para hacerle el máximo daño a su ex-pareja a principios de abril de este año, también a dos niñas de origen ruso, con posteriores suicidios de los padres, cometidos en Lloret de Mar y Moscú que todavía no han sido definidos como violencia vicaria pero sí que son violencia machista.

Y, finalmente, a Maria Mercè Serralta, compañera de la escuela de las monjas, Mataró, asesinada por su marido para cobrar una póliza de seguro. De estos hechos se cumplirá este año el 35 aniversario, y cuyo asesinato dejó a dos hijos sin su madre para siempre ya a los padres de la víctima hundidos en la desesperación. Violencia machista pura y dura.

Lo que leerá ahora es un resumen. Aquí tiene el enlace del programa entero :

Violencia Vicaria extrema, el golpe definitivo contra les madres
Violencia Vicaria extrema, el golpe definitivo contra les madres. @ Eli Cañón

Coincidiendo con la publicación del primer informe en el Estado Español sobre violencia vicaria extrema, patrocinado y editado por la Asociación de Mujeres de Psicología Feminista de Granada, el «Cruïlla de Europa» reunió a la coordinadora de la investigación Sonia Vaccaro, psicóloga clínica, a Lucía Avilés magistrada del juzgado de lo penal número 2 de Mataró, a Marta Macías, abogada y colaboradora de la XIDPIC.CAT-XIPVG, a la feminista rusa, disidente del régimen de Putin, que se hace llamar Nina para esconder su identidad y en Jana Pous del colectivo feminista Dones Rebels para presentar la información, escuchando las voces de estas cuatro feministas.

LA INDEPENDENT (LI) ¿Sonia pensabas en una cifra como la que denuncia el informe. 51 menores asesinados por violencia vicaria extrema desde el año 2000?

Nosotros hemos analizado unos 400 casos de violencia machista y hemos visto que 50 niños y niñas y un adulto han sido asesinados exclusivamente para dañar a la madre.

A mí la verdad me hubiera gustado no encontrar ni uno. La violencia vicaria extrema es un fenómeno que no se da sólo en el Estado Español, también en Reino Unido que es uno de los países que había ido en aumento en las últimas décadas. Así que la cifra me extrañó

LI.- Lucía Avilésmagistrada¿Por qué cada vez la violencia machista o la violencia vicaria extrema son fruto de la descoordinación entre los distintos operadores del poder judicial?

La descoordinación se da. Hemos visto, por ejemplo, en el caso más reciente, el de Jordi asesinado en Sueca, a principios de abril, que es consecuencia de resoluciones judiciales contradictorias por no haberse comprobado los antecedentes de violencia de género.

Estos dieron lugar a una resolución que establecía la guardia compartida, es decir, una vía directa a la instrumentalización de los menores en contra de la decisión que había adoptado el juzgado de violencia contra las mujeres.

LE.- Marta Macías, abogada, colaboradora de La Independent, agencia de noticias con visión de género y directora de la consultora de género Coop4equality.
¿Cuál es la información que dáis desde las páginas de La Independent sobre este tema?

Somos una agencia de noticias con visión de género que quiere, por un lado, dar voz a las mujeres, y hacerla visible reconociendo su trabajo. Así como denunciar con fuerza las violencias a las que nos somete el sistema patriarcal.

La Independent es una finestra per denunciar totes aquestes situacions. Darrerament amb els temes de violència vicària donem la informació rigorosament professional i hi afegim els articles d’opinió que rebem.

En Cataluña editamos el digital www.independent.cat que está directamente relacionada con la Red Internacional de Periodistas con Visión de Género (RIPVG) que tiene mucha implantación en América Latina y también en el Estado Español.

Se publica cada quince días y es un trabajo ingente y voluntario de un grupo de mujeres que creemos que el feminismo siempre debe denunciar las situaciones injustas que sufrimos. En septiembre cumpliremos los 13 años de vida y ofreceremos alguna sorpresa. En cambio la XIPVG y la XIDPIC.CAT-XIPVG son más antiguas. La primera nació en 2005 y la otra pocos años más tarde. Así que son muchos años denunciando las violencias que nos afectan.

Violencia Vicaria extrema, el golpe definitivo contra les madres
Violencia Vicaria extrema, el golpe definitivo contra les madres

 

LI.- Jana Pous, activista y feminista. ¿Habláis los jóvenes de este tipo de violencia?

Creo que entre los jóvenes la violencia vicaria no es el tema del que más hablamos. Hemos oído hablar últimamente pero tenemos que parar mejor las orejas.

Por eso informes como el que nos aporta la Asociación de Mujeres de Psicología Feminista de Granada son muy importantes para que las jóvenes tengamos esta información porque a veces todo lo que no podemos cuantificar socialmente no se toma en serio.

LI.- Nina, disidente de Putin. ¿En Rusia se utiliza este término para referirse a la violencia contra las mujeres por venganza y por persona interpuesta?

No. En Rusia sólo se utiliza el término de violencia doméstica. A mí este término no me gusta porque sabemos que la violencia tiene sexo. Nosotras las feministas entendemos que esta violencia es contra las mujeres y sus hijos e hijas. Las autoridades lo llaman así para que la gente crea que no es tan peligrosa. La sociedad rusa es muy machista y patriarcal. No tenemos estadísticas sobre la violencia de género

Violencia Vicaria extrema, el golpe definitivo contra les madres
Violencia Vicaria extrema, el golpe definitivo contra les madres. @Charo Valenzuela Tomás

LI.- ¿Sonia qué es la violencia vicaria?

Es la violencia contra la mujer que se ejerce sobre sus hijos e hijas por parte de un hombre maltratador y violento, siempre en el contexto de violencia contra la mujer.

En el momento en que la mujer comunica su intención de divorciarse, o el divorcio en sí mismo, dado que el hombre violento ya no tiene acceso a la mujer sigue maltratándola a través de los hijos o, incluso podría ser alguna persona significativa para esa mujer.

También se ha dado el caso de asesinatos de mascotas para dañar a las mujeres. Es violencia machista y siempre se produce en ese marco. No es una violencia que se dé de forma aislada ni fuera de ese contexto.

LI.- ¿Por qué acuñaste el término violencia vicaria?

Tomé la definición como adjetivo del término definido por la RAE. Vicario se refiere a la violencia por persona interpuesta y que toma el puesto o el sustituto de otra persona. Por eso lo denominé «violencia vicaria».

En la violencia vicaria nosotros comprobamos el nexo de concausalidad en el que la intencionalidad está al querer dañar a la madre. En La Independent del pasado jueves de abril hay un resumen de los principales datos.

LI.- Sonia ¿Dinos cuál es el retrato robot del agresor?

En la mayoría de los casos un hombre de mediana edad, entre 30 y 50 años, principalmente de nacionalidad española, y en un 82% es el padre biológico de los menores asesinados.

La mayoría de los agresores no tienen antecedentes penales pero sí que los tienen en un 60% relacionados con violencia de género y siempre avisan.

Por ejemplo el padre de Jordi le había dicho a la madre «te dañaré donde más te duela». La mayoría se producen, un 48%, cuando los padres están solos con los niños.

LI.- ¿Lucía porque persiste esta descoordinación en el interior de la justicia española?

Creo que esa descoordinación sigue persistiendo en las mentalidades jurídicas. Sigue habiendo estereotipos no sólo en los juzgados sino en todos los operadores jurídicos en los que hizo hincapié en Naciones Unidas cuando abordó el caso de Ángela González en el sentido de que un maltratador nunca puede ser un buen padre.

Y por eso prevalecen las relaciones entre padres, hijas e hijos incluso en un contexto de violencia de género constatado. Incluso cuando existe una orden de protección para la mujer y cuando la mujer está siendo objeto de maltrato físico evidente.

Ahora estamos intentando conocer con datos lo que afecta a la suspensión del régimen de visitas. Es cierto que antes de la modificación de la ley de la infancia y la adolescencia esta suspensión era uno de los instrumentos que se utilizaba para generar daño a los niños y niñas, y un gran sufrimiento psicológico a la madre que es de lo que hablamos cuando lo hacemos de violencia vicaria y que era aproximadamente de un 3%.

Si lo queremos mirar de otra forma podemos decir que el 97% de las veces, incluso si se hubiera dictado una orden de protección, las visitas se seguirían manteniendo. Y esto sólo se explica, en mi opinión, por la prevalencia de los estereotipos que desatendían una idea principal y es que la maternidad es un riesgo en sí mismo no sólo para las mujeres sino fundamentalmente para sus hijos e hijas.

En Cataluña ya se dio un paso importante en el 2022 diciendo a las cosas por su nombre cuando se modificó la ley del 2008 para hablar por primera vez en un texto jurídico de este tipo de violencia. Se van dando pasos pero se tiene que mejorar y no sólo aplicar la perspectiva de género sino también la perspectiva de la infancia.

LI.- Sonia la violencia vicaria ya existía pero no se penalizaba. ¿Porqué?

En psicología sabemos que nombrar algo genera pensamiento porque si no se puede mencionar no existe. Y los pensamientos construyen realidades. Por eso es importante poner nombre a lo que estamos sufriendo las mujeres.

Las madres que entrevistamos para el estudio nos decían que no sabían lo que debían denunciar – por ejemplo cuando su hijo llegaba con fiebre y descalzo con temperaturas gélidas, o un niño con diabetes llegaba a casa con un gran bolso de caramelos-. Estos actos no son actos sencillos sino que forman parte de una estructura de violencia dirigida a continuar el maltrato contra la madre.

El estudio nos demostró que poca gente se toma las denuncias en serio. Mucha gente cree que los violentos lo dicen pero que no lo harán basándose en un prejuicio lamentable que tenemos que desvirtuar las palabras del agresor. Como señalaba Lucía existen estereotipos constantes que tienden a preservar el rol del padre de familia por encima de la peligrosidad del agresor.

A mí me cuesta entender cómo la justicia no es que si un individuo es peligroso para la madre no lo será para los hijos e hijas. Y no olvidemos que la justicia refuerza el rol de padre al decirles a los niños que deben estar con ellos. O sea que estamos en un bucle que es necesario empezar a romper.

LI.- Lucia ha dicho que un maltratador no puede ser un buen padre. ¿Qué es para ti un padre, padre?

De padres hay muchos que son maravillosos y que no tienen nada que ver con todo esto. La cifra que nos da el estudio de que el 82% de los asesinos de estos menores son sus padres biológicos es una cifra muy elevada. Yo diría que estamos hablando de individuos fértiles pero no padres.

Ser padre tiene que ver con la protección con tener una actitud abnegada hacia los niños, entender su vulnerabilidad. Incluso muchas de las madres entrevistadas tampoco veían esa actitud de los padres de sus niños. Todas dicen que eran ya muy intolerantes al tener que soportar los llantos y enfermedades de los niños porque a este tipo de padres sólo les importa su propia vida.

LI.- ¿Lucía porqué un maltratador puede recibir la visita de los hijos o hijas?

La justicia está dando pasos para cortar estas vistas lo que ocurre que, como he dicho, estamos llegando tarde. Pero puedo asegurar que los cambios legislativos se están produciendo.

Yo querría decir que siempre que hablemos lo tenemos que hacer como violencia vicaria de género. No estamos hablando de cualquier acto de violencia contra sus hijos e hijas. La ley catalana lo define tal y como nos dice en su definición. El agresor normalmente utiliza dos vías; cuando se establece un régimen de visitas o cuando se habla de las pensiones de alimentos. Son dos vías que se establecen a través de una resolución judicial. Pero son dos vías que permiten al agresor seguir ejerciendo este control sobre la madre.

Cuando Naciones Unidas (NU) analizó el caso de Ángela González Carreño que era un caso paradigmático en el que el Estado había faltado a su obligación de diligencia debida todas las veces que ella había acudido a los juzgados para pedir protección. También había alertado del riesgo de que veía que sufría la niña cuando estaba con su padre.

NU dijo que todos los procesos que estudiaban estaban llenos de estereotipos y que pedía a la judicatura, a los y las forenses, a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y a todos los operadores jurídicos que forman parte de la cadena de justicia que se formaran en género. Para entender bien que cuando las madres están en riesgo también puede ponerse en riesgo a sus hijos.

Este pronunciamiento hizo modificar mucho a nuestra legislación. El pasado año con la última ley orgánica 8/2021 de 4 de junio nos permitimos respirar. Nosotros ya teníamos una ley del año 2004 y del 2015 que obligaba a los jueces a pronunciarse, incluso de oficio, sobre las visitas. Pero estos puntos pasaban desapercibidos hasta que el pasado año se dictó una ley específica para la protección de la infancia y la adolescencia.

Cuando hablamos de violencia vicaria no lo hacemos sólo de infanticidios. Debajo de cada caso hay situaciones que dañan mucho a los niños y niñas como los abusos sexuales, el maltrato físico y psicológico y la violencia económica. En relación a la violencia económica no tenemos ningún estudio detallado sobre lo que significa este tipo de violencia que es una de las más sutiles que existen.

LI.- NINA ¿En Rusia los feminicidios llegan a ser tan crueles?

Si y aún más. No tenemos datos específicos y más ahora que ha comenzado la guerra de Rusia contra Ucrania. Nuestra web está bloqueada y hasta el 22 de febrero, dos días antes del inicio de la agresión ya habían contabilizados 336. En una sociedad machista como la rusa yo he escuchado cómo los agresores dicen que si ellos deben sufrir el dolor que producen los celos, las mujeres deben sufrir mucho más porque su dolor debe ser de por vida.

LI.- Jana ¿Qué opinas del informe?

El hecho de que el informe de la Asociación de Granada diga que se debe poner nombre a las cosas me ha parecido superinteresante. Con la violencia machista, como me ha recordado Nina, aquí también tuvimos debates sobre si se llamaba violencia doméstica, machista o de género. Ahora es interesante ver como extremo derecha no la reconoce. La extrema derecha que ha surgido últimamente, para mí ya estaba.

Con esto quiero decir que no reconoce lo que está pasando. También me han impactado la cifra de asesinos de nacionalidad española porque muchas veces recurrimos al racismo y los migrantes como fuente de esta violencia y el estudio demuestra que no es así.

Al final del programa se señalaron como detalles que determinan este alto grado de violencia contra las madres no permitiendo la ex pareja que la madre recupere el cuerpo de las criaturas asesinadas y , por su parte, la magistrada ha señalado que hay un vacío legal que no es muy visible cuando el padre que mata a los hijos o hijas después no se les puede cambiar el nombre. Esto obliga a que las criaturas permanezcan en la memoria siempre ligados al apellido de quien les ha asesinado. Es una modificación que el código civil todavía no ha emprendido y que está pendiente.

La Independent

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *