imagen destacada

En España, Pilar Llop Cuenca, una jueza en permanente lucha contra el machismo, será la nueva Ministra de Justicia, dejando la presidencia del Senado.

Hace unas pocas horas, en Twitter, sostuvo que estamos en tiempos de mujeres, al agradecer al presidente del Gobierno la designación. Desde las redes, confirmó que:”la  Justicia es motor de desarrollo social”.

Entre los objetivos de la nueva ministra, se encuentra la intención de acabar con el maltrato judicial a las mujeres víctimas de la violencia machista.

Pilar Llop Cuenca, una jueza en permanente lucha contra el machismo, será la nueva Ministra de Justicia

Por Daniel Héctor Saban*
@danielhectorsa3

Para obtener el resultado esperado deberá ponerse de acuerdo con la fiscala general del Estado, Dolores Delgado, con quien mantiene relaciones no muy acordes para el desarrollo del modelo de proceso penal, en el cual se está trabajando en ambas Cámaras legislativas.

Pedro Sánchez ha llevado a cabo la remodelación más importante del Gobierno de coalición desde su investidura. El último sábado comunicó siete nuevos nombramientos. Abandonan el Gobierno cuatro hombres y tres mujeres, mientras que asumirán cinco nuevas ministras, por lo cual sigue creciendo el peso femenino en el Ejecutivo, (siendo ahora 14 ministras, 8 ministros y el presidente). Las mujeres ahora constituyen un 63% del staff del cuadro principal del ejecutivo español.

Pilar Llop Cuenca, una jueza en permanente lucha contra el machismo, será la nueva Ministra de Justicia
Pilar Llop Cuenca, una jueza en permanente lucha contra el machismo, será la nueva Ministra de Justicia

Los siete nuevos ministros de Pedro Sánchez, llegan al cargo con la pandemia en remisión pero sin haber terminado, y con retos importantes entre manos, con el fin de intentar resolver. Pilar Llop tendrá por delante la difícil tarea de la reforma de la ley de enjuiciamiento criminal y de los delitos de sedición y rebelión.

Llop ha escalado a cargos importantes dentro de la Administración socialista. De la Asamblea de Madrid, pasó en julio de 2018 a la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género y de ahí a ocupar uno de los cargos más destacados dentro de la estructura del Estado: la presidencia del Senado. El presidente del gobierno ya tenía su mirada puesta en ella para ejercer misiones más comprometidas.

En estos días nuevamente, Pedro Sanchez, vuelve a apostar por ella al designarla para sustituir a Juan Carlos Campo. Su perfil cómo magistrada muestra su amplia experiencia en violencia de género.

El Presidente, al llevar a cabo la remodelación del Gobierno, decide poner a Pilar Llop al frente del Ministerio de Justicia. Hija de un taxista y de una peluquera, tuvo una infancia feliz, en medio de una familia humilde que vivió en la capital, siendo siempre una alumna aplicada y estudiosa.

De chica ya tenía la idea de estudiar Derecho, y es por ello que optó por  la Universidad Complutense. Luego desarrolló una maestría en la Universidad de Viena, al obtener una beca Erasmus y es allí donde perfeccionó su inglés y su alemán.

Pilar aparte de jurista es políglota, habla francés y se defiende en italiano  y en búlgaro (trabajó durante un año en Bulgaria, cómo asesora de un proyecto para reforzar el sistema jurídico).

Ha colaborado en temas relacionados con reformas judiciales en materia penal y de violencia de género, dentro de la Comisión Europea en la Dirección General de Cooperación Internacional en Bruselas y en América Latina. Lograr que los jueces tengan una  mejor formación en esos temarios ha constituido su mayor objetivo. Desde julio de 2018 hasta abril de 2019 fue designada cómo Delegada del Gobierno para la Violencia de Género, para luego al asumir cómo senadora, tener a su cargo las comisiones de Igualdad, de Justicia, la General de las Comunidades Autónomas y de Defensa.

Pilar sostiene con firmeza que: “El machismo es una enfermedad que tenemos en nuestra sociedad y que no vamos a dejar que haya más manadas (en relación al grupo de jóvenes que violaron a una chica en sanfermines en 2016)”. Ese compromiso cimienta las bases de su carrera política iniciada en 2019. Hasta ese entonces había sido jueza especializada en violencia de género y actuó cómo delegada del Gobierno para luchar contra esa lacra.

Convertida en diputada regional, fue elegida senadora por designación automática llegando a la presidencia de la Cámara, donde se resalta su mano firme.

La nueva ministra asume en medio de la tramitación de la ley de libertad sexual y con la reforma del Código Penal, que debería incluir los delitos de sedición y rebelión, además de los de opinión. El ministerio de Justicia ofrecerá a Llop la oportunidad de darse a conocer aún más, de cara a las nuevas elecciones.

“Este es el siglo de las mujeres libres”, sostiene Llop durante el acto de traspaso, en el cual ha solicitado “complicidad” a todo el personal de la Administración de Justicia para poder remover los “obstáculos”, que dificultan la libertad de las mujeres.

El presidente Pedro Sanchez, refiriéndose a la nueva ministra de Justicia ha destacado “su compromiso feminista desde la sociedad civil y también desde distintas responsabilidades”. La formación de jueces y fiscales en violencia de género constituye la eterna asignatura pendiente, señalando la vicepresidenta de la Asociación de Mujeres Juristas Themis que “aunque se están haciendo las cosas en ese sentido, no se tienen los resultados esperados”.  

Entre los objetivos fundamentales Pilar Llop ha sostenido en conferencia ante los periodistas que: “hay que continuar con esta senda de diálogo”. En los escasos seis años que lleva en política, la nueva ministra ha demostrado su versatilidad.

La igualdad y la formación de jueces y juezas en materia de violencia machista son dos de sus retos más personales, según señalan fuentes cercanas a la nueva funcionaria. En una entrevista sostenía que:”Estoy en política para que la igualdad entre hombres y mujeres sea una realidad”.

Impecable en sus formas, con un talante conciliador y firme defensora de la educación cómo vacuna contra la violencia de género, sobre ella ha destacado el presidente del Gobierno su mesura y “sentido de justicia”.

Llop está casada y es madre de una niña y  una gran aficionada al arte. Su compromiso y su permanente lucha en defensa de la mujer le llevaron a plantear realizar un minuto de silencio en cada sesión plenaria por las víctimas de violencia de género, que se han producido.

(*) Columnista de Diario Digital Femenino
danielhsaban@hotmail.com

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *