imagen destacada

Las operaciones políticas, mediáticas y digitales proliferan y en los momentos pre-electorales encuentran aún una mayor expansión. El objetivo es confundir y en el recorrido de los discursos que falsean la verdad se reinstalan matrices discriminatorias. Se construye una otredad, se la vuelve extranjera, se la instala por fuera. Ese sector configura un lugar de “enemigo”, de chivo expiatorio. Muchas veces hacen foco en un sector social con escaso poder para defenderse.

Por Roberto Samar* y Emiliano Samar**

En los últimos días, en las redes digitales circula un supuesto chiste que es una operación política: “Mi tío está buscando ropa de mujer. Porque puede cobrar más por trans que por jubilado. Viva Perón”.

El mensaje cumple su función: falsear, confundir, estigmatizar. El problema no es la deuda contraída con el Fondo Monetario Internacional heredada, el problema no es la fuga de capitales ni los grupos oligopólicos concentrados formadores de precios. El problema es el colectivo trans.

La construcción del enemigo trans
La construcción del enemigo trans

El anclaje de esta operación es una supuesta placa del diario La Nación. La placa es apócrifa, tal como detectó el portal Chequeado. En ella, Sergio Massa realizaba una propuesta de «un bono mensual de 350 mil pesos para el colectivo LGBT”. La placa con esa falsa información fue compartida por más de 2.800 usuarios. Una noticia inventada endilgada a un medio masivo de comunicación multiplicada por miles. Una mentira útil y eficaz logrando confundir mientras promueve una mirada que, desde su posición hetero cis patriarcal, encuentra en el “humor” una acción que segrega, diferencia y estigmatiza.

Estos discursos tendrán consecuencias: corren los ejes del debate de los problemas estructurales y profundizan la discriminación. En una sociedad profundamente heteronormativa, estas operaciones pueden generar que se agudice la violencia que sufren las personas trans. La violencia encuentra en su dimensión digital la velocidad y eficacia que le dan memes y reels para desatar la crueldad en segundos. Y la mentira halla en la desinformación, la falta de indagación, el no-chequeo y el reposteo la viralización que luego de esparcida no encuentra vacuna que prevenga ni cura que  repare el daño.

Recientemente se publicó el primer Relevamiento Nacional de Condiciones de Vida de la Diversidad Sexual y Genérica en la Argentina. Según el trabajo, el nivel educativo aumentó en la comunidad LGBTIQ+ pero las condiciones de vida empeoraron y el desempleo continúa elevado, especialmente en mujeres y varones trans. Ese es el tema central.

Los caminos que desarman la crueldad son aquellos que atienden a la igualdad de oportunidades, a los espacios libres de discriminación, a la conquista de derechos.  Detrás de la foto de un meme hay una persona real. Debajo de un titular existe una intención comunicativa. En el doble click a una noticia encontramos la posibilidad de hacer un hipervínculo que nos permita profundizar en la información y chequear su veracidad. En cada intento de humor discriminatorio y estigmatizante podremos detener la rueda.

La construcción del enemigo trans
La construcción del enemigo trans

(*) Licenciado en Comunicación Social UNLZ. Especialista en Comunicación y Culturas UNCOma. Profesor de la Universidad Nacional de Río Negro.
@robertosamar
(**) Docente, Actor, Director de Teatro, Investigador.
Referente en Diversidad Sexual, Géneros y Educación
@emilianosamar

Seguinos en Instagram @diariodigitalfemenino_

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *