imagen destacada

Entre las recomendaciones de comunicación como generadora de cultura y la fuerza de las palabras desde lo simbólico, el uso del masculino genérico no contribuye a los nuevos paradigmas mundiales tendientes a terminar con las desigualdades y los cambios estructurales necesarios con ese fin.

En este artículo, abordaremos las formas de comunicación creativa que requiere de un compromiso social, institucional y de derechos humanos para evitar las diferencias y uso de estereotipos de género que no contribuyen en nada, al contrario, perpetúan esas desigualdades.

Por Lenny Cáceres*

El masculino genérico expresa la utilización de género masculino como referente extensivo, es decir, para mencionar tanto a quienes pertenecen a ese género, como a toda la especie sin distinción de este; por ejemplo, se utiliza un sustantivo masculino para hacer referencia a un grupo de personas donde puede haber tanto hombres como mujeres y personas no binarias. Desde las primeras sociabilizaciones en el sistema educativo, escuchamos a docentes decir frases como: ‘salgan todos a jugar’, ‘vamos todos al comedor’. Y esto aunque parezca inocente, crea en muchas niñas confusión de si son incluidas en esas actividades o son exclusivas para sus compañeros”.[1]

Comunicación creativa: inclusiva y no sexista
Comunicación creativa: inclusiva y no sexista

El empleo del masculino como genérico puede generar ambigüedades que entorpecen la comunicación, ya que inducen a imaginar referentes masculinos y, con esto, perpetuar la invisibilización de personas mujeres y diversidades que, a su vez, contribuye a la construcción de las percepciones y autopercepciones de las personas y, en este caso, es desfavorable para toda aquella que no se identifique con lo masculino.

Cuando nos encontramos textos en los que se hace mención a los teóricos, frecuentemente, vamos a asociar esta referencia con lo masculino, es decir, un grupo de hombres que teorizan sobre algo, aunque en realidad puede tratarse de un grupo compuesto por dos mujeres y dos hombres, o incluso tres mujeres y un solo hombre.

Nos resultaría extraño hablar de las teóricas, aunque en el grupo la mayoría de personas sean mujeres, pero ¿por qué no ocurre igual con la utilización generalizada del masculino? Debido a convenciones lingüísticas, aprendemos que lo femenino no engloba lo masculino; en ese sentido, lo femenino siempre queda subordinado a la aparición de cualquier ente masculino, aunque este no sea mayoritario. Esto refuerza de manera sutil actitudes y comportamientos sexistas, donde lo que no es masculino no es nombrado y queda a la sombra de la interpretación.

¿A qué nos referimos con comunicación creativa?

Es una forma de comunicar integradora y no sexista donde, por medio de la elaboración del contenido del mensaje, recurrimos a herramientas comunicacionales que nos permiten la inclusión, la no discriminación de los géneros, sin necesidad de apelar a formas impronunciables, ilegibles, como lo son el exceso de artículos, barras, el uso de la “e” que tanto rechazo genera en un gran sector de la población;  “@” o “x” que no significan nada y, cuando el mensaje es leído, se cae irremediablemente, en la mayoría de los casos y por personas sin entrenamiento en lenguaje no sexista, en la pronunciación solo en masculino.

Cabe destacar que la perspectiva de género no consiste solamente en analizar las diferencias entre los géneros, sino que implica enlazar estas diferencias con la situación social, laboral, económica, psicológica y política de las mujeres, las diversidades y los hombres en el modelo social actual. De allí la importancia de incorporarla en el lenguaje y muy especialmente en la comunicación social, en nuestra comunicación diaria, como la comunicación institucional y, fundamentalmente, en los medios de comunicación.

Partiendo de la premisa de que la comunicación construye nuestra cultura, es impensado un cambio social-estructural sin tomarla en cuenta. El género actúa como principio organizador de la estructura social, posibilitando el acceso a recursos y la distribución de estos de manera diferente.

Algunos ejemplos prácticos

La construcción de contenido inclusivo y no sexista es compleja y requiere, sobre todo, de asumir el compromiso de incorporar estas formas, claro que no puede hacerse sin capacitación puntual. Es necesaria una mirada panorámica que nos permita apuntar al todo y no pensar que con decir “todas y todos” ya está. Suele suceder, más de lo aceptable, que luego de este intento de mostrar inclusión y no sexismo, en el segundo párrafo o renglón, se cae.

Ejemplo 1: televisión, seis mujeres y un varón en el piso:

—Buenas tardes a todas y todos. NosotrOs apostamos a un programa para la familia, con información…

Una forma inclusiva y no sexista. Creativa:

Buenas tardes. ¿Cómo están? Apostamos a un programa para la familia, con información…

Ejemplo 2: el título en un diario: “8 contagiados y dos muertos en La Pampa”. Ingresas a la nota y las personas contagiadas eran seis mujeres y dos varones. Las muertas, dos mujeres. Mil formas de decirlo, y que no involucran el límite de espacio (argumento que suelen utilizar): “8 contagios y dos personas muertas” o “8 nuevos contagios y dos muertes”…

Un informe sobre Infancias y adolescencias en los medios

Algunos ejemplos más de lo que vemos cotidianamente “En los marcos del paradigma de protección integral de derechos, estas iniciativas se focalizan en la necesidad de contribuir a un reconocimiento social pleno de las niñas, niños y adolescentes, como ciudadanOs activOs”; “Así, bajo una visión integral, las niñas y los niños se convierten en individuOs, en miembrOs de una familia y una comunidad, con derechos”; “En términos claros, lOs periodistas se dedican profesionalmente al ejercicio de la libertad de expresión, a través de la comunicación social”.

Podemos decir lo mismo de una manera no sexista. Sin exceso de artículos. En necesario prestar especial atención a las formas de redacción, que no generen confusión o dudas y representen también, desde lo simbólico, aquello que queremos expresar. Si vamos a comunicar de manera inclusiva y no sexista, debemos hacerlo a lo largo de todo el texto o la alocución.

Comunicación institucional **

“Los funcionarios del área se dirigirán a la localidad de Mauricio Mayer donde se reunirán con los pobladores a fin de conocer los obstáculos que impiden el desarrollo de las actividades productivas. Los habitantes cuentan con apoyo de los gobernantes para paliar la situación y salir de la crisis. Participarán la directora de planificación y la secretaria de planeamiento”. Para este ejemplo, la forma no sexista que, además, visibiliza el rol de las mujeres, podría ser: “La directora de planificación, Juana Pérez, y la secretaria de planeamiento, Rosa Gómez, del Ministerio de Agricultura, se dirigirán a la localidad de Mauricio Mayer, donde se reunirán con la población a fin de conocer los obstáculos que impiden el desarrollo de las actividades productivas. Habitantes de la localidad cuentan con apoyo del Estado para paliar la situación y salir de la crisis”.

Otro ejemplo: “Los funcionarios del municipio están obligados a ejercer las facultades conferidas, de conformidad a las cláusulas y normas de la Carta Orgánica y las que, en su consecuencia, se dicten y les está expresamente prohibido delegar sus facultades o atribuirse otras no acordadas y garantiza a los habitantes el goce de los derechos…”. Una forma de redactar desde la creatividad y la inclusión podría ser: “Autoridades municipales deberán ejercer las facultades conferidas, de conformidad a las cláusulas y normas de la Carta Orgánica y las que, en su consecuencia, se dicten y les está expresamente prohibido delegar sus facultades o atribuirse otras no acordadas y garantizar a la ciudadanía el pleno goce de sus derechos…”.

Las formas que podemos adoptar son infinitas. Por eso, apostamos a la redacción creativa como herramienta necesaria para la inclusión y la comunicación no sexista, con miras al cambio real que los derechos humanos de las personas, su visibilización y reconocimiento social requieren.

 

(*) Periodista feminista abolicionista. Directora de Diario Digital Femenino
Titular de Lenny Cáceres, asesoramiento y capacitación. 

[1] http://lenguajeinclusivo.ucr.ac.cr/masculino-generico

(**) No se refiere a una comunicación puntual, creados solo a modo de ejemplo.

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *