UN AÑO DE INJUSTICIA

Admin
Por Admin enero 20, 2017 13:16

UN AÑO DE INJUSTICIA

La demonización de Milagro Sala y la Tupac Amaru
IMG-20170116-WA0112

El pasado 16 de enero se cumplió un año de la detención en Jujuy de Milagro Sala, la líder de la organización barrial Tupac Amaru, diputada del Parlasur y primera presa política del gobierno de Cambiemos. Una revisión del año transcurrido pone en evidencia que las aberraciones jurídicas y la persecución de la Tupac Amaru no son exclusividades de Jujuy, sino paradigmas de la política social y judicial del gobierno de los mandantes civiles de la última dictadura militar.
Por Marta Vassallo*
La conferencia de prensa que organizó el Comité por la libertad de Milagro Sala al año de su detención, previa a las movilizaciones que en CABA y múltiples ciudades y localidades del país tuvieron lugar en reclamo de su liberación, anunció una denuncia penal contra Clara De Langhe de Falcone,presidenta del Superior Tribunal de Justicia de Jujuy, Mariano Miranda, fiscal de estado de la provincia, Leandro Despouy, representante de Derechos Humanos en la cancillería, y Federico Wagner, abogado que representa al gobernador Gerardo Morales en la querella contra Milagro ante la justicia. En efecto, un artículo de Horacio Verbitsky en Página 12 del domingo 15 de enerorefiere evidencias de que los cuatro organizan falsos testimonios ante la eventual llegada al país de representantes de la ONU, la OEA o la CIDH. Estos organismos fueron invitados al país por el gobierno nacional para que constataran la vigencia del estado de derecho en Jujuy, después que estas y otras entidades locales e internacionales dictaminaran que la detención de Milagro Sala es ilegal y arbitraria, por lo que debe ser liberada de inmediato, reparada por el estado, e investigada la vulneración de sus derechos.
Un sistema judicial manejado desde el ejecutivo provincial
Ante esa exigencia de organismos internacionales el gobierno nacional respondió delegando la responsabilidad en la justicia provincial, esgrimiendo la independencia del poder judicial y el federalismo; y el gobierno provincial apurando juicios contra Milagro Sala que ya tiene dos condenas decididas a fines del año 2016: una por el ataque con huevos en 2009 contra el entonces senador Morales y el entonces auditor general de la nación Leandro Despouy, por el que Milagro, que no estuvo presente y cuya participación en el hecho no fue probada, recibió tres años de prisión en suspenso; los únicos testigos que atribuyeron a Milagro la responsabilidad deinstigar a este ataque fueron René Arellana, un empleado del gobernador, de quien además recibió 1 millón de pesos en el curso del año, y su mujer; la segundacondena corresponde al acampe ante la casa de gobierno a partir del 14 de diciembre de 2015, llevado a cabo por la Red de Organizaciones Sociales a la que pertenece la Tupac Amaru en reclamo de una entrevista con el flamante gobernador que había anunciado la bancarización obligatoria y un reempadronamiento de las cooperativas en la provincia. Por este acampe, ya considerado judicialmente en su momento una contravención que no constituye delito, Milagro Sala fue inhabilitada de participar en cooperativas ni organizaciones sociales por 3 años, además de cobrarle una multa.
Las aberraciones jurídicas que por sí solas configuran un estado de excepción en Jujuy empezaron no bien asumió Morales la gobernación en diciembre de 2015: amplió el Superior Tribunal de cinco a nueve miembros, colocando en los nuevos puestos a dos flamantes diputados radicales, y a otros dos también partidarios suyos. Su procedimiento consiste en detener primero a Sala, ignorando sus fueros como diputada del Parlasur, y luego ir encadenando causas que la mantengan detenida. La causa por la que se le dictó prisión preventiva en abril es asociación ilícita, fraude al estado y extorsión. Pero no es solo ella, en el curso de 2016 llegaron a estar detenidos doce integrantes de la Tupac Amaru, en deplorables condiciones; seis de ellos fueron liberados después de la resolución de la ONU dada a conocer el 27 de octubre.
El juicio por el episodio de los huevos representa una constante de las prácticas judiciales en la provincia: los miembros de la Tupac Amaru son conminados a acusar aMilagro Sala para mantener su empleo yaun su libertad, sobornados, y son castigados con la detención y aun la tortura si se niegan a la delación. Es conocido el caso de la diputada por FUyO Mabel Balconte, extorsionada con la prisión para dos de sus hijos para que acusara a Milagro de enviar dinero a la quinta presidencial donde sería recibido por diputados de la Cámpora. Balconte se avino a las acusaciones para garantizar su libertad y la de sus hijos, pero hizo dos intentos de suicidio que se pretendieron ocultar. Alberto Cardozo fue torturado inmediatamente después de su detención en abril, para que acusara a Milagro de ser la instigadora de su intento de asesinato, intento del que Cardozo era querellante, pero resultó detenido él mismo; en diciembre fue asesinado a golpesen el mismo penal donde se encuentra Cardozo un sobrino suyo de 20 años, detenido por otra causa, pero a quien se utilizaba como instrumento de extorsión contra su tío.
El delito de construir poder popular
Bajo el liderazgo de Milagro Sala la Tupac Amaru, surgida como organización de desocupados en medio de la crisis política y económica que sacudió al país al final del siglo XX, en el marco del Programa socio-comunitario de inclusión social para la construcción de viviendas ideado por el presidente Nestor Kirchner en 2003, construyó cerca de 9 mil viviendas en diferentes localidades de la provincia, pero además centros de salud, fábricas, escuelas y parques recreativos. Una población con importante componente étnico de pueblos originarios, tradicionalmente marginada y sumergida en condiciones de servidumbre, accedió a la condición de un colectivo organizado que satisfacía sus necesidades básicas, reivindicaba cultos y celebraciones ancestrales, y adquiría conciencia de sus derechos. La mayoría de los integrantes de la Tupac Amaru son mujeres, cuya autonomía económica promovía Milagro como primer paso hacia la igualdad con los varones.
El triunfo de Gerardo Morales como gobernador en diciembre de 2015 y el apoyo que conserva de los dueños del poder en Jujuy (empezando por Pedro Carlos Blaquier, el dueño del ingenio Ledesma, responsable de crímenes de lesa humanidaden la última dictadura, absuelto por una justicia cómplice) y de sectores medios, encarna la intolerancia social hacia el hecho de que un sector sometido haya mostrado su capacidad de lucha y resistencia y haya competido con las empresas constructoras y aun con el estado provincial en su capacidad para resolver las cuestiones básicas de supervivencia de una población excluida. Como bien apuntó el gobernador de San Luis Alberto RodriguezSaa en la conferencia de prensa, ningún gobernador en el país hizo la obra que logró la Tupac Amaru en Jujuy.
Gerardo Morales, de Cambiemos, cogobierna de hecho con su vice Carlos Haqim, del Frente Renovador, restaurando así el bipartidismo que marginó tradicionalmente a ese sector de la población. Prueba de su inquina personal contra Milagro y su organización es el hecho de que se haya aplicado a desmantelar y vandalizar las fábricas, centros de salud y parques de la Tupac Amaru, además de dejar desocupados a sus integrantes, y de hostigarlos y perseguirlos.
El regreso a la “normalidad” colonial
Milagro Sala no es la única perseguida; se trata de un gobierno que ha reprimido a empleados estatales y obreros del azúcar, que ha generado desempleo y regresado a altas cuotas de pobreza, después de que durante el periodo kirchnerista Jujuy hubiera erradicado la desnutrición infantil, y en esemarco la Tupac Amaru hubiera erradicado los ranchos sustituyéndolos por viviendas confortables.
Pero además las irregularidades jurídicas y el estado de excepción de Jujuy se inscriben en las políticas sociales y económicas del gobierno nacional de Cambiemos, que en una renovada versión de la doctrina de la seguridad nacional disfraza la persecución política a sus adversarios como lucha contra la corrupción, el narcotráfico y el terrorismo. El ejemplo más flagrante es la persecución de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, cuyo último avatar es el reflotamiento del caso Nisman, el fiscal a cargo de la investigación del atentado a la AMIA en 1994, quien apareció muerto en su departamento de Puerto Madero hace dos años, en vísperas de presentarse en el Congreso con una denuncia contra la entonces presidenta. La acusación de Nisman fue desestimada por la justicia, y no se encontraron pruebas de la presencia deeventuales asesinos, con lo que la investigación judicial seinclinaba a concluir que se trató de un suicidio. La reemergencia del caso Nisman tiene como objetivo acusar a la ex presidenta de haber instigado su asesinato.
La persecución a los adversarios se da en el marco de una política de despidos y de precarización laboral; y de represión a distintos grupos – despedidos que protestan por su condición de tales, se trate de empleados estatales, docentes e investigadores universitarios, obreros, periodistas;en la Patagonia reprime a comunidades mapuches en lucha por sus tierras con el gran empresario Benetton, y a ambientalistasque protestan contra la usurpación de tierras y recursos por el magnate Joe Lewis, amigo personal del presidente.
Milagro reivindica su condición de colla; conoce la marginalidad, porque aunque adoptada siendo bebé por una familia de clase media jujeña, vivó en la calle desde los 14 años, cuando supo que era adoptada y que los padres le habían ocultado esa condición; y es una líder indiscutida para los suyos en una sociedad de acendrado machismo. Esta triple discriminación – india, pobre y mujer – a que aludió la coordinadora general del Comité Estela Díaz en la conferencia del lunes 16, hace a la persecución de que es objeto, la convierte en emblema de una población sojuzgada que sin embargo en cinco siglos no se ha rendido, pero más allá de eso en emblema de la insurgencia social que no cede a la cooptación de los personeros del capitalismo financiero globalizado.
Como bien apuntó el periodista y presidente del CELS Horacio Verbitsky, las  acciones ante instancias nacionales e internacionales son imprescindibles, pero sólo la participación popular y la militancia contra las políticas entreguistas y excluyentes de Cambiemos puede sacar a Milagro de la cárcel.
 
*Periodista
 
 

Admin
Por Admin enero 20, 2017 13:16
Escribir un comentario

Sin comentarios

No hay comentarios aún!

Todavía no hay comentarios, pero puede ser el primero en comentar este artículo.

Escribir un comentario
Ver comentarios

Escribir un comentario

<

Colabora

Publicidades

Facebook