Los cuerpos en los medios

Admin
Por Admin julio 24, 2020 08:24

Los cuerpos en los medios

Ante el rechazo originado en las redes sociales por la tapa de la revista Caras en la que se alude a la princesa heredera al trono holandés como “plus size”, publicación que fue casi unánimemente considerada como violenta por hacer hincapié en el aspecto físico de una adolescente, corresponde analizar qué sucede con los mensajes que parten de los medios de comunicación con referencia a los cuerpos feminizados.

*por Noor Jimenez Abraham

Esta no es la primera vez que Caras u otro contenido mediático se refieren a la apariencia de las mujeres, pero el tema de si la publicación apunta al cuerpo de Amalia –la hija mayor de la reina Máxima de Holanda-, con una mirada gordofóbica, instaló el debate sobre el peso de las mujeres, los problemas de alimentación y la bajada que hacen los medios al incentivar parámetros estéticos casi imposibles.

¿Por qué se insiste tanto en la apariencia de las formas femeninas? En esa tapa se podría haber aludido a lo que estudia la joven, a sus méritos o a sus aspiraciones en cuanto a un futuro en el que probablemente se convertirá en reina. En cambio, la mirada se reduce a su físico, el que también se menciona en el interior de la nota.

Esta constante en la mirada mediática, aun cuando lo que se exprese sean alabanzas, retroalimenta el hecho de depender de la aprobación exterior para aceptar el propio cuerpo que se convertirá tal vez en pasaporte a logros, a través de sacrificios y mucha infelicidad.

Días previos a la tapa de la princesa de Holanda en Caras, la cantante Oriana Sabatini había subido a sus redes imágenes en las que mostraba su cuerpo en forma natural, es decir sin retoques de edición, junto a un texto en el que rebelaba el agotamiento –a sus 24 años- por seguir unas pautas que resultan agobiantes y destructivas. “Siempre me saco fotos o grabo cuando estoy entrenando 24/7”, manifestó la joven, a lo que agregó: “Sé que tengo poco culo, pocas lolas, no estoy dura, estoy llena de estrías, claramente un poco de celulitis”

¿Cuánto desvío de sus intereses centrales deben atravesar las personas con cuerpos feminizados para lograr una apariencia hegemónica que es idealizada y a la vez opresiva? Dinero, tiempo, energías, pensamientos, que acercan a resultados que serán efímeros, porque se establecen en una carrera contra el tiempo y la genética en la que siempre se corre desde atrás si el objetivo es mantener esos estándares rígidos e inalcanzables.

Hace pocos días un periodista presentó a una entrevistada con la mención de sus logros y entre ellos destacó que era rubia como una cualidad. Es decir, constantemente se hace alusión a un excluyente aspecto ideal de las femineidades, cuestión que no sucede con varones ya que en los medios audiovisuales los hay panzones, canosos, adultos mayores, pelados.

Cuando Oriana se refiere a los atracones, esa compulsión por comer “lo prohibido” que al desatarse no reconoce el límite de la saciedad, cabe la pregunta de cuánta violencia hizo tragar esta sociedad empeñada en los cuerpos de las mujeres. “Infelicidad corporal” se denomina, según la médica especialista en nutrición, Mónica Katz, quien afirma que Argentina está tercera en el mundo en lo que concierne a trastornos alimentarios, mientras que en un programa de televisión –Intrusos en el espectáculo- aconseja ingerir un solo plato de alimentos por comida en el que la mitad sean verduras.

Días atrás se desató el debate por un top transparente de Romina Malaspina en la conducción del fragmento a su cargo en el canal 26, como sucedió en otras circunstancias con mujeres que al momento de lucir sus cuerpos realizaban tareas para las que no se requeriría mostrarlos. Nuevamente el tema de la apariencia que se contrapone con ese eslogan publicitario de “las mujeres reales” como si hubiera algunas que no lo son, en tal caso unas serán más aceptadas, otras menos felices, pero verdaderas son absolutamente todas.

¿En qué resultan beneficiosas estas discusiones? ¿Qué sucede en el caso de las personas que se alejan de los patrones dominantes? ¿Cuánto se paga por dejar de lado estos estereotipos de cuerpos hegemónicos que se plantean como el camino al éxito? En televisión, ¿hay espacio para las mujeres que no son blancas, delgadas, jóvenes y urbanas?

El 23 de julio el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad (MMGyD) suscribió junto al Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI) y el Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM), un convenio para desarrollar líneas de investigación y análisis sobre violencia simbólica, con el objetivo de erradicar mensajes que promuevan y sostengan las violencias y desigualdades por motivos de género en los medios de comunicación.

La Comisión Bicameral Permanente de Promoción y Seguimiento de la Comunicación Audiovisual, las Tecnologías de las Telecomunicaciones y la Digitalización, presidida por la diputada Gabriela Cerruti, firmó este mes un “compromiso para la construcción de medios de comunicación con perspectiva de género” como respuesta al trabajo y análisis previos que presentaron periodistas de todo el país.

Calificar los cuerpos es violento, se deshumaniza a las personas mediante la cosificación. El 15 de julio, en Argentina, se celebraron los 10 años de la Ley 26618, de Matrimonio Igualitario, una reglamentación que rompió con la hegemonía del binarismo hombre-mujer para posibilitar otras opciones; la normativa influyó no solo en términos legales, sino que abrió paso a una sociedad más inclusiva en cuanto a las relaciones de pareja. Es momento ya de ir por la diversidad también en las formas y las apariencias físicas.

Los cuerpos en los medios

Los cuerpos en los medios

 

*Doctora en Ciencias de la Comunicación Social
@Noor_J_Abraham

 

Dela Revolución al Reaprendizaje
Diario Digital Femenino

Admin
Por Admin julio 24, 2020 08:24
Escribir un comentario

Sin comentarios

No hay comentarios aún!

Todavía no hay comentarios, pero puede ser el primero en comentar este artículo.

Escribir un comentario
Ver comentarios

Escribir un comentario

<

SUSCRIPCIONES

Publicidades

Facebook