imagen destacada

«Juicio a los jueces: la presentación de la familia de Lucía Pérez»

La madre y el padre de Lucía Pérez– la joven de 16 años asesinada en Mar del Plata en 2016- anunciaron hoy en el anexo del Congreso que pedirán el jury político a los tres jueces que juzgaron el caso de su hija. El  fallo del Tribunal en lo Criminal N°1 de Mar del Plata (Facundo Gómez Urso, Pablo Viñas y Aldo Carnevale) absolvió a los tres acusados por el femicidio y es recordado por sus argumentos machistas. Las palabras de Marta y Guillermo, junto a Nora Cortiñas y acompañados por diputados y diputadas de todo el arco político.

Marta Montero y Guillermo Pérez, mamá y papa de Lucía Perez, convocaron a una reunión en el Anexo de la Cámara de Diputados, donde anunciaron que el viernes presentarán el pedido de destitución por mal desempeño de los jueces del Tribunal en lo Criminal N°1 de Mar del Plata (Facundo Gómez Urso, Pablo Viñas y Aldo Carnevale), que el año pasado absolvieron a los femicidas de su hija de 16 años.

La raíz de este pedido de jury hay que buscarla en los argumentos de los jueces para absolver a Matías Farías y Pablo Offidiani por el abuso sexual y muerte de Lucía Pérez el 8 de octubre de 2016, que no son sólo grotescos, sino peligrosos. En realidad, los jueces condenaron a ocho años de prisión y multa de 135 mil pesos a Farías y a Offidiani por el delito de “tenencia de estupefacientes con fines de comercialización agravado por ser en perjuicio de menores de edad y en inmediaciones de un establecimiento educativo”. Pero ambos quedaron absueltos de la acusación del delito de “abuso sexual con acceso carnal agravado por resultar la muerte de la persona ofendida y favorecido por el suministro de estupefacientes en concurso ideal con femicidio”. Es decir, nadie fue el responsable del femicidio de Lucía. Por su parte, Alejandro Maciel fue absuelto, tal como había pedido la fiscalía, ya que no se encontraron pruebas que acrediten la acusación de “encubrimiento agravado”.

Juicio a los jueces: la presentación de la familia de Lucía Pérez

Por ejemplo, cuando se analizó la relación entre Lucía y Farías, los magistrados sostuvieron que “Lucía tenía 16 y Farías 23, por lo que sería muy forzado hablar de una situación de desigualdad o superioridad”. Lo dicen en referencia al individuo que le vendía y administraba drogas en cantidad suficiente como para que la menor muriese por una sobredosis mientras mantenían relaciones sexuales que los jueces llaman «consentidas».

El Tribunal llegó a argumentar que Lucía no era una chica «sumisa». Al referirse al encuentro en la casa de Farías el fin de semana en el que Lucía es asesinada, la abogada defensora sostuvo que “la intención de la pareja (sic) era pasar un buen momento juntos”. El «cortejo» masculino achicaba las desigualdades de género ya que, según el propio fallo, “de camino a la casa de Farías, éste último compró facturas y una Cindor para compartir con Lucía en su domicilio”. La estrategia de romantizar el vínculo entre Lucia y Farías pretendía echar por tierra la idea de un abuso sexual o una violación. La defensa se empeñó en sostener que “es evidente que estas actitudes no son las asumidas habitualmente por las personas con intención de cometer un hecho tan aberrante como por el que resulta acusado”.

La inhumanidad judicial

En la sala del Anexo estaban presentes lxs diputadxs Victoria Donda (que presidió el encuentro), Leonardo Grosso, Silvia Lospennato, Gabriela Cerruti, Romina del Plá y Facundo Moyano.

Pero las palabras de Marta congelaron el silencio. Por eso, hay que escucharla:

• «¿Cuál es el odio? ¿Qué es lo que pasa? Tenemos que buscar que no nos pase más».
• «Estos tres jueces, Gómez Urso, Viñas y Carnevale, son responsables de este fallo que dieron. Tan misógino. Tan terrible. Volvieron a abusar de Lucía. No los abusadores: la propia justicia. Ellos nos tienen que tener miedo a nosotros, no nosotros a ellos. Yo no tengo por qué tenerle miedo a los jueces. No somos sólo nosotros. Son cuatro casos concretos que este tribunal ha fallado de esta manera».
• «Es una sentencia vergonzosa. La OEA (Organización de Estados Americanos) tiene que mandar una carta diciendo que la familia de Lucía no tuvo justicia, que el país no le dio justicia».
• «Lo que tenemos que hacer es luchar, unirnos y seguir luchando. Y no callarnos nunca».

Luego, habló Guillermo Pérez: «La manera que nos trataron a nosotros fue muy grosera. Y son obsoletos. Vamos a seguir hasta que Lucía tenga la justicia que tiene que tener. Tenemos que pelear por Lucia y por todas las otras víctimas. Si los jueces no quieren instruirse en perspectiva de género, creo que a esta sociedad no le pertenecen: no podemos ser juzgados por estas personas».

Juicio a los jueces: la presentación de la familia de Lucía Pérez

Entre los presentes estaba Gustavo Melmann, papá de Natalia, asesinada en 2001: «Las luchas son para la sociedad».

El cierre estuvo a cargo de las precisas palabras de la Madre de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Nora Cortiñas: «Este crimen, como todo lo que está ocurriendo, nos conmueven y nos llevan a militar cada día más. La costumbre que tienen los jueces de culpar a la víctima es lo que tenemos que combatir. La lucha tiene que ser fuerte y permanente. Nos tenemos que dedicar a cada caso. No tiene que quedar nadie impune. Hay que hacerles entender que esa inhumanidad no se puede permitir. Tenemos que salir de acá con el compromiso de buscar la justicia».

 

Fuente: La Vaca

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *