imagen destacada

¿Por qué es tan importante que se incorpore la perspectiva de género?

Las políticas de género se han instalado en distintos sectores y han producido un cambio positivo en la percepción de la sociedad sobre esta temática central.  La Ley Micaela puso en agenda la obligatoriedad para agentes estatales de los 3 Poderes del Estado de capacitarse en materia de género y violencia de género. Esta ley nacional se ha consolidado como un instrumento esencial y todas las provincias adhirieron permitiendo la implementación en todo nuestro país.

Por Micaela Saban Orsini*

¿Por qué es tan importante que se incorpore en el ámbito privado una perspectiva de género?
¿Por qué es tan importante que se incorpore en el ámbito privado una perspectiva de género? Micaela Saban Orsini

Ahora bien, el sector privado no se encuentra obligado por el texto de la Ley, pero distintas iniciativas se están llevando adelante de este ámbito a los fines de concientizar y generar sensibilizaciones y compromisos en el ámbito privado.

La pregunta central es por qué es relevante esta política pública y por qué el sector privado debe mantener y redoblar el trabajo en esta temática.

En primer lugar, cabe resaltar que en nuestro país, la violencia de género es la forma más extendida de violencia contra las mujeres (1 de cada 3 mujeres atravesaron alguna forma de violencia a lo largo de sus vida (Fuente ONU Mujeres) y además, la principal causa de muerte violenta de mujeres. Desde el 1 de enero al 28 de febrero de 2022, se produjeron 52 femicidios, 2 trans/travesticidios y 5 femicidios vinculados de varones, según un nuevo informe del Observatorio de Femicidios en Argentina “Adriana Marisel Zambrano” que dirige La Casa del Encuentro.

En segundo lugar, las empresas, asociaciones civiles, clubes, instituciones religiosas, son espacios en los cuales las personas desarrollan gran parte de su vida, son espacios de socialización que agrupan a personas diversas y de todos los géneros. Esta diversidad nos invita a formarnos para poder generar espacios de trabajos respetuosos e inclusivos.

El compromiso que las empresas están demostrando con esta agenda da cuenta del cambio de paradigma del que estamos siendo parte. Muchas de estas acciones se inscriben en el marco de programas de responsabilidad social empresaria y de la búsqueda de algunas organizaciones de un marco de calidad en sus procedimientos. Pero más allá de estas acciones, es necesario que las acciones que se realizan sigan un plan integral de acción para potenciar su alcance.

¿Por qué es tan importante que se incorpore en el ámbito privado una perspectiva de género?
¿Por qué es tan importante que se incorpore en el ámbito privado una perspectiva de género?

Es importante señalar que Argentina ratificó la norma internacional que reconoce el derecho a un trabajo libre de violencia y acoso. El Convenio Nº 190 y la Recomendación Nº 206 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), son las primeras normas internacionales del trabajo que proporcionan un marco común para prevenir, remediar y eliminar la violencia y el acoso en el mundo del trabajo, incluidos la violencia y el acoso por razón de género.

El ámbito laboral es un espacio en el cual transcurre gran parte de nuestra vida, y el hecho de que existan en el mismo prácticas discriminatorias, acoso y/o violencia genera consecuencias que influyen de manera directa en nuestra vida en general y en nuestra capacidad de trabajo en particular, siendo algunas de las consecuencias más visibles la Impuntualidad, el bajo rendimiento, el ausentismo, entre otras.

El último Informe Global de la Brecha de Género del Foro Económico Mundial refleja que, al ritmo actual en el mundo, la brecha general de género (que incluye las dimensiones de salud, educación, participación económica y política) tardaría 100 años en cerrarse, se pueden ver dos de las dimensiones en contraste: la brecha de educación podría cerrarse en 13 años, y la de participación económica en 217 años, siendo esta la que presenta los mayores desafíos dada su continuada profundización desde 2013.

Los beneficios que trae aparejados la incorporación de una perspectiva de diversidad dentro de las organizaciones son cada vez mayores.

El hecho de que exista una perspectiva inclusiva y de diversidad dentro de las organizaciones contribuirá a la eliminación de la discriminación y a la reducción de las brechas de género, lo que sin dudas redunda en un beneficio no sólo para las mujeres y disidencias sino para todas las personas. Las prácticas inclusivas en el ámbito laboral provocan motivación en el personal disminuyendo tensiones y conflictos en el lugar de trabajo. Desde el ámbito de la empresa, implementando una política de gestión con perspectiva de diversidad e inclusión, se podrán promover ámbitos laborales más diversos, plurales y democráticos.

En una instancia avanzada, una vez que el cambio de la cultura organizacional ha comenzado, sobrevienen una infinidad de medidas de gestión, entre las cuales se destacan los programas de mentoreo, campañas de comunicación inclusivas, protocolos de actuación en casos de violencia de género y licencias especiales.

Hoy, tanto el sector público como privado tienen, a su vez, responsabilidad en virtud de los compromisos asumidos en materia de desarrollo sostenible como así también de conformidad con la normativa nacional vigente en materia de no discriminación, violencia de género y diversidad sexual. En ese sentido, quienes quieran formar parte del cambio se encuentran llamadas a adaptarse a las nuevas personas consumidoras y a contar con políticas concretas de diversidad e inclusión.

Está comprobado que aquellas empresas que gestionan la diversidad fidelizan tanto a clientes como personas empleadas y mejoran no sólo su imagen sino que obtienen beneficios concretos. El desafío es, sin dudas, adaptarse al cambio y ver la potencialidad de estos programas en un mercado cada vez más competitivo.

 

(*)Micaela Saban Orsini es Abogada, Mg. en Políticas Públicas, fue Coordinadora de Proyectos del INADI y es Directora de Proyectos y Calidad Institucional del Consejo Económico y Social de la Ciudad de Buenos Aires. Es docente y capacitadora en materia de género, diversidad e inclusión.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *