imagen destacada

La provincia de La Pampa ha convertido en los últimos años la cuestión de los derechos sexuales y reproductivos, particularmente la Interrupción Legal del Embarazo, en una política de Estado. El incansable accionar del movimiento feminista, principalmente del Foro Pampeano por el derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, y el propio entendimiento del Gobierno provincial hicieron que la provincia sea un ejemplo a nivel nacional.

La postura del oficialismo no se ha modificado y continúa siendo «verde». Según dejaron trascender a LA ARENA fuentes de Casa de Gobierno, si bien «no es oficial, porque no se puede involucrar a todos, todo el mundo sabe lo que piensa el gobernador (Sergio Ziliotto) y lo que piensan en el Ministerio de Salud». De esta manera, dejaron en claro que el posicionamiento es a favor.

La Pampa, una provincia «verde»
La Pampa, una provincia «verde»

Según pudo saber este diario, el gobierno pampeano entiende actualmente que se trata de una cuestión de salud pública y que la mujer es quien debe decidir sobre su propio cuerpo. «No se trata de aborto sí o aborto no, sino en qué condiciones», deslizaron desde Casa de Gobierno.

Antecedentes.
Los antecedentes son varios e involucran tanto al Ejecutivo como al Legislativo. El más cercano en el tiempo ocurrió en 2018. En la apertura de sesiones legislativas, el por entonces gobernador Carlos Verna afirmó en su discurso que la despenalización del aborto «es una discusión que tiene que ser seria y atraviesa la sociedad trasversalmente en todos los niveles, en todos los partidos. Creo que el problema no es religioso, es un problema de salud, me da la impresión que hay que aumentar fuertemente la inversión en educación sexual, en darle a las mujeres la manera de evitar el embarazo no deseado. La mujer tiene que ser dueña de su cuerpo, no hay que ser hipócritas».

«En Argentina se calcula que hay unos 500.000 abortos clandestinos y hay más de 50.000 mujeres que se atienden en centros públicos de Salud como consecuencia de la falta de asepsia de los lugares donde se hacen esos abortos, lo que hace que los ricos puedan hacerse abortos en clínicas y los pobres tengan que hacerlo en centros clandestinos. Hay médicos que no quieren resolver este problema en los hospitales públicos pero en los consultorios de ellos sí lo hacen», agregó.

Además, a través de una resolución del Ministerio de Salud, se institucionalizó el protocolo para actuar ante las causales planteadas en el Código Penal argentino y lo determinado por la Corte Suprema de Justicia de la Nación en el reconocido Fallo F.A.L en el año 2012, que le encargó a Nación y las provincias la realización e implementación de protocolos hospitalarios.

En paralelo, desde el Ministerio de Salud también trabajan en el acceso a los métodos anticonceptivos, con campañas preventivas a través de distintos medios y, lo más reciente, la implementación de una línea telefónica para brindar atención personalizada y oportuna para facilitar el acceso a los servicios de salud sexual y salud reproductiva de la provincia.

La jugada de Ziliotto.
Con más de 20 horas de sesión, parecía que el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo tenía la suerte sellada. Con una ventaja de dos votos negativos, iba a ser rechazado en la Cámara de Diputados. Sin embargo, con un tweet escrito durante las primeras horas de la mañana, el por entonces diputado por La Pampa, Sergio Ziliotto, hizo un anunció que cambió la historia. «Junto a Melina Delú y Ariel Rauschenberger, los tres diputados nacionales peronistas por La Pampa votaremos a favor de la despenalización del aborto», escribió a las 8.11 del 14 de junio de 2018.

De esta manera, la votación se daba vuelta y la iniciativa, impulsada históricamente por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito obtenía media sanción.

«Fue una decisión política. Y se tomó entre los cuatro, con el gobernador Verna hablamos en la noche del miércoles y el jueves a la mañana, siempre se trabajó en equipo. Y lo cierto es que el PJ de La Pampa no podía quedar de este momento trascendente del país. Y estuvimos a la altura. Se quebró con un tabú social y lo más importante es que las mujeres van a poder decidir sobre sus cuerpos», le dijo luego Ziliotto a LA ARENA.

Historia que se repite.
Dos años después de aquel suceso, los y las legisladoras pampeanas volverán a ratificar su posición en el recinto, donde apoyarán el proyecto enviado por el presidente Alberto Fernández. Tal como lo anticipó este diario, en la Cámara de Diputados de la Nación, Hernán Pérez Araujo, Ariel Rauschenberger y Melina Delú, votarán a favor del proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE). En tanto, su par Martín Maquieyra (PRO) ya anunció que votará en contra.

En el caso del Senado, Daniel Lovera (PJ) también votará a favor, al igual que su compañera de banca Norma Durango (PJ). En ambas cámaras, las dudas rondan sobre los radicales Martín Berhongaray y Juan Carlos Marino, quienes no definieron públicamente su voto.

Ante una consulta de LA ARENA, Berhongaray explicó que está «estudiando con la mayor seriedad, analizando cada uno de los tratados internacionales incorporados a nuestro derecho interno con jerarquía supra legal, cómo y con qué alcance lo abordan».

Además, se encuentra analizando «cada una de las leyes vigentes en los países que han legalizado la práctica y cuáles han sido los resultados obtenidos en términos de salud pública, además de la opinión de especialistas y mucha otra información de relieve». (La Arena)

 

Diario Digital Femenino

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *