imagen destacada

Resumen ejecutivo

(Descargar en Portada)

Informe sobre la desigualdad global 2022
Informe sobre la desigualdad global 2022

Datos fiables sobre la desigualdad como bien público global.

Vivimos en un mundo en el que abundan los datos y, sin embargo, carecemos de información básica sobre la desigualdad. A pesar de que los gobiernos de todo el mundo publican las cifras sobre el crecimiento económico todos los años, los reportes no detallan cómo se distribuye el crecimiento entre la población, es decir, sobre quién gana y quién pierde con las políticas económicas. El acceso a dichos datos es fundamental para promover la democracia. Más allá de los ingresos y la riqueza, también es fundamental mejorar nuestra capacidad colectiva para medir y monitorear otras dimensiones de las disparidades socioeconómicas, incluidas las desigualdades ambientales y de género. La información sobre desigualdad de acceso abierto, transparente y confiable es un bien público mundial.

Este informe presenta la síntesis más actualizada de los esfuerzos investigativos internacionales para rastrear las desigualdades globales. Los datos y análisis presentados aquí se basan en el trabajo de más de 100 investigadores durante cuatro años, ubicados en todos los continentes, contribuyendo a la Base de Datos de Desigualdad Mundial (WID. world), constituida por el Laboratorio de Desigualdad Mundial (World Inequality Lab -WIL-). Esta vasta red colabora con instituciones estadísticas, autoridades fiscales, universidades y organizaciones internacionales para armonizar, analizar y difundir datos internacionales comparables sobre desigualdad.

Las desigualdades contemporáneas de ingresos y riqueza son muy grandes Una persona adulta promedio gana 16 700 € PPA (23 380 USD PPA) por año en 2021, y posee en promedio 72 900 € (102 600 USD). Estos promedios ocultan amplias disparidades tanto entre países como dentro de ellos. El 10% más rico de la población mundial recibe actualmente el 52% del ingreso mundial, mientras que la mitad más pobre de la población gana el 8,5%. En promedio, una persona del 10% superior de la distribución mundial del ingreso gana 87.200 € (122 100 USD) por año, mientras que una persona de la mitad más pobre de la distribución mundial del ingreso gana 2.800 € (3 920 USD) por año (Gráfico 1).

Informe sobre la desigualdad global 2022
Informe sobre la desigualdad global 2022

Las desigualdades mundiales de riqueza son incluso más pronunciadas que las desigualdades de ingresos.

La mitad más pobre de la población mundial apenas posee el 2% del total de la riqueza. En contraste, el 10% más rico de la población mundial posee el 76% de toda la riqueza. En promedio, la mitad más pobre de la población cuenta con un patrimonio de 2 900 € PPA por adulto, es decir, 4 100 USD y el 10% superior es tiene un patrimonio de 550 900 € (o 771 300 USD) en promedio.

MENA es la región más desigual del mundo, Europa tiene los niveles más bajos de desigualdad

El gráfico 2 muestra los niveles de desigualdad de ingresos en las regiones. La desigualdad varía significativamente entre la región más igualitaria (Europa) y la más desigual (Oriente Medio y África del Norte, es decir MENA). En Europa, el 10% de los ingresos más altos se sitúa en torno al 36%, mientras que en MENA alcanza el 58%. Entre estos dos niveles, vemos una diversidad de patrones. En el Este de Asia, el 10% más rico registra el 43% del ingreso total y en América Latina, el 55%.

Informe sobre la desigualdad global 2022
Informe sobre la desigualdad global 2022

Los ingresos nacionales medios dicen poco sobre la desigualdad

El mapa mundial de desigualdades (Gráfico 3) revela que los niveles de ingresos medios nacionales son malos indicadores de la desigualdad: entre los países de ingresos altos, algunos son muy desiguales (como los EE. UU.), mientras que otros son relativamente iguales (por ejemplo, Suecia). Lo mismo ocurre entre los países de ingresos bajos y medianos, donde algunos muestran una desigualdad extrema (por ejemplo, Brasil e India), otros muestran niveles altos (por ejemplo, China) mientras que otros cuentan con niveles más moderados a relativamente bajos (por ejemplo, Malasia, Uruguay).

Los ingresos nacionales medios dicen poco sobre la desigualdad

El mapa mundial de desigualdades (Gráfico 3) revela que los niveles de ingresos medios nacionales son malos indicadores de la desigualdad: entre los países de ingresos altos, algunos son muy desiguales (como los EE. UU.), mientras que otros son relativamente iguales (por ejemplo, Suecia). Lo mismo ocurre entre los países de ingresos bajos y medianos, donde algunos muestran una desigualdad extrema (por ejemplo, Brasil e India), otros muestran niveles altos (por ejemplo, China) mientras que otros cuentan con niveles más moderados a relativamente bajos (por ejemplo, Malasia, Uruguay).

La desigualdad es una opción política, no una inevitabilidad

Las desigualdades de ingresos y riqueza han ido en aumento en casi todas partes desde la década de 1980, tras una serie de programas de desregulación y liberalización que adoptaron diferentes formas en diferentes países. El aumento no ha sido uniforme: algunos países han experimentado incrementos espectaculares de la desigualdad (incluidos EE. UU., Rusia e India) mientras que otros (países europeos y China) han experimentado aumentos relativamente menores. Estas diferencias, de las que hablamos extensamente en la edición anterior del Informe sobre la Desigualdad en el Mundo (World Inequality Report), confirman que la desigualdad no es inevitable, es una elección política… seguir leyendo AQUÍ.

Biblioteca virtualDDF

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *