Caso Sofía: el juez Rozanski dice que "si alguien no está capacitado, que se vaya"

Admin
Por Admin noviembre 11, 2012 14:41

 
 
 
 
El magistrado advirtió que “es obligación analizar hasta el último detalle de lo que sucedió, no para hacer una caza de brujas de fiscales, jueces o policías, porque tampoco es la solución, pero sí para buscar un sistema mejor”.

El juez Carlos Rozanski, especialista en abuso infantil, hizo un análisis del modo en que se investigan ese tipo de casos. Y no tuvo dudas en afirmar que el fracaso investigativo o la repetición de la impunidad están vinculados con una “cuestión ideológica” y no con aspectos técnicos.
“No hay excusa alguna para no hacer lo correcto, tenga el cargo que tenga, el problema es que tenga ganas de hacerlo”, dijo el integrante del Tribunal Oral en lo Criminal Federal número 1 de La Plata, actualmente abocado sobre todo a delitos de lesa humanidad.
Rozanski es autor del libro “Abuso sexual infantil: ¿denunciar o silenciar?”. Ayer fue entrevistado por el programa radial “Bajá un Cambio” (FM Sonar). Y aunque no quiso hablar puntualmente del Caso Sofía, advirtió sin medias tintas que “estas cosas no pueden salir gratis: si alguien no está capacitado, que se vaya”, dijo. Añadió: “La persona que no hizo lo correcto debe ser separada del sistema porque la próxima vez va a hacer lo mismo”.
Parte de su mirada sobre el tema está basada en los casos en que intervino mientras integró la Cámara del Crimen de Bariloche: “Hace 20 años se investigaba como en el resto del país, era muy mala la investigación y una de las cosas más graves es que a la criatura abusada la llevaban al juicio, eso también tiene que ver con una mirada… No puede ser que haya chicos a los que lleven al juicio para contestarle a un juez dónde le metieron el pito”. La mentalidad del sistema Respecto de Sofía Viale, Rozanski dejó en claro que “no puedo hablar del caso concreto por razones obvias, está en plena investigación y la información que tengo es por los medios. Sí en abstracto sobre lo que tiene que ver cuando una criatura no está y a partir de ahí cuál es la mentalidad de todo un sistema que tiene que ponerse en marcha para ver qué criterio aplica para buscar a esa criatura”.
Apuntó que “el requisito inicial es tener una capacitación absolutamente específica porque se trata de temas específicos. Los problemas de la niñez son específicos, el abuso, el maltrato y los homicidios son específicos. No se puede tratar la investigación como si fuera cualquier otra clase de delito. Es un tema central”.
Insistió, entonces, en que “es necesaria una especialización, para que la primera mirada, la inicial, directamente ya vincule cualquier posibilidad, inclusive la peor, y que a partir de ahí haya una especialización para cubrir todos los ámbitos posibles y no enterarse mucho después cuando ya es tarde”.
 ¿Las formas, las metodologías y capacitaciones que indica son una cuestión nacional; se comparten e intercambian experiencias para prevenir y desarrollar investigaciones o es todo mucho más precario?

– Cada uno hace lo que le parece. Lo que hay son intentos declamativos de que hay una voluntad política. En muchos casos es cierto, pero la complejidad de la problemática requiere una mirada mucho más completa todavía. Un ejemplo que doy es la muerte de Carla Figueroa: hubo un juez que claramente, según fue probado, tenía responsabilidad directa en el tema y por no haber sido reiterada esa negligencia quedó impune. Esto es muy malo para el sistema. Por eso la mirada no es sólo del primer día, si la primera mirada va a ser que “se fue con el noviecito”… hay que pensar lo peor y usar todos los medios que la provincia tenga para empezar por la puerta de al lado, por ejemplo.
– Un argumento de justificación escuchado en estas horas es que los antecedentes de este criminal puntual eran “menores”, porque se trataba de tocamientos. ¿Se puede hablar de casos de abuso como “delitos menores”?
– No, no, no. Lo que pasa con mirar este tipo de hechos como “menores” es el parámetro y el cristal con el que ese investigador, sea policía, fiscal o juez, va a investigar el caso. Hace poco leíamos un caso de tocamientos de una criatura en un colectivo, lo encuadran como el ex abuso deshonesto, tocar la cola o tocar los senos… la realidad es que eso está escondiendo la perversión de quien lo hace, porque se lo hace a una nena de 9 años, pero resulta que se encuentra con dos personas que dan un informe en el que dicen que la nena por su apariencia puede ser objeto de deseo sexual. Eso es lo que define y genera impunidad. Pero no sólo esa mirada, sino el hecho de que cuando escribe un informe desde esa mirada no lo echen. Estas cosas no pueden salir gratis. Porque si alguien no está capacitado, váyase. Y si está capacitado y dice eso, váyase igual. Esa es la responsabilidad que el Estado debe tener en cualquier provincia del país.
Separación del sistema
Rozanski evaluó que “además de lo irreversible que es la muerte de una criatura, es obligación analizar hasta el último detalle de lo que sucedió, no para hacer una caza de brujas de fiscales, jueces o policías, porque tampoco es la solución, sino para buscar un sistema mejor. Pero con todo rigor la persona que no hace lo correcto debe ser separada del sistema porque la próxima vez va a hacer lo mismo. O no está capacitada y no sirve para esto o está capacitada y su mirada no sirve para analizar este tipo de casos”.
Remarcó que “son muchas aristas, es un tema muy complejo. Pero se puede trabajar mejor. Los casos puntuales que terminan en desgracia deben ser investigados no sólo para encontrar a un autor, sino para ver si el sistema trabajó bien, es una obligación del Estado, es un compromiso”.
– ¿Cree que en general los fiscales, por formación y disciplina, están preparados para seguir una investigación de estas características?
– No quepa ninguna duda de que en el país, en cualquier lado, tenemos acceso a toda la información respecto de la investigación que se puede llegar a hacer. En ese sentido no hay dudas. Lo que no podemos modificar es la mirada de esa persona: si tiene una mirada de que la nena a los 9 años puede ser objeto de deseo, la subjetividad lo va a llevar a investigar de determinada manera y después vienen los fracasos y las muertes.
– ¿La situación de la Justicia frente a este tipo de hechos es más grave desde el punto de vista técnico o desde el punto de vista ideológico que la convierte en un poder machista?
– Ideológico, ideológico. Desde mi punto de vista no tengo ninguna duda de que es una cuestión ideológica. Los elementos los tenemos en todo el país, pero además la Constitución adhiere a la Convención de Derechos Humanos, a la Convención de Derechos del Niño, la Convención para eliminar la discriminación de la mujer. Son derechos supremos. No hay excusa alguna para no hacer lo correcto, tenga el cargo que tenga, el problema es que tenga ganas de hacerlo.
 
 
 
 
Fuente: El Diario

Admin
Por Admin noviembre 11, 2012 14:41
Escribir un comentario

Sin comentarios

No hay comentarios aún!

Todavía no hay comentarios, pero puede ser el primero en comentar este artículo.

Escribir un comentario
Ver comentarios

Escribir un comentario

<

Colabora

Publicidades

Facebook