Un caso de publicidades no sexistas en la ciudad de Santa Fe

Admin
Por Admin diciembre 26, 2018 12:08

Un caso de publicidades no sexistas en la ciudad de Santa Fe

Las publicidades no sexistas pueden convertirse en parte de nuestra cotidianeidad. La perspectiva de género en el marketing está haciendo de las suyas. No basta con que a algún publicista derrame sexismo en sus producciones, para que cientos de personas salgan a repudiarlo, en las calles y en las redes.

Tal fue el caso de la publicidad de Carrefour para el día del niñe. La compañía trató a los niños de campeones y a las niñas de cocineras.

En pleno auge de las campañas y marchas contra la violencia de género, estas decisiones tomadas por las agencias publicitarias se tornan inadmisibles. Sin embargo, el sexismo sigue teniendo lugar en el marketing.

Visión de género y publicidades

Cada vez que alguna empresa da un paso adelante e incorpora la visión de género a sus prácticas de marketing, las mujeres salimos de las cavernas.

En Santa Fe, el supermercado Alvear lanzó a principios de año una campaña publicitaria con fotos de algunes de sus clientes y clientas. No sorprendió mucho que, en sus primeros intentos, las mujeres aparecieron con pañalesjabones para ropaproductos alimenticios...

Esta actitud, poco a poco fue cambiando, quizás por la advertencia de alguna persona capacitada en cuestión de género.

Quizás también porque últimamente nuestro grito de hartazgo se hace escuchar cada vez más.

Hoy podemos ver la imagen de un padre, su hija y un paquete de pañales. Esta publicidad, lejos de ser sólo marketing, es la ruptura del mandato patriarcal, que obliga a las mujeres a gestar, a parir, a maternar y a dejar sus vidas por la familia. Los hombres también son parte del nacimiento y la crianza de un hije.

No queda más que celebrar el comienzo de la ruptura de estereotipos de género en las publicidades. Las mujeres no son amas de casa abnegadas, ni los hombres machos cabríos en busca de su cerveza. Las mujeres también beben alcohol, ese es otro mito a desterrar.

Bien, ahora le toca a la oficina de marketing del supermercado Alvear dar un paso más y llamar para sus publicidades a personas con identidades diversas, disidentes. Tenemos disponible una lista de gente que se sumaría.

Las publicidades no sexistas pueden convertirse en parte de nuestra cotidianeidad. Ya lo están haciendo y eso significa una sociedad más inclusiva y tolerante. (Periodismo y Activismo)

 

 

NdR: Celebramos el intento y ojalá la continuidad, el avance real. Que la promo no convierta al modelo en «papá luchón» y puedan utilizar la tarjeta, también ellos, para comprar jabón en polvo, u otros. Porque no se trata de ser «políticamente correctos» o con el objetivo de no ser insultados sino de formarse para generar cambios serios, en serio.

Admin
Por Admin diciembre 26, 2018 12:08

Colabora

Publicidades

Facebook