Nora Pulido: “Pareciera una moda decir que la prostitución es trabajo”

Admin
Por Admin julio 18, 2020 23:35

Nora Pulido: “Pareciera una moda decir que la prostitución es trabajo”

Nora Pulido, integrante de la Campaña Abolicionista y coordinadora del Colectivo de Derechos de Infancia y Adolescencia, una red de organizaciones populares territoriales insertas en barrios marginales que trabaja con chicas, chicos  y sus familias dentro del paradigma de los derechos humanos, dialogó con Diario Digital Femenino sobre abolicionismo e infancias.

Nora Pulido

Nora Pulido: “Pareciera una moda decir que la prostitución es trabajo”

Por Lenny Cáceres
colaboración:  Alejandra Funes

“Todo tiene que ver con institucionalizar eso como trabajo, y no la situación en la que están las mujeres. La situación en la que están las mujeres es una situación de extrema necesidad, que no tienen una posibilidad de inserción laboral porque también hay cosas de las que no se habla”, sostuvo en relación al debate sobre la regulación de la prostitución.

En ese sentido, se mostró muy interesada en hablar de este aspecto, “que es la entrada de la captación de las mujeres para la prostitución. Cuando hablan las regulacionistas, algunas hablan desde la total ignorancia. Pareciera una moda decir que la prostitución es trabajo sin reflexionar, pero las que hablan sabiendo son las dirigentes o las académicas que apoyan, ocultan o no se habla nunca del momento del ingreso al mundo de la prostitución”.

“Pareciera que el ingreso es de una mujer adulta, reflexiva, con todas sus condiciones sociales asentadas, cómodas y tomara una decisión propia e informada sabiendo el riesgo que corre, y elije este trabajo. Eso oculta que en realidad todas entraron tempranamente, cuando eran muy jovencitas”, cuestionó.

Hipersexualziación de las infancias.

DDF: Otra cuestión es la hipersexualización de las infancias, como tratan a las niñas y los niños y como es el rol de la ESI en esto. Otra cosa, que no es lineal, son los abusos sexuales en la infancia, las chicas terminan en auto flagelos, suicidios y en el sistema prostituyente…

NP: Eso no podemos decir que es lineal. Pero algunas estadísticas chicas existen, un  pequeño trabajo de encuestas que hizo AMADH en Santa Fe advierte que   la mayoría habrían ingresado a la prostitución tempranamente siendo adolescentes y después de haber sido abusadas sexualmente.

DDF: Y habrá, en esta hipersexualización de los niños y niñas, por parte de padres y madres adultas esto que se ha visto, a veces hasta prostitución promovida por padres y madres. La niña que tiene 15, 16 años que sale con un señor mayor que le paga los estudios, o tipos casados. Hay una falta de mirada profunda de la problematización o de la psiquis y de la salud de esas pibas.

NP: En muchas provincias hay una naturalización de estas situaciones y yendo más concretamente todavía, entregar chicos y chicas, que se sabe por las notas periodísticas o de denuncias de compañeras que lo saben o las que trabajan en servicios de niñez. Cuando las chicas ya están en tratamiento se desprende eso, que fue la propia familia la que las entregó.

El rol de la ESI.

Pulido remarcó que “el secreto está en la ESI bien aplicada. Incluye la cantidad de campañas comunicacionales o mensajes hacia la sociedad, dentro y fuera de la escuela. Es fundamental adentro de la escuela porque fortalece a chicos y chicas educándolos en sus derechos”.

“Una educación basada en el diálogo, en la convivencia y no en la violencia y el maltrato. En términos de igualdad.  Si la escuela se embandera con eso, si se aplicara, las mismas docentes,  ellas mismas se irían transformando, porque es necesario que se transformen las y los docentes”, afirmó.

Pulido planteó que “hay que transformarse para dialogar y educar a los chicos y las chicas. Es maravilloso ver cuando las docentes van tomando conciencia, se van transformando con algo que no le dieron en su formación ni en espacios de capacitación. La autorreflexión de la ESI es muy profunda porque tiene que ver con tu vida, sobre tu ser, sobre tus prácticas cotidianas”.

Para la especialista, esto “tiene que darse a través de talleres reflexivos que transformen a los y las sujetas que estamos dentro de esa práctica. Es fundamental que las y los docentes tengan formación en talleres, que tengan esa reflexión interna, me interesa mucho la educación que se les da a niños y niñas y no hubo una transformación en ese tema”.

DDF: Los estados han tomado la ESI como un problema de educación y de mujeres, nos atraviesa el machismo. Lo pasan de largo al tema de la ESI. Sería importantísimo entenderlo en profundidad, para entender lo de los abusos, la prostitución o explotación sexual.

NP: Y la cosificación que es la base. El ministerio se preocupa, pero no se ocupa de la cuestión de los femicidios. Es una la emergente última  de la violencia estructural. Va a ser muy difícil prevenir puntualmente un femicidio si no se va haciendo una profunda  transformación de las políticas públicas, desde abajo hacia arriba que involucre todos estos temas,  articulando  la socialización de las niñas, de las mujeres como personas, como sujetas y no como objetos porque así termina en la muerte. La violencia es un continuum en el desarrollo etario de las mujeres, niñas, adolescentes, y jóvenes, llegando a la elección de la pareja, formadas con ese paradigma. A la política pública si la toman solamente con los emergentes visibles, “como qué hacer con las mujeres golpeadas”, va ser  muy difícil erradicar la violencia.

DDF: Hay que tener Políticas de prevención.

NP: Otro tema terrible es la aplicación de las leyes en el Poder Judicial. Víctimas que recorren todas las opciones que les brindan y terminan muertas.

DDF: Así pasa en todos lados para todas. La mayoría de las víctimas pasa por ese recorrido de pedido de justicia y protección.

NP: El emergente es la muerte, lo que se ve, lo que se contabiliza.

“El lobby proxeneta es muy fuerte”.

Pulido opinó sobre lo que ocurrió con el Ministerio de Desarrollo Social, que quisieron incluir a la prostitución como trabajo, y advirtió que “es gravísimo, porque ese registro era para buscar una cierta legalización de una cantidad de prácticas que se hacen en el trabajo no registrado, trabajo informal”.

En ese sentido, señaló que “el lobby proxeneta en el mundo es muy fuerte y aquí no pasa desapercibido, también es muy fuerte en Argentina. Tiene fuertes recursos, tiene intelectuales orgánicos en las uiniversidades. Cuando gran parte de las investigaciones están dirigidas a defender la práctica como  “trabajo sexual” y a  argumentar en contra de la ley de trata. Buscan legitimidad a través de la academia, legitimidad a través de los medios de comunicación y de los sindicatos, y  ahora en el Estado. Penetran en varios ministerios, el Ministerio de la Mujer, el Inadi, se defiende esa postura que en Argentina está fuera de las normas legales y ahí se vió claramente cómo se intenta meter en un programa laboral estatal. No sabemos quiénes la impulsaron”.

“Nosotras como feministas no creemos que la prostitución es trabajo.  Y no creemos como dice el discurso posmoderno de que ‘empodera a las mujeres’. Si hacemos un análisis de la opresión de las mujeres, una de las primeras prácticas de opresión de las mujeres es la captación y apropiación de su poder reproductivo. Ya desde el pasado remoto,  desde el neolítico hay una práctica de apropiación de la sexualidad de las mujeres como un bien,luego se  instituye la prostitución muy tempranamente, con leyes, con normas. En el 3000 antes de Cristo”, explicó.

“Y se instituye para que los varones tuvieran mujeres a su disposición. El origen de la prostitución está unido al origen de la esclavitud. Las primeras prostitutas fueron las mujeres de otras tribus, de otra culturas vencidas  a quienes se las esclavizaba para el uso de sus cuerpos, de su sexualidad, de la reproducción y el uso sexual público para los varones.  Están unidos en su origen, esclavitud y prostitución. Es el origen de la institución. En el traslado del tiempo, a través de todas las etapas históricas del desarrollo de la humanidad, la institución persistió, porque es una de las bases del patriarcado. Cuando decimos la prostitución es un pilar del patriarcado, lo es”, continuó.

La especialista sostuvo que “surge en el origen del patriarcado. En el dominio social, político, económico, y dominio reproductivo sexual de las mujeres. Entonces es innegable que desde un análisis feminista que entiende la vigencia histórica y actual del patriarcado vemos que el origen del patriarcado, el origen de la prostitución y el origen de la esclavitud, son orígenes prácticamente comunes. Poder ver que esta institución persiste a lo largo de los milenios y que  realmente es una institución muy fuerte y sostenida por los varones”.

El SAP, una herramienta patriarcal.

Pulido hizo alusión a otros análisis que se centran en otras características negativas del patriarcado, donde esgrimen que los propios  varones son víctimas del patriarcado. “Entiendo la corriente que dice que la socialización de los varones es una socialización negativa también para el ser humano, que el patriarcado es dañino para todos los seres humanos, porque es una forma política basada en la violencia. Es una institución política milenaria que está basada en la violencia, en la discriminación y en la superioridad de unos seres sobre otros. Igual que todas las formas sociales a las que  posteriormente se unión,  como el feudalismo, como el capitalismo”.

“Es una división sexual del mundo donde unos tienen el poder y otros no tienen nada. Es malo para la humanidad y para los varones, pero los varones usufructúan enormes cantidades de beneficios de este modelo político, tienen todos los privilegios y las mujeres no. Es un sistema que absolutamente  configura un mundo de jerarquías que institucionalizan la desigualdad y es esa la base de la apropiación del cuerpo de las niñas por los varones, ya sean sus padres en el caso del incesto o  las violencias intrafamiliares”, añadió.

“A la apropiación del cuerpo de las jóvenes cuando entran en el mundo de la prostitución, a la cosificación del cuerpo de las niñas tempranamente vestidas como adultas, de la cosificación de las mujeres puestas como objetos y no como sujetos. Ese es el mundo y la sociedad plasmada por el patriarcado”, advirtió.

Pulido expresó que “es el origen que subsiste y persiste hasta el día de hoy” y que las prácticas que “tienen más poder en sus estamentos políticos sociales y más profundas son las prácticas patriarcales. En casos de abuso sexual vemos cerrada defensa de los jueces, porque tienen un paradigma de que el varón convertido en padre de familia y como tal consideran que es incapaz de cometer esos delitos”.

“El SAP es algo que usan los jueces, es una herramienta útil a las prácticas patriarcales que enmascaran en un discurso que presentan como ‘teoría científica’”, afirmó y explicó que “en realidad, el trasfondo de sus prácticas es negar las investigaciones judiciales, negar los derechos y la palabra de los niños y niñas, y se resguardan detrás de esta  falsa ‘teoría científica’”.

“Los agentes judiciales tienen esa ‘herramienta fácil’ de interpretación de conductas detestables. Son conductas a las que  ponen un nombre relativo a la medicina, donde todo lo que está sufriendo ese niño/niña es debido a esta “teoría científica SAP”, y no al hecho real de que, si se indaga, detrás está el abuso sexual”, manifestó.

Pulido mencionó el libro de Eva Giberti sobre Incesto Paterno Filial, donde sostiene “todo esto que hablamos como una malla ideológica que está tejida con mitos, prejuicios, que imponen en los modelos de desigualdad de género, todo esto queda oculto en la mirada de estos profesionales sin capacitación, sin conocimientos, teñidos de esas concepciones. Estos funcionarios judiciales usan el SAP, porque dicen que es científico y además los tranquiliza poniéndole a la madre una cantidad de calificativos que ya tenemos desde la historia, como es histérica, maliciosa, despechada.  De un lado se pone al marido que es un hombre honorable, y del otro lado ponen a la madre con estos calificativos”.

“La autorización la tienen los varones para apropiarse del cuerpo de las personas inferiores. En la constitución histórica de la familia, el único que tenía poder y derecho era el hombre que tenía la potestad. Todos los demás que vivían bajo el mismo techo, en el clan, quien mandaba era el páter familia y por debajo estaban la mujer, los hijos, los esclavos, los clientes, los allegados. El único que tenía derechos era el páter familia.  En la época moderna se plasma en la sociedad, el modelo liberal de familia instaura la inferioridad de la mujer y los niños con respecto al padre.  Cuando hablamos de patriarcado, es una refundación del patriarcado nuevo,  moderno”, cerró.

 

Admin
Por Admin julio 18, 2020 23:35
Escribir un comentario

Sin comentarios

No hay comentarios aún!

Todavía no hay comentarios, pero puede ser el primero en comentar este artículo.

Escribir un comentario
Ver comentarios

Escribir un comentario

<

SUSCRIPCIONES

Publicidades

Facebook