imagen destacada

La Paridad de Género esta en la agenda pública de Tierra del Fuego, una vez más. Con las expectativas en que el próximo 12 de mayo sea una realidad la ampliación de derechos para las Mujeres de Río Grande, hacemos un repaso respecto de este tema para entender un poco más, dónde esta situada la provincia, y los municipios.

Por Lorena Uribe

En el año 1991, la Argentina fue pionera a nivel mundial en la sanción de una ley de cupo femenino, como medida de acción afirmativa para asegurar la representación de las mujeres en el Congreso de la Nación.

La Ley 24.012 instauró un piso mínimo de representación de mujeres en las listas partidarias para los cargos Legislativos Nacionales, que deberían estar compuestas de, al menos, un 30% de mujeres.

El 23 de noviembre de 2017, en una sesión histórica, la cámara de Diputados sancionó la Ley 27.412 “de Paridad de Género en Ámbitos de Representación Política”, para la presentación a cargos legislativos de nivel nacional. La misma fue reglamentada el 8 de marzo de 2019, mediante el Decreto 171/2019 y establece que:

1) es parte de los requisitos para oficializar las listas electorales que estén integradas de manera intercaladas mujeres y varones.

2) en caso de reemplazo de un/a diputado/a, senador/a o parlamentario/a se debe reemplazar por el mismo sexo. En caso

que no haya más mujeres/varones para reemplazar se convocarán a nuevas elecciones para cubrir cargos vacantes.

3) implica la caducidad de la personería jurídica partidaria que no se cumpla con la paridad.

A partir de la entrada en vigor de la Ley de Paridad de Género en ámbitos de representación política, la Argentina realizó un aporte significativo en la materia y y contribuyó a la construcción de un mundo más equitativo.

Participación de Mujeres en Partidos Políticos

Se observa que, de los 41 partidos políticos nacionales, 27 cuentan con una mayoría de afiliadas mujeres superando el 50%. Dentro de éstos, se encuentran los partidos más grandes e históricos, como el Partido Justicialista (PJ) que tiene 1.716.075 afiliados varones mientras que las afiliadas mujeres son un total de 1.919.131 representando el 52,79% del total del padrón. Otro partido histórico, la Unión Cívica Radical (UCR), cuenta con 965.022 afiliados varones mientras que 1.086.118 de mujeres afiliadas representan 52,95%. El centenario Partido Socialista (PS) tiene un padrón de mujeres afiliadas que representan el 53,22% siendo unas 64.944, mientras los afiliados varones son 57.066 afiliados varones.

El Partido Propuesta Republicana (PRO) está integrado por 58.711 afiliadas y 56.770 afiliados, siendo el porcentaje de mujeres igual al 50,84%.

De lo relevado, queda claro que existe una gran cantidad de mujeres militantes en todos los partidos políticos nacionales, en muchos de ellos representan más de la mitad de los/as afiliados/as. En promedio, las afiliadas a los partidos representan el 51,92% de las afiliaciones.

No obstante, es necesario impulsar un salto cualitativo para que esas mujeres logren sostener sus trayectorias políticas, accedan a encabezar listas, al financiamiento de campaña y logren incorporarse en los órganos de decisión partidaria.

El caso de Tierra del Fuego

La provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, nunca adhirió a la ley nacional de Paridad, por lo tanto, no cuenta con ley en el ámbito provincial.

Del mismo informe se desprende que, del grupo de 9 provincias sin paridad establecida, sólo tres de ellas superan el 30% de legisladoras provinciales. Ellas son San Luis, Santa Fe y Tierra del Fuego. Otras tres provincias se acercan al 30% de legisladoras provinciales: Jujuy, Entre Ríos y Corrientes. Por último, La Rioja, San Juan y Tucumán solo cuentan con entre el 10 y el 20% de legisladoras provinciales.

Los Municipios

Argentina posee un sistema político federal, dónde la organización política de cada provincia y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires es competencia de cada uno de sus gobiernos. Cada provincia establece las características del régimen municipal a través de su Constitución y/o de una ley orgánica de municipalidades. La última reforma de la Constitución Nacional de 1994, en el artículo 5, reconoce esta competencia y a su vez consagra la autonomía municipal como principio. En nuestro país existen un total de 2.308 gobiernos locales14 distribuidos en los veintitrés distritos provinciales, más la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Cada una de ellas adopta un criterio poblacional para clasificar sus regímenes municipales, organizadas como municipios de primera, segunda o tercera categoría y otros, cuando el tamaño poblacional es más pequeño15 (comunas, comisiones de fomento o municipales y juntas de gobierno). Resulta importante mencionar que los criterios definitorios de estas categorías no son los mismos en todas las provincias, pero si se mantiene una constante en los municipios. Ellos están conformados por un poder ejecutivo, encabezado por la intendencia, y un cuerpo deliberativo, constituido por los Concejos Deliberantes. Como mencionamos en la introducción de esta investigación, fueron relevados aquí un total de 1135 municipios de todo el territorio nacional. De esos 1135 municipios, sólo 140 están gobernados por mujeres, lo que representa tan solo un 12,33% de intendentas.

Tierra del Fuego es una de las tres provincias sin Paridad y con Cupo mínimo del 30%
Tierra del Fuego es una de las tres provincias sin Paridad y con Cupo mínimo del 30%

Los Concejos Deliberantes

En todo el país hay un total de 9800 bancas de concejos deliberantes, las concejalas representan el 40% de las mismas.

Continuando con el grupo de provincias sin ley de paridad podemos identificar que solo Entre Ríos, Corrientes y San Luis superan el 40% de concejalas. La Rioja, San Juan y Santa Fe tan solo superan el 30% de concejalas. Jujuy, Tucumán y Tierra del Fuego no llegan a una representación del 30% de mujeres.

Conclusión

La sanción en 2017 de Ley de Paridad de Género en Ámbitos de Representación Política (27.412) reemplazó de manera superadora a la Ley de Cupo Femenino (24.012/91), que había alcanzado un límite en su capacidad de fomentar la participación de las mujeres en los cargos electivos. El 30% establecido en un principio como “piso”, se transformó en un “techo” que, una vez completado, dificultó la participación femenina en ámbitos legislativos. Además, la Ley de Cupo no generó un “efecto derrame” en la incorporación de mujeres en cargos ejecutivos, sean estos municipales, provinciales o nacionales. En una primera lectura nacional, se verifica que el porcentaje de participación de mujeres en los concejos deliberantes a nivel nacional es de un 40,73%. Pero en un análisis detallado de los datos, se advierte que existen fuertes disparidades entre los diferentes distritos. La tendencia inequitativa se acentúa en aquellas provincias cuyo ámbito legislativo se encuentra partido en dos, en sus respectivas cámaras de senadores. De las ocho provincias16 con estas características, cinco tienen un porcentaje de senadoras mujeres menor al 25% y, en algunos casos, igual a 0%17. Durante el año 2020, las provincias de La Pampa, La Rioja, Santa Fe, Entre Ríos, San Luis, Jujuy y San Juan avanzaron en la sanción de leyes de paridad. Algunas de esas leyes resultan aún más abarcativas que la 27.412/17. Es destacable el trabajo realizado por las mujeres, aliándose entre distintos partidos y sectores, con el objetivo común de avanzar hacia la paridad en la legislación. Todo ese esfuerzo se realizó en un escenario de pandemia global, crisis económica y la resistencia que ciertos sectores conservan frente al avance de las mujeres.

El análisis del material relevado deja en claro que, a pesar de la adopción en la Argentina de medidas afirmativas tendientes a cumplir con la paridad de género, aún queda mucho camino por recorrer. Para avanzar en la construcción de una democracia paritaria resulta urgente la sanción de leyes de paridad en todo el territorio nacional18. Por otro lado, en aquellas provincias donde existen leyes de paridad que no se traducen en resultados, proponemos la implementación de mecanismos electorales que garanticen que las candidatas encabecen las listas.

Sin embargo, creemos que las acciones no deben ser sólo en clave electoralista. Deben ser enfocadas de manera integral: es necesario acompañar a las mujeres mediante programas de formación, capacitación, liderazgo y financiamiento. Sólo de esta forma se podrá lograr el empoderamiento y la generación de cambios reales en las dinámicas de poder de los gobiernos y partidos. Solo de esta manera daremos un paso más hacia la conformación de una democracia más equitativa e igualitaria: una democracia paritaria.

*Con información del Informe sobre Paridad en Argentina del Ministerio del Interior.

Fuente para DDF Lorena Uribe
Publicada en Tarde pero seguro

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *