Cuando el femicidio es indígena no es noticia

Admin
Por Admin agosto 29, 2019 07:13

Cuando el femicidio es indígena no es noticia

A María Magdalena Moreira, una joven wichí de 16 años de Miraflores, Chaco, la mató Facundo David Narciso, criollo de 20 años, y la enterró en el patio de su casa.

Por Luciana Mignoli 

Yo no me acostumbro al femicidio.
Sí, ya sé. Hay uno cada día o más. Y ni hablar de los travesticidios, que apenas llegan a la prensa.

Hoy le tocó a una joven wichí. María Magdalena Moreira, 16 años, Miraflores, Chaco. Hermana de Ariel Sánchez, enorme luchador indígena del Consejo de Recuperación Territorial (CRT).

Me enciendo de indignación al ver los medios que publican con mucho cuidado la cara tapada del femicida confeso, Facundo David Narciso, de 20 años, criollo.

“Femicida detenido” escriben, pero cuidan con recelo su imagen y borronean su rostro.

En cambio, no demoran ni un segundo en estigmatizar a la familia de la víctima que -según los medios- tardó en hacer la denuncia. Claro -pienso yo- ¿cómo la familia wichí va a confiar en las mismas fuerzas que día a día los hostiga, demarca, encierra, desaloja y reprime? El propio Ariel nos contaba hace unos días en un seminario sobre Genocidio Indígena en Resistencia cómo era ser indígena y vivir constantemente amenazado.

“Hace cinco meses Facundo Narciso pegaba y arrancaba dos dientes de la boca de María y se sacaba fotos golpeándola. Nadie hizo nada. La denuncia de nada sirvió”. Así de crudo es el comunicado del CRT de Miraflores, que ayer difundía la búsqueda de María, quien hoy apareció enterrada en el fondo de la casa de su ex pareja.

¿Qué más van a hacer los medios? ¿Van a investigar la vida de la víctima? ¿Dirán que era una fanática de los boliches? No creo. Ella era una indígena de monte adentro, ni siquiera será “merecedora” de esos tratamientos periodísticos detestables.

“¿Y qué ocurrirá ahora? Lo de siempre, un cuerpo al que apenas podremos despedir. Una justicia que algo hará y mucho dejará por hacer y una sociedad que con suerte apenas, dibujará una carita de dolor y llanto en su pantalla.

“¿Será noticia de primera plana? No. ¿Se la llorará, se la pensará, se la sentirá dolor? No. No porque es aborigen y wichí. Porque cuando oscura es tu piel, oscura parece será tu muerte, tu dolor, tu historia”, dice el Consejo de Recuperación Territorial.

Miro la imagen de María Magdalena, sus rasgos, su piel, sus ojos… Pienso en sus sueños que ya no podrán ser. Pienso en ese territorio que ya no habitará.

Me duele la panza. Y sé que a muchas personas también. Aquel genocidio indígena negado que se actualiza y se cruza con la cara más brutal del patriarcado.

Yo no me acostumbro al femicidio.
Y al racismo, tampoco.

Cosecha roja

 


Wichís​ son las denominaciones que reciben los integrantes de una etnia indígena del Chaco Central y del Chaco Austral. Aunque a los que viven en la Argentina se los conoce actualmente como «wichís» (wichi, en la lengua de estos indígenas, significa «persona», «gente), hasta hace algunas décadas atrás se los conocía mayormente como «matacos«. El origen de este nombre no es nada cierto: pero aparentemente provenga del idioma quechua y esté vinculado con el de «mataguas» que figuran en algunos documentos del siglo XVII para nombrar a los presuntos ancestros de este pueblo. El antropónimo tiene, quizá desde siempre, un cariz marcadamente peyorativo. A partir de la década de 1990 se difundió el uso del nombre wichí que ha desplazado ampliamente a mataco. La palabra wichí significa gente o pueblo y refiere tanto al idioma como al pueblo.2​ La forma de acentuación grave wichi es frecuente en la provincia de Salta.(Wikipedia)

Cuando el femicidio es indígena no es noticia

Cuando el femicidio es indígena no es noticia

Admin
Por Admin agosto 29, 2019 07:13
Escribir un comentario

Sin comentarios

No hay comentarios aún!

Todavía no hay comentarios, pero puede ser el primero en comentar este artículo.

Escribir un comentario
Ver comentarios

Escribir un comentario

<

Colabora

Publicidades

Facebook