Un gambito que se convirtió en reina y merecería ser real

Agustina
Por Agustina noviembre 20, 2020 10:56

Un gambito que se convirtió en reina y merecería ser real

Un gambito que se convirtió en reina

Para ver “Gambito de dama” no es fundamental ser un maestro del ajedrez, pero tener nociones básicas del juego la vuelven más fascinante

La miniserie fue estrenada el 23 de octubre por la plataforma de Netflix, basada en la novela de Walter Tevis, llamada “The Queen’s Gambit”

Fue dirigida por Scott Frank, guionista de “Mentes que brillan” y” Logan”

Por: Daniel Hector Saban

Un gambito que se convirtió en reina y merecería ser real

Un gambito que se convirtió en reina y merecería ser real

El personaje creado por Walter Tevis, no solo representa una ideología femenina avanzada para la época en la que se halla ubicada la historia, sino que remarca la doctrina de la mujer contemporánea.

Anya Taylor-Joy, la protagonista de la brillante ficción de Netflix reivindica el movimiento feminista sosteniendo que:” Hay que continuar la lucha, que va a tomar tiempo, pero vamos a llegar. Creo que las mujeres hoy tienen una voz más fuerte y que la sociedad entiende que hay un problema de desigualdad. Antes no se tocaba tanto el tema”.

Previo a actuar en Gambito de Dama lo había hecho en un film que en nuestro país se llamó Fragmentado, la cual según la artista es una película muy oscura, y también había intervenido en La Bruja (The Witch), en el rol de Thomasin en el año 2015. Así mismo se recuerda su intervención en la quinta temporada de Peaky Blinders cómo Gina Gray. Sobre “La Bruja” había opinado el medio Espinof: “que es una magnífica obra de terror, pero lo es de una forma más sigilosa, de buscar el sobresalto a traición”.

Beth Harmon, el personaje de Anya Taylor-Joy, no está basada en ninguna figura real. Todo lo relatado en los siete episodios es simulación, hasta tal punto que el creador de la historia, quería que fuera una ficción sin posibilidad de segundas lecturas, con enfrentamientos con jugadores inventados. Pero es interesante destacar que el personaje de Beth está inspirado en un cruzamiento entre Bobby Fisher, Boris Spassky y Anatoly Karpov.

A Harmon se la relaciona con Fisher, porque este fue quien rompió medio siglo de dominio ajedrecístico ruso. El jugador estadounidense jugaba solo, después de haber aprendido el deporte mental leyendo las instrucciones del primer tablero que había comprado con su hermana.

Anya Taylor-Joy, reaparece en el segundo capítulo, dando rienda suelta a una Beth, adolescente y adulta en su crecimiento vertiginoso cómo ajedrecista. La joven actriz, demuestra una versatilidad actoral, pasando de ser una adolescente tímida y aniñada, a una mujer misteriosa e intrigante, que sin duda reivindica el poder de las mujeres.

El ámbito en el que se desarrolla la serie está ubicada en la década de los años 60, donde el machismo imperante es imaginable, más aún cuando las locaciones se ubican en Rusia.

Una partida de ajedrez es una batalla, con un inicio en donde se dice que el que lleva las blancas tiene alguna ligera ventaja. Luego viene el desarrollo para concluir con el desenlace. Antes de cada partida, los jugadores han preparado una estrategia para tratar de llevar a su contrincante hacia una trampa elaborada.

En 1983, Walter Tevis escribió una novela, en la cual una joven huérfana aprende a jugar al ajedrez en un reformatorio con un anciano empleado que hacía el mantenimiento del mismo. De casualidad viéndolo jugar en soledad le pide al empleado que le enseñe a ser protagonista en el deporte de mesa. Es entonces cuando la niña se sienta en un oscuro sótano para ser iniciada por el Sr. Scheibel que hasta esos momentos era un jugador ermitaño. Habiendo aprendido el ABC del deporte, el conserje le abre el camino al mundo de” los clubes de amigos del ajedrez”, donde no hay quien no se sorprenda por las habilidades de la niña.

Parece una serie que solo pudiera lograr adeptos entre aquellos que conocieran las reglas del ajedrez, pero si bien el juego es fundamental en el desarrollo de los acontecimientos, no pasa de ser el marco de la película, porque en el desenvolvimiento de las escenas encontramos un sin número de situaciones que se entrecruzan con problemas patriarcales, que desembocan en situaciones de adicciones a las drogas y también al alcohol.

La serie está ambientada en los años 60, y nos muestra el ascenso de Harmon ( Beth) que se convierte en estrella a nivel primero estatal, para luego alcanzar magnitud nacional y finalmente transformarse en una figura de nivel mundial. Ver jugar contra sí mismo al conserje del orfanato la transforma en una jugadora incipiente que da pasos agigantados en el mundo del ajedrez.

Beth Harmon, va a crecer en un mundo dominado por hombres, superando muchos prejuicios, pero hay que destacar que en la serie nada se deja librado al azar, porque tanto el vestuario como la iluminación juegan un papel determinante en la elaboración arquitectónica del universo del ajedrez. Existe predominio de vestimentas a cuadros, tal como si fueran tableros y la paleta de colores no supera las seis tonalidades. En los torneos se muestra a la protagonista muy femenina en su vestimenta solo usando pantalones cuando no está en competencia.

Todas las partidas de ajedrez que se muestran son verdaderas, haciendo en todos los casos los movimientos reales de las piezas, incluso en los juegos de ajedrez veloz. Walter Tevis el creador del libro, se inspiró en su propia experiencia de gran jugador de ajedrez y de adicto recuperado a diferentes analgésicos.

Es fundamental no delatar los puntos importantes sobre los cuales se basa el filme, pero es suficiente sostener que no se puede dejar de prestar atención en ningún momento durante los siete episodios. Los mismos son muy entretenidos, y están perfectamente actuados. Los capítulos, llevan nombres de las batallas en las cuales va triunfando Harmon en su camino hacia Rusia. Así el primer evento se llama apertura, el segundo intercambio y el tercero: peones doblados, hasta llegar al séptimo que se denomina casualmente: final.

La argentina Anya Taylor-Joy se destaca cómo la niña prodigio, quien compone una campeona de una singular belleza, transformando a la serie de Netflix en un éxito global encontrándose entre las más vistas en nuestro país.

Este drama ubicado en el marco de la “guerra fria”, donde Elizabeth Harmon, se transforma de niña huerfana a eximia jugadora de ajedrez va introduciendose en un medio gobernado generalmente por el sexo masculino. La miniserie, se cree que está inspirada en la vida de Bobby Fisher que también se destacó en el mundo del ajedrez trasladándose a competir a Rusia, país que siempre ejerció la supremacía frente a todos sus rivales.

La protagonista de 24 años, es clave en este suceso y a pesar de haber nacido en Miami, vivió en Buenos Aires hasta los seis años para luego trasladarse a Londres donde siguió sus estudios. La historia ficticia de Beth, refleja una realidad que no ha cambiado hasta nuestros días, puesto que el ajedrez ha sido un deporte donde las mujeres, no han logrado el mismo protagonismo que los hombres.

Incluso Garry Kasparov, ha llegado a sostener que el ajedrez no era un deporte femenino, pero fue Judith Polgar, convertida en gran maestra a los 15 años quien logró vencer al gran maestro ruso. La jugadora húngara recuerda a menudo que sus oponentes la subestimaban. .En 2018 Polgar dijo a la BBC;” tuve que ponerme a prueba y competir por décadas para obtener el respeto de otros jugadores”.

Judith Polgar, debe ser tal vez la única mujer en el mundo, que sabe lo que es estar en los zapatos de Beth, la heroína de Netflix. Polgar, se ha dado el gusto de derrotar durante su carrera a varios de los mejores jugadores de ajedrez del mundo cómo Garry Kasparov en 2002, cuando era número uno del mundo. Posee el título de Gran Maestra Internacional, y es la única mujer que consiguió estar entre los diez primeros ajedrecistas de la clasificación mundial, lográndolo en la lista de enero de 1996.

La excelente jugadora magiar se retiró del ajedrez competitivo en 2014, siendo en ese momento la número uno del ranking femenino y la única mujer clasificada en el top 10, que pudo jugar en el campeonato mundial absoluto. Destaca la ajedrecista que le maravilló la actuación de Beth en los siete episodios.

Para Polgar, los competidores masculinos “fueron demasiados amables con ella” en el filme, actitud que no recuerda haberle ocurrido en su ascenso deportivo, donde los hombres a menudo hacían comentarios despectivos sobre la capacidad de la jugadora húngara. Rememoro un episodio donde un competidor se golpeó la cabeza contra el tablero al perder.

El ajedrez, siendo un deporte mental en donde las desigualdades no deberían existir, pocas mujeres pudieron llegar a destacarse, siendo solo 37 las grandes maestras en un mundo que tiene más de 1700 regulares.

Jennifer Shahade, dos veces campeona de Estados Unidos, que escribió dos libros sobre las mujeres en el ajedrez, y es directora del programa de mujeres de la Federación de Ajedrez de su país, dijo que las adolescentes tienden a dejar de jugar al ajedrez porque son muy pocas y buscan el apoyo social.

Hou Yifan, actual número uno en el ajedrez femenino, señaló que en la actualidad a pesar de que hay más participantes femeninas que hace décadas, todavía hay margen para animar a más chicas a que empiecen a jugar al ajedrez.

En el año de la pandemia, Anya Taylor-Joy se convirtió en una actriz renombrada con ”Gambito de dama”, una miniserie deportiva que constituye una apuesta al ajedrez y al amor que sienten los personajes por ese deporte.

En el reparto se encuentran Bill Camp, Moses Ingram, Christiane Seidel, Marielle Heller, Harry Melling entre otros .Scott Frank es el guionista y trabaja sobre tres ejes fundamentales. El primero es la lucha de una heroína, que arrastra varios dramas a lo largo de su vida, y con autenticidad va sorteando las dificultades que se le presentan. El segundo, eje es el mundo del ajedrez y la competitividad existente en el mismo con predominio de un mundo patriarcal. Y finalmente tenemos la otra coordenada en que se mueve la película que es la falla del sistema educativo que no ha podido lograr que la protagonista tuviera una instrucción que le permitiera actuar de contención ante sus impulsos.

A lo largo de sus siete episodios, vamos conociendo las luces, sombras y evolución de esta ajedrecista, interpretada por una actriz muy rica en matices, quien efectúa una mirada apasionante del juego, y a la soledad de la jugadora quien debe luchar en todo momento contra los demonios personales que la acechan a cada instante.

Gambito de Dama es un tipo de apertura de ajedrez que al mismo tiempo reivindica la presencia femenina en la serie, donde una adolescente irrumpe en el alto eslabón del deporte cómo símbolo del protagonismo y empoderamiento de la mujer .La miniserie se halla muy bien narrada, y cautiva por el tratamiento que se le brindan a las partidas de ajedrez, ejecutadas de maneras muy interesantes.

Diario Digital Femenino

 

Agustina
Por Agustina noviembre 20, 2020 10:56
Escribir un comentario

Sin comentarios

No hay comentarios aún!

Todavía no hay comentarios, pero puede ser el primero en comentar este artículo.

Escribir un comentario
Ver comentarios

Escribir un comentario

<

SUSCRIPCIONES

Publicidades

Facebook