Trata de personas: Para un adecuado y respetuoso abordaje periodístico

Admin
Por Admin julio 20, 2019 14:31

Trata de personas: Para un adecuado y respetuoso abordaje periodístico

Un abordaje mediático adecuado y respetuoso del delito de la trata de personas puede contribuir tanto a su prevención y persecución, como a la protección de las víctima.

Así, la Defensoría del Público de Servicios de Comunicación Audiovisual, junto al Comité Ejecutivo para la Lucha contra la Trata y el Programa Nacional de Rescate y Acompañamiento a las Personas Damnificadas por el Delito de Trata del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, recomiendan:

1. Conocer la especificidad del delito, su definición e implicancias

  • La trata de personas es un delito que constituye una profunda violación de los derechos humanos, atentando contra la libertad, la dignidad, la integridad física y psíquica de las personas y, especialmente, la de mujeres, niñas, niños, adolescentes y personas trans.
  • El delito abarca el ofrecimiento, la captación, el traslado, la recepción o acogida de personas con fines de explotación, ya sea dentro del territorio nacional, como desde o hacia otros países, sin importar que la víctima haya prestado consentimiento. En la Argentina, se trata de un delito federal.
  • La trata con fines de explotación sexual es una de las formas más extremas de violencia de género

2. Utilizar términos adecuados para referir a las víctimas

  • En las coberturas sobre trata con fines de explotación sexual es preciso evitar la utilización de términos tales como “trabajadora de la noche”, “alternadora”, “copera”, “prostituta”, etc. para referir a las personas que son explotadas. Dichas expresiones esconden la naturaleza delictiva de la trata, revictimizando a las personas damnificadas por este delito. Asimismo, se debe evitar la estigmatización a través de apodos y/o sinónimos.
  • En las coberturas de casos de trata con fines de explotación laboral, se recomienda evitar utilizar el término “trabajo” para describir el sometimiento de las víctimas y, de este modo, naturalizar involuntariamente la explotación inherente a este delito.
  • En los casos que involucren a niñas y niños, es necesario suprimir la expresión “trabajo infantil” y referir siempre a “explotación laboral infantil”. Del mismo modo, la expresión “prostitución infantil” debe reemplazarse por “explotación sexual comercial de niñas, niños y
    adolescentes”.

Confusión entre “trata” y “tráfico de personas”

  • Es necesario evitar confundir el tráfico con la trata de personas. Si bien muchas veces la trata de personas también incluye el tráfico, son dos delitos diferentes. Mientras que el objetivo de la trata es la explotación de la persona, el tráfico remite a la entrada irregular de personas a un territorio determinado. La precisión periodística al respecto puede contribuir a que las audiencias identifiquen dos situaciones distintas con penalidades diferentes.

Expresión “trata de blancas”

  • La expresión “trata de blancas”, término hoy en desuso y que fuera parte del lenguaje a fines de siglo XIX, promueve un enfoque discriminatorio que impide dimensionar la complejidad de este delito. Se recomienda, entonces, siempre referir a la expresión “trata de personas”.

3. Priorizar la protección de la identidad, el derecho a la dignidad y a la propia imagen de las víctimas

  • Se recuerda la importancia de que la cobertura informativa de casos de trata de personas proteja la identidad de las víctimas, de sus familiares y de las personas de su entorno. Se debe tener especial cuidado con la publicación de fotos, imágenes y/o audios, ya que pueden permitir identificar a las víctimas, sometiéndolas a un mayor daño.
  • A la hora de cubrir la noticia, es importante tener en cuenta que detrás de cada caso de trata de personas, existe una historia de vida y una situación de vulnerabilidad aprovechada por la
    organización criminal. Hay información cuya difusión mediática puede resultar perjudicial para las víctimas. Las coberturas periodísticas deben procurar distinguir claramente entre víctimas y victimarios, atendiendo además a los diferentes actores que componen la cadena de explotación, a las connivencias (políticas, policiales y judiciales) que la habilitaron y al rol que cumplen quienes pagan por tener sexo.

Para seguir leyendo, descargue material completo AQUÍ

o en la portada

Trata de personas: Para un adecuado y respetuoso abordaje periodístico

Admin
Por Admin julio 20, 2019 14:31
Escribir un comentario

Sin comentarios

No hay comentarios aún!

Todavía no hay comentarios, pero puede ser el primero en comentar este artículo.

Escribir un comentario
Ver comentarios

Escribir un comentario

<

Colabora

Publicidades

Facebook