Protocolo “Bye bye machirulo”: cómo son las fiestas alternativas de la noche santafesina

Admin
Por Admin septiembre 1, 2019 18:34

Protocolo “Bye bye machirulo”: cómo son las fiestas alternativas de la noche santafesina

Protocolo “Bye bye machirulo”: cómo son las fiestas alternativas de la noche santafesina

Un freno a las situaciones de acoso y violencias machistas que las mujeres y disidencias enfrentan en sus salidas nocturnas.

Por Julieta Morales

La fiesta parece escondida. Detrás de un portón blanco -entrecerrado para que no se cuele el frío- hay una chica con pestañas de carnaval. De todos los colores, con plumas y glitter. En una mano tiene un talonario de entradas y en la otra una lámina de plástico con brillos listos para ser pegados en la cara de las y los invitados. La fiesta de la casita de Patria Grande es una de las pocas alternativas de la noche santafesina que garantiza un espacio libre de violencia machista.

El Fiestón de la organización Barrio 88 es otra de las opciones en donde siempre suena alguna canción de Britney Spears. Dos fiestas autogestionadas, con precios amigables y con tolerancia cero frente al acoso. Las ciudad necesitaba desde hace tiempo nuevas formas de transitarla que garantice a las mujeres y disidencias sexuales de la ciudad espacios seguros de diversión y encuentros nocturnos.

Las paredes de ambas fiestas están repletas de mensajes que pretenden abrir interrogantes a quienes asisten: “El primer no es no, el segundo es acoso”, “bye bye machirulo”, “libre de violencia machista”Aire Digital dialogó con Florencia Zuzulich(integrante de Patria Grande) y Sofía Amherdt (que pertenece a Barrio 88) para contar cómo son estas fiestas. 

“Comenzamos a politizar estos lugares y a repensar cómo nosotras las mujeres y disidencias vivimos la noche en Santa Fe. En ese tránsito, nos encontramos con la necesidad de plantear facilitadores desde la fiesta de la casita de Patria Grande para que podamos liberarnos de los obstáculos que hacen que tengamos que estar padeciendo violencias sexistas. Situaciones de manoseo, de avance sobre nuestros cuerpos o situaciones de acoso”, explica Zuzulich.

“Con el Fiestón de barrio nos propusimos crear un espacio que sea amplio y convoque a distintos sectores. Entendíamos que para que sea un espacio amplio uno de los puntos necesarios era que tenga precios populares, tanto en la bebida como en la entrada”, cuenta Amherdt.

Distintos grupos políticos se sumaron a la despatriarcalizacion de las fiestas. “En Las Nietas -un grupo de militantes amigas y compañeras- surgió la idea de implementar un protocolo a raíz de lo que le había pasado a una chica en una fiesta. Pensamos la propuesta Bye bye machirulo y enseguida lo adoptamos. Una de las acciones fue poner carteles como “fiesta libre de violencia” para que genere la pregunta de cómo me tengo que comportar”, argumenta Zuzulich.

Los Puntos Violetas son también parte de esta experiencia. Se trata de lugares específicos bien señalizados en donde se puede recurrir para visibilizar o denunciar situaciones. Las personas encargadas de llevar a cabo este protocolo forman parte del Área de Género de las organizaciones. Desde una perspectiva integral, ponen a disposición las herramientas necesarias para resolver situaciones que puedan ir surgiendo. 

 

Fuente: Aire de Santa Fé

Admin
Por Admin septiembre 1, 2019 18:34
Escribir un comentario

Sin comentarios

No hay comentarios aún!

Todavía no hay comentarios, pero puede ser el primero en comentar este artículo.

Escribir un comentario
Ver comentarios

Escribir un comentario

<

Colabora

Publicidades

Facebook