¿Por qué la mujer no realiza la denuncia?

Admin
Por Admin mayo 23, 2012 22:27

 
 
Por Nancy Parrilli. Senadora Nacional por el FPV
Segunda Jornada para la Difusión de la Ley de Protección Integral  para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia hacia la Mujer en los Ámbitos donde se Desarrollen sus Relaciones Interpersonales (ley nacional 26.485).
Antecedentes
El 5 de octubre de 2009 hicimos un encuentro de mujeres en mi oficina local junto con mis colaboradoras y mujeres pertenecientes a fundaciones y asociaciones civiles que trabajan en la prevención y contención de la violencia de género, que contó con la presencia de la delegada de derechos humanos de la Nación, Beatriz Gentile, a fin de evaluar la situación territorial de la problemática de violencia de género en la ciudad de Neuquén, en los barrios y en el interior de la provincia.
En esa oportunidad pudimos concluir que existe un trabajo comunitario, talleres y abordaje de la problemática en las escuelas, en las familias y en grupos de ayuda, pero que es fundamentalmente voluntario. Asimismo, los casos no se tratan como una problemática social sino como algo que ocurre en el seno de la familia, y por ende se prioriza el interés privado.
Las decisiones judiciales no se ajustan al derecho constitucional ni a las convenciones internacionales, y falta capacitación especializada en la problemática de violencia de género por parte de funcionarios judiciales. La mayoría de las denuncias fenecen en esa instancia, se dilatan las medidas de urgencia y por lo tanto carecen de eficacia.
No hay programas asistenciales que detecten, asistan y contengan la violencia familiar en los barrios donde existe ocultamiento de violaciones y abuso sexual infantil. Este alejamiento de las instituciones se ve agravado en el interior de la provincia.
Se estimó que se vuelve cada vez más necesaria la implementación de políticas públicas trabajadas en forma paralela desde el ámbito nacional y provincial, desde lo público y lo privado.
Los datos estadísticos de Neuquén revelan que más del 60% de las mujeres que sufren violencia no realiza la denuncia. Tres mujeres por día denuncian violencia doméstica. El 61% de las causas de los juzgados de familia se deben a violencia familiar, por lo que se consideró muy importante contar con un mapeo de la situación, datos y registros de los casos denunciados.
Desde la oficina del Servicio de Prevención de Violencia Familiar dependiente del Ministerio de
Desarrollo Social de la provincia se ha advertido que muchas situaciones de violencia familiar se dejan asentadas a modo de exposición, lo cual no tiene efecto jurídico alguno. Esto funciona como un desaliento a la mujer para realizar la denuncia concreta que implica la aplicación de la ley (ley provincial 2.212).
En esta ley no está garantizado el patrocinio letrado gratuito, ya que el único servicio que existe es el del Colegio de Abogados, y no es suficiente ante la demanda y la extensión territorial de la ciudad de Neuquén. No hay albergues para las mujeres desamparadas y la única instancia para el tratamiento de los hombres violentos es el Servicio de Prevención de Violencia Familiar.
Asimismo, este servicio no cuenta con los recursos económicos y humanos que permitan un mejor seguimiento de los casos. Cabe señalar que en el Poder Judicial no disponen ni siquiera de una computadora, ni de un transporte para acercarse hasta el lugar y constatar la situación cuando las personas del grupo familiar abandonan el tratamiento.
En algunos casos las audiencias se realizan en forma conjunta con la víctima y el agresor. En cambio, la legislación nacional (ley 26.485) establece que el juez debe escuchar a las partes por separado a fin de garantizar a la víctima la libertad de expresión.
Primera Jornada
La ley nacional 26.485 de Protección Integral, para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres, en los Ámbitos donde se Desarrollen sus Relaciones Interpersonales obtuvo aprobación unánime en el Senado el 26 de noviembre de 2008 y sanción definitiva en la
Cámara de Diputados el 11 de marzo de 2009, por lo que, interesadas siempre en las cuestiones de género, hicimos en nuestra provincia una difusión extensiva de dicha ley invitando a disertar a la senadora nacional María Cristina Perceval.
Estas primeras jornadas fueron realizadas en la ciudad de Neuquén, y luego las participantes, muy entusiastas, llevaron a sus localidades el compromiso de difundir la ley.
Segunda Jornada
Al año siguiente, convoqué a la Segunda Jornada de Difusión de la Ley 26.485. Consideraba necesario seguir con el tema.
De ésta derivó la elaboración de un documento avalado por instituciones, organismos y asociaciones relacionado con la temática de la violencia de género para solicitar a la Legislatura provincial la adhesión a la ley nacional, ya que tiene una perspectiva integral que va más allá de la violencia doméstica, porque contempla la violencia de género en sus diversas formas: física, sexual, económica, patrimonial, psicológica y simbólica.
En esa oportunidad me interesó dar a conocer el decreto reglamentario 1011/2010 emanado del Poder Ejecutivo con la decisión política y el compromiso de la presidenta Cristina y consensuado también con especialistas de diferentes ministerios, organizaciones sociales, académicos y expertos involucrados en la temática de género.
Me parece importante destacar la presencia de asociaciones de mujeres víctimas de violencia que luchan para ayudar a quienes por diversos factores no pueden salir de este flagelo. También contamos con la presencia de trabajadoras en el tratamiento y la prevención de la violencia. Estadísticas preocupantes indicaban que más del 60% de las mujeres víctimas de violencia no radican la denuncia. Por lo que decidimos, con un grupo de colaboradoras, aplicar la técnica de taller con la consigna “¿Por qué la mujer no realiza la denuncia?” a fin de que pudiéramos ver entre todas dónde estaba la dificultad que nosotras ya habíamos detectado en el trabajo territorial. De los grupos salieron las siguientes conclusiones:
FACTORES SUBJETIVOS
• Miedo, vergüenza.
• Desconocimiento de los lugares a donde acudir para pedir ayuda.
• Mandato cultural de soportar y aguantar para mantener la familia unida.
• El deterioro emocional y psicológico impide gestionar los pedidos de asistencia.
• Temor de que los hijos queden sin la prestación alimentaría por parte del padre.
• Sentimiento de culpabilidad.
• Falta de contención en el entorno familiar.
• Miedo a perder el trabajo
• Desconfianza en el resultado de la denuncia.
• Miedo a perder la tenencia de los hijos por no poder mantenerlos económicamente.
FACTORES OBJETIVOS
• Maltrato en las instituciones.
• Cuando una mujer acude a hacer una denuncia, en la policía sólo toman una exposición.
• Falta de capacitación en las fuerzas de seguridad y en el Poder Judicial (sólo reciben la denuncia si hay lesiones graves, no tienen en cuenta la violencia psicológica o no registran la denuncia cuando los golpes no dejaron rastros, por ejemplo, los recibidos en la cabeza)
• Falta de políticas públicas efectivas y sostenidas desde una mirada de género y de derechos humanos.
• Ausencia de tratamientos que aborden la problemática del hombre violento.
• Necesidad de desarrollar políticas preventivas desde la escuela, destinadas a la adolescencia y a la infancia.
Cuando organizamos el Segundo Encuentro Provincial del FPV “Neuquén integrada al Proyecto Argentina”, desde una de las comisiones de trabajo, la de Protección Integral a la Mujer, se lanzó la iniciativa para juntar firmas en pos de la adhesión provincial a la ley nacional 26.485.
En esa oportunidad se trabajó dando a conocer el contenido de la ley, al mismo tiempo que se distribuyó entre los presentes el texto de la misma ya reglamentado.
La diputada provincial Amalia Jara destacó el rol de la mujer en la política y en la militancia llamando a todas las presentes a participar más y a involucrarse.
Asimismo, vale recordar que en el año 2009 el Senado de la Nación incorporó una comisión especial, la Banca de la Mujer, y en esa ocasión bregamos para que fuera considerada como otra comisión legislativa, no como una banca de lujo que no disponga de presupuesto y no tenga voz ni voto, lucha que está pendiente y que tenemos que encarar en el Senado en 2011.
Por estos motivos, en esta Segunda Jornada dejamos planteadas las siguientes inquietudes:
• Compromiso asumido de juntar firmas en toda la provincia para lograr la adhesión de la
Legislatura neuquina a la ley nacional 26.485.
• Favorecer la creación de refugios para que las mujeres y sus familias puedan ser contenidas y protegidas.
• Continuar con la Campaña de la Cinta Blanca que venimos haciendo todos los años el 25 de noviembre, con el objetivo de que más hombres se sumen al compromiso de erradicar toda forma de violencia contra la mujer.
• Creación de la Comisión de la Banca de la Mujer en el Senado de la Nación con los mismos derechos y obligaciones que las otras comisiones legislativas.
• Creación de la Comisión de la Banca de la Mujer en la Legislatura neuquina.
Sabemos que el camino es largo. Estamos dando los primeros pasos. Tenemos la ley y también su reglamentación. Son muchos los frentes de trabajo.
Debemos seguir juntas con decisión y convicción, cada una desde su lugar, desde su rol, para desterrar este flagelo que destruye a muchas familias. Si continuamos trabajando organizadamente seguro que lo lograremos.
 
Fuente: Revista Género y Peronismo. Instituto de Altos Estudios Juan Perón
 
 

Admin
Por Admin mayo 23, 2012 22:27
Escribir un comentario

Sin comentarios

No hay comentarios aún!

Todavía no hay comentarios, pero puede ser el primero en comentar este artículo.

Escribir un comentario
Ver comentarios

Escribir un comentario

<

SUSCRIPCIONES

Publicidades

 

Facebook