«Pasajes»: imágenes capaces de liberar nostálgicos secretos

Admin
Por Admin julio 31, 2019 08:28

«Pasajes»: imágenes capaces de liberar nostálgicos secretos

En el Museo Quinquela Martín de La Boca, turistas y vecinos disfrutan de una muestra de la pintora Silvina Benguria llena de historias misteriosas entre brumas del Riachuelo.

La tarde previa a la séptima edición de Fogata San Juan, que con retraso por la lluvia se realizó el pasado sábado 27 en el barrio de La Boca, el Museo Quinquela Martín recibió un gran cantidad de público, entre ellos turistas norteamericanos y brasileños, y gran cantidad de familias del interior del país, que pasan sus vacaciones de invierno.

Entre los atractivos, se encontró la muestra de la pintora Silvina Benguria, que sigue hasta el domingo 18 de agosto.

Mientras en la calle se preparaba el festejo con la tradicional fogata colectiva en la que luego se quemaron muñecos construidos por vecinos, escuelas y organizaciones del barrio, la pintora -en la sala- recibía a los espectadores activos.

Por cierto, algunos niños superaron en expresividad a los adultos, por su acercamiento emocional a las obras (ver video). Una de las niñas explicaba la composición de una de las obras a su madre.

Hombre pequeñito, hombre pequeñito,
Suelta a tu canario que quiere volar…
Yo soy el canario, hombre pequeñito,
déjame saltar.

"Pasajes": imágenes capaces de liberar nostálgicos secretos. Silvina Benguria.

«Pasajes»: imágenes capaces de liberar nostálgicos secretos

Silvina Benguria.

Estuve en tu jaula, hombre pequeñito,
hombre pequeñito que jaula me das.
Digo pequeñito porque no me entiendes,
ni me entenderás.

Tampoco te entiendo, pero mientras tanto
ábreme la jaula que quiero escapar;
hombre pequeñito, te amé media hora,
no me pidas más.

Silvina Benguria, muestra Pasajes.

«Pasajes»: imágenes capaces de liberar nostálgicos secretos

Silvina Benguria, muestra Pasajes.

La niña frente a la obra «Hombre pequeñito», basada en el poema de Alfonsina Storni, asombró a todos en la sala. El acrílico inspirado en esa poesía de la escritora feminista, quien luchó contra los prejuicios y los mandatos patriarcales, se encuentra junto a la del apodado «Pequeñito» en la muestra «Pasajes».

Con gran habilidad espacial, la curadora de la muestra Yamila Valeiras, contrapuso el retrato de Alfonsina y del hombrecito, con las obras de la pareja de los pintores Silvina Bernguria y Rómulo Macció. El pintor, luego de vivir en el exterior, en 1983 estableció su taller en La Boca.

Ambos «ya son una leyenda» en el barrio de La Boca, en los vecinos, como la anciana que tiene un negocio de blanquería, cuenta parte de esa historia de amor.También quienes los veían compartir bodegones y pizzerías. Y hasta hay mitos sobre traslados a suburbios e intercambio con personajes semimarginales que luego les dieron para pintar en lienzos.

Hombrecito, de Silvina Benguria.

«Pasajes»: imágenes capaces de liberar nostálgicos secretos

Hombrecito, de Silvina Benguria.

«Pinté en esta obra a Rómulo cuando tuvimos un largo romance en Nueva York, el pintó otro para mí, pero nunca me lo quiso mostrar», deslizó Benguria sobre los secretos y los misterios de esa obra de quien fuera su compañero, y al mismo tiempo es una suerte de autoretrato, fresco, y con las volumetrías que la niña que eligió «Hombrecito Pequeño», con sombreros de capitán y capitana de barco en la parte superior.

Macció, como Benguria, son parte de esa gran tradición pictórica argentina. Recordemos que en 1961, junto con otros tres maestros de la pintura -Luis Felipe Noé, Jorge de la Vega y Ernesto Deira- fundó lo que se conoció como la Nueva Figuración.

Benguria, como Alfonsina, con su pintura -indirectamente- hace un empoderamiento de la mujer, aunque no es activista, sino porque parte de su entramado estético-ético-formal se llenen de los versos.

Wilde, de Silvina Benguria.

Wilde, de Silvina Benguria.

Yo soy como la loba.
Quebré con el rebaño
Y me fui a la montaña
Fatigada del llano.

Foto Pablo Jantus

Foto Pablo Jantus

Lejos de ser una de las ovejitas del rebaño, Benguria, tiene obras basadas en la fuerza de esas lobas, frente a los barcos inmensos y amenazantes. Como dice el director del museo, Víctor Fernández: «Tiene oficio».

Además de los retratos  de Alfonsina, se podrán ver los de Groucho Marx, Oscar Wilde, también se destaca otro de Rómulo Macció, desdoblado y con moñito rojo. Recordemos que la pintora tiene una larga trayectoria retratística, como dos obras -que no se exponen-: un retrato de Ernesto Sábato, y el James Joyce, donde el irlandés tiene una lupa en el dedo índice con una suerte de hilo.

 

InfoNews

Admin
Por Admin julio 31, 2019 08:28
Escribir un comentario

Sin comentarios

No hay comentarios aún!

Todavía no hay comentarios, pero puede ser el primero en comentar este artículo.

Escribir un comentario
Ver comentarios

Escribir un comentario

<

Colabora

Publicidades

Facebook