Nos quieren ortodoxas

Admin
Por Admin abril 16, 2020 07:48

Nos quieren ortodoxas

Una de las series más vistas en Argentina es Poco ortodoxa, sobre una comunidad judía en Nueva York. Las mujeres sólo deben procrear. Y no pueden desear.

Por Mariana Iglesias

Una de las series más vistas en estos días de cuarentena en Argentina es Poco ortodoxa, en Netflix. Basada en la autobiografía de Deborah Feldman, es sobre una chica de religión judía ortodoxa, que vive en Williamsburg, un barrio de Nueva York. Lo que vemos es cómo en nombre de la religión muchos derechos se ven cercenados, como por ejemplo, el de la información: no está permitido usar Internet. Pero lo que subyace en los cuatro capítulos es el lugar que aún hoy ocupan las mujeres en esa comunidad: son, como se escucha, “fábricas de niños”. El destino es tener un marido y procrear. Las mujeres no pueden estudiar, ni leer, ni aprender música, ni cantar. No pueden mostrar ni un centímetro de su cuerpo. No pueden desear.

El deseo está prohibido. Ese impedimento, y que en esa comunidad está exacerbado, persiste en todo el planeta bajo distintas religiones y pretextos. Quedó a la vista dos años atrás durante el debate del aborto en Argentina. En el Congreso escuchamos, bajo distintas explicaciones y argumentos, que a las mujeres no se nos permite desear. Lo que también quedó al descubierto en el debate fue cómo grupos religiosos y conservadores se siguen oponiendo a la información, y a los derechos, y a la posibilidad de decidir y elegir.

De allí la férrea resistencia a la Educación Sexual Integral en las escuelas. La Educación Sexual Integral -que es Ley desde 2006- brinda recursos para aprender a elegir y cuidarse. Lo que más irrita es el permiso a conocer el cuerpo, bucear en géneros y sexualidades. Esa libertad perturba a quienes se oponen a los derechos. Esa información limita los abusos.

One uf Us es un documental (también está en Netflix y trata sobre la comunidad jasídica de Nueva York) que muestra la cantidad de abusos contra niños (en eso se asemeja a la Iglesia Católica) y la desigualdad de género. La religión prohíbe denunciar a un marido violento aunque abuse y muela a golpes a su esposa y a sus hijos. Y si se lo denuncia, la comunidad lo defiende. No hay final feliz. Son muchos en todo el mundo que nos quieren ortodoxas. (Clarin)


¿Poco ortodoxa 2? Los datos que alientan a pensar en la segunda temporada

Algunas declaraciones del elenco daban a pensar que el éxito no tendría continuación, pero… hay varias razones para sostener que Netflix pondrá manos a la obra otra vez. Cuáles son esos indicios.

Nos quieren ortodoxas

Nos quieren ortodoxas

Suma espectadores cada día y también buenas críticas. Algo así como la serie del momento, Poco ortodoxa es un drama estadounidense-alemán que debutó en Netflix el 26 de marzo de 2020.

Ficción basada en la autobiografía de Deborah Feldman (Unorthodox), cuenta la vida de una chica que decide dejar su comunidad judía para descubrir el mundo. En apenas cuatro capítulos, vemos a Esther de 19 años (Esty), interpretada por Shira Haas,agobiada por su matrimonio y presionada para tener un hijo. Está por explotar y decide escapar hacia Berlín, donde vive su madre.

A pesar del boom, distintos protagonistas dieron a entender que no existirán nuevos capítulos, es decir, segunda temporada. Haas, la actriz que interpreta a Esty, aseguró que «la protagonista ya llegó al lugar donde pertenece». Como si no hubiera necesidad de seguir narrando.

La creadora y productora de la serie, Anna Winger, aclaró que entre el libro y la ficción de Netflix hay cambios en la trama, casi un abismo. No están siguiendo al pie de la letra el texto. Pero…

Hay tres datos clave que alientan a pensar en la segunda temporada:

1) El alto nivel de audiencia que ni desde Netflix lo esperaban, lo que da la chance de estirar el negocio. No sería la primera vez que el gigante del streaming de un golpe de timón.

2) Los escasos cuatro capítulos que conforman la primera temporada (rareza que invita a pensar que la plataforma eligió la estrategia del relato a cuentagotas para dejar con las ganas a los televidentes y generar euforia en la segunda temporada). En el último capítulo queda media decena de preguntas, no hay resolución de la historia.

3) El segundo libro que escribió la autora, la continuación de Unorthodox, que se llama Exodus, A MemoirPublicado dos años después del primero, aquí la autora relata sus viajes por Europa y América(¡alerta de spoiler!) así como la historia de cómo cría a su hijo pequeño y lucha con su pasado religioso. Con tanto material, imposible no pensar hasta en una tercera temporada.

Jeff Wilbusch, Shira Haas y Amit Rahav de "Poco ortodoxa" (Instagram).

Jeff Wilbusch, Shira Haas y Amit Rahav de «Poco ortodoxa» (Instagram).

Más allá de la historia de la protagonista, esta serie trajo una historia periférica interesante: la de la vida real de uno de los personajes que se luce, Moishe Lefkovitch. El que resultó haciendo el papel era un director de producción de la serie, que cuando leyó el guión encontró coincidencias entre la realidad y la ficción. De hecho, era ultraortodoxo jasídico, había crecido en esa comunidad y nadie de sus compañeros de trabajo lo sabía

El actor se llama en realidad Jeff Wilbusch (nacido en Israel hace 32 años) y es el que encarna al primo del esposo de Esty. En la historia viaja a Berlín con él, por orden de su rabino, con la misión de traer «como sea» a la chica. Desde su niñez hablaba idish, vio su oportunidad y saltó de detrás de cámara para terminar siendo una de las revelaciones actorales.

 

 

Diario Digital Femenino

Admin
Por Admin abril 16, 2020 07:48
Escribir un comentario

Sin comentarios

No hay comentarios aún!

Todavía no hay comentarios, pero puede ser el primero en comentar este artículo.

Escribir un comentario
Ver comentarios

Escribir un comentario

<

SUSCRIPCIONES

Publicidades

Facebook