Nora Rosales: “Por 20 años fui la única oftalmóloga de La Pampa”

Admin
Por Admin septiembre 6, 2020 15:06

Nora Rosales: “Por 20 años fui la única oftalmóloga de La Pampa”

Nora Rosales es oftalmóloga y durante 20 años ocupó un lugar especial dentro del campo: fue la única mujer en ejercer la profesión en la provincia de La Pampa. En una entrevista con Diario Digital Femenino, recordó su trayectoria y abordó el comportamiento cotidiano de las mujeres en la salud, donde se refleja cómo históricamente han sido quienes se encargan de las tareas de cuidado.

Por Lenny Cáceres

“Por 20 años fui la única oftalmóloga de La Pampa, hasta que llegaron Silvia Villacorta a General Pico y Soledad Román a Santa Rosa”, destacó y recordó que “en el año ’83 en el Santa Lucía eran 15 hombres y yo en las guardias. Era la única oftalmóloga”. Actualmente, el escenario es diferente y “en el Santa Lucía hay tanto hombres como mujeres, de igual a igual”.

Rosales estudió medicina en La Plata y después hizo la especialización. “Hice una concurrencia de 5 años en el Santa Lucía y después ya me vine para La Pampa. Estaba indecisa porque me encanta allá, pero decidí volver”, rememoró.

Por vínculos familiares, comenzó a trabajar en el consultorio de Rubén Casas. “Estaba acostumbrado a trabajar solo y con una escuela de oftalmología diferente porque él trabajaba con un consultorio oscuro, con una lucecita chiquita. Nosotros ya no, y yo quería innovar, sacar esa oscuridad y quería poner luces”, contó.

Nora Rosales

Dra. Nora Rosales Dr. Raúl Venero

“Hasta que  me encontré con (Raúl)Venero arrancamos y ya pasaron 30 años. Somos cinco profesionales atendiendo en el  Centro Oftalmológico, así que nos turnamos, venimos distintos días. No podemos tener la sala de espera repleta de gente. Tenemos los turnos de cirugía un día a la semana. El consultorio funciona con las chicas. Norita hace 15 años que está, Lucía hace 14, y otras mujeres como Pamela, que son las que sostienen todo esto. Ellas se ocupan de todo, hasta del celular de urgencias, no importa si es un sábado a la noche o un domingo. Nos organizamos a ver quién va, quien puede. Hasta eso nos manejan. Son realmente geniales”, destacó.

LC: En cuanto a pacientes, ¿aumentó el incremento la consulta de niños, niñas y adolescentes debido a la pandemia y con la mayor exigencia de las tecnologías?

NR: La exigencia tecnológica viene con o sin pandemia. Tratamos de ir al tono de lo que se puede, financiados y cuando terminas de pagarlo ese aparato ya es obsoleto. Porque siempre estamos pensando en dar el mejor servicio a pacientes. Eso en la etapa de pandemia, fue muy difícil con la facturación de los médicos con los que no pudimos trabajar, llegar a pagar en dólares los equipos que se fueron incorporando. Esto nunca cerró, los mayores de 60 nos quedamos en casa y los jóvenes vinieron a atender en todo momento.  Mantuvimos a las chicas lo más aisladas posible, siempre con su sueldo, con su trabajo. En ningún momento prescindimos de ellas. Se puso difícil, con las cuotas, el mantenimiento, etc.

Equipo: Administración: Ana Paula Venero. Secretarias: Nora Guesalaga, Lucia Carrascal, Marta Martín, Pamela Campodonico, Catalina Bocquet. Instrumentadoras quirúrgicas: Agustina Knudtsen, Ivana Kenny, Paula Almazan. Limpieza y mantenimiento: Marcela Zolecio
 Equipo antes de la pandemia       Los cuidados durante la Pandemia

LC: Esto de las escuelas, de pasar a la tecnología masivamente ¿aumentó la consulta?

NR: Muchas consultas por el famoso síndrome informático en los ojos secos, las molestias. Muchas horas de computadora, con el invierno, con la calefacción, la climatización de los ambientes te evapora muchísimo la lágrima, el ojo se seca, arde, pica, sensación de sueño, de ganas de tenerlos cerrados. Todo el mundo buscaba gotitas. Gente que no usaba mucho, apareció la dificultad para leer. O para leer subtítulos en TV. Esa fue la consulta más concurrente.

Lo más preocupante fue el paciente que no hizo el control que es habitual, por ejemplo, por patologías en el ojo. Hay muchas patologías en el ojo que son silenciosas y la gente no se da cuenta. Los diabéticos tienen alteraciones muy serias, vienen con una pérdida brusca de visión, un vasito que sangró que tal vez, si lo veíamos antes lo podríamos evitar. El paciente que viene y que tuvo mucha presión. La presión no te da ningún síntoma en el ojo, no te pica, no te arde y sin darte cuenta te destruye el nervio óptico, y ahí ya está, no hay mucho para hacer. Eso es lo más preocupante para nosotros. Acá muchos pacientes vienen solo a hacer el anteojos que se le rompió, y de paso ya que están acá  le tomamos la presión, le miramos el fondo del ojo  y nos encontramos con muchas patologías silenciosas que existen y el paciente pensó que solo era el anteojos, o una simple catarata, que eso se soluciona fácil a veces, pero a veces es un glaucoma, a veces es otra cosa seria que gracias al anteojos el paciente vino, y ahí decimos “gracias a dios que vino”.

“Las mujeres somos las de la prevención”.

Consultada sobre quiénes asisten mayoritariamente a las consultas, Rosales explicó que en muchos casos atienden patologías en niños y niñas y remarcó que “la oftalmología es una lucha contra la ceguera, que a veces nos gana”.

En ese sentido, indicó que “no hay un género pero, desde mi apreciación personal, las mujeres somos las que más hacemos la consulta porque somos más atentas, las de la prevención”.

“Traen a los hijos e hijas a la consulta,  trae al marido, o le sacó al marido el turno. Pero siempre hay una mujer rondando en los controles de salud. Pero también en la oftalmología no es tan rutinaria la consulta, es cada 6-8 meses. La mujer con el tema del control ginecológico, ya que empiezan con un estudio, terminan haciéndose todos los controles, una o dos veces al año”, agregó.

LC: ¿Hay estudios nacionales e internacionales respecto de cómo ha cambiado en los últimos años la salud de las niñas, niños y adolescentes con respecto a la tecnología?

NR: Con respecto a lo oftalmológico hay mucha campaña nacional, mundial en cuanto a la prevención y detección precoz. Hasta en las escuelas, en el prescolar o primer año se hace el chequeo oftalmológico. En todas las escuelas hay desde ópticas, oftalmólogos, clínicas o fundaciones para poder detectar en forma temprana una patología ocular que en un niño o noña te retrasa el aprendizaje en una escuela, te lo hace retraído/a, hace que no pueda destacarse en un deporte. Y muchas veces rinden con los anteojos puestos.

Rosales planteó que, por la Ley 26.279 de Detección y tratamiento de la fenilcetonuria, hipotiroidismo neonatal, fibrosis quística, galactosemia, hiperplasia suprarrenal congénita, deficiencia de biotinidasa, retinopatía del prematuro, Chagas y sífilis, “desde su nacimiento hay que hacerle controles oftalmológicos a niños y niñas y en los dos primeros meses”.

“Se llama la patología del recién nacido y es muy severa, te condiciona toda la vida del chiquito”, explicó y señaló que “haciéndole un buen fondo de ojo ni bien nació se detectan un montón de cosas. Sobre todo los prematuros, los de bajo peso”.

“Incluso se le hace el fondo de ojos en la incubadora. La retinopatía del prematuro hace estragos y va de la mano de la cantidad de semanas de gestación, del bajo peso, de la exposición en la incubadora el oxígeno que hace que la retina se desarrolle en forma patológica. Hay muchas cosas que se tiene en cuenta en los bebés”, añadió.

Nora Rosales: “Por 20 años fui la única oftalmóloga de La Pampa”Por estos motivos, actualmente “la mayoría de los pediatras los asesoran y los mandan para hacerlos ver. Para los controles no hay una edad, siempre es si ven algo raro en la mirada o se acerca mucho a la tv. A toda edad y por cualquier circunstancia, cualquier síntoma que se note, hay que hacerlos ver. Y después está el control prescolar que también es casi obligatorio”.

La INFORMACIÓN ,para la concientización de uno mismo, ayuda a los oftalmólogos a PREVENIR las enfermedades y EVITAR LA CEGUERA con diagnósticos tempranos

“En las escuelas te dan la planilla de ingreso que tiene el apartado con el control oftalmológico que está muy buena. También se pone mucho énfasis hace muchos años en ese bebé que recién nació, en ese prematuro que se le hace un fondito de ojo. Es un estudio inocuo, no duele, se dilata las pupilas con unas gotitas. No arde, no pica, no duele. Lo encandilamos con un poco de luz nada más”, detalló.

Nora Rosales: “Por 20 años fui la única oftalmóloga de La Pampa”

Nora Rosales: “Por 20 años fui la única oftalmóloga de La Pampa”

Patologías según la edad y el género.

La especialista precisó cuáles son las patologías oftalmológicas según la edad. “En los recién nacidos las causas de ceguera  varían de un país a otro. En algunos la más frecuente es la catarata congénita, y en otros (los más desarrollados) es la retinopatía del prematuro, por eso la obligatoriedad del control oftalmológico que incluye un fondo de ojo durante los 2 primeros meses de vida de todos los recién nacidos. En los bebés prematuros, el fondo de ojo debe realizarse antes de ser dado de alta”, detalló.

“En la primera infancia y adolescencia las consultas más frecuentes son: errores de refracción, (correcciones con gafas o lentes de contacto para  miopía, hipermetropía, y astigmatismo) ; Conjuntivitis; Estrabismos; Traumatismos; Alteraciones Oftalmológicas asociadas a enfermedades sistémicas, donde un gran porcentaje de estos pacientes llegan a la consulta  derivados por Médicos Pediatras o Generalistas”, agregó.

En relación al género, aclaró que “las enfermedades oftalmológicas no tienen una notoria prevalencia o ‘predilección’ en este sentido”. De todas maneras, explicó que hay algunas patologías como la “oftalmopatía Tiroidea (enfermedad de Graves), que es más frecuente en mujeres adultas”.

“Los hombres consultan más por traumatismos, de diversas intensidades, algunos llegan a la pérdida total del globo ocular”, amplió y comentó que “están relacionados con las actividades laborales y deportivas que realizan” como  cuerpos extraños, esquirlas por las amoladoras, quemaduras con cal, con soldadura eléctrica, pelotazos, caídas, entre otras. A su vez, indicó que el Daltonismo es más frecuente en los hombres, mientras que “las mujeres consultan más  por cirugías plásticas de párpados (blefaroplastia)”.

“Es importante hacer referencia a que los oftalmólogos insistimos en la consulta temprana para hacer prevención de patologías oftálmicas, ya que muchas enfermedades cursan en forma silenciosa, y cuando presentan síntomas a veces ya es tarde para comenzar los tratamientos. La información para la concientización de uno mismo ayuda a los oftalmólogos a prevenir las enfermedades y evitar la ceguera con diagnósticos tempranos”, concluyó.

 

EN FOCO: La doctora Nora Liliana Rosales nació en Colonia San José,  provincia de La Pampa, el 19 de octubre de 1958. Es hija de Mirtha Esther Baliño y Jorge Washington Rosales (ambos docentes). Cursó sus estudios primarios en la Escuela N° 13 Colonia Barón, mientras que en el nivel secundario asistió a la Escuela Normal Mixta Superior  de Santa Rosa.
Egresó como médica de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de La Plata, en 1983. Realizó la especialidad en Oftalmología en el Hospital  Santa Lucia de CABA.  Actualmente se desempeña como médica oftalmóloga en el Centro Oftalmológico. En paralelo, ha realizado innumerables capacitaciones nacionales e internacionales.

 

Salud
Diario Digital Femenino

Admin
Por Admin septiembre 6, 2020 15:06
Escribir un comentario

1 comentario

  1. Mariem Zazu septiembre 6, 22:07

    La mejor!!!!

    Responder a este comentario
Ver comentarios

Escribir un comentario

<

SUSCRIPCIONES

Publicidades

Facebook