imagen destacada

Las mujeres de Brasil ingresan a nuestro país en busca de efectuar abortos legales

Mientras América Latina despierta inspirada por una nueva ola verde, Argentina pasa a integrar la vanguardia en los países que garantizan el derecho del sexo femenino a elegir cuándo y cómo ser madres.

La despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo en Argentina está actuando como atractivo para que las brasileñas viajen en busca de efectuar el procedimiento en nuestro país. Brasil y Argentina, constituyen dos casos tan cercanos en su geografía como muy distantes en la defensa de los derechos de las mujeres. La agencia noticiosa Associated Press, sostiene que desde la aprobación de la ley el último 30 de diciembre, se está produciendo una migración constante hacia nuestro país con la finalidad de efectuar los tratamientos médicos del IVE.

Por: Daniel Héctor Saban

En esta oportunidad el Senado Argentino ha aprobado el proyecto que permite el acceso libre y legal al aborto hasta la semana 14 de gestación. Hace un par de años se había rechazado una propuesta similar .Llevo mucho tiempo de discusión pública, impulsada por la juventud, en todos los medios logrando que varios senadores cambiaran de postura empujados por la fuerza de la ola verde.

Argentina, con la aprobación obtenida en el Congreso se suma a los países que garantizan el derecho a las mujeres a decidir en qué momento y bajo qué circunstancias resuelven convertirse en madres. Los países de avanzada en América que lo autorizan son Cuba, Uruguay, Guyana, Guyana Francesa, el estado mexicano de Oaxaca y la Ciudad de México. Sin embargo, en el mismo continente hay cinco países que lo prohíbe sin excepciones, que son El Salvador, Honduras, Nicaragua, Haití y República Dominicana.

Elisabeth Gómez Alcorta, es la ministra de Mujeres, Géneros y Diversidades, de la República Argentina quien como abogada se desempeñaba previamente en el área de derechos indígenas, y mantiene hoy una agenda desde la cual defiende los derechos reproductivos, combatiendo la violencia de género. Mientras tanto en Brasil, su par en la función, Damares Alves, también abogada, ejerce, cómo ministra pero antes que nada es una religiosa que se destacá en su función cómo pastora de la iglesia del Evangelio Cuadrangular, y ha sostenido que se opone al aborto incluso en casos de violación.

La ministra Alcorta, se halla comprometida con la ola verde, que arrastró a miles de mujeres y niñas a las calles de Buenos Aires y en el resto del país, tomando para sí el cuidado de las mismas en riesgo, debido a la violencia doméstica, exigiendo prioridad en la atención, investigación y resolución. Fue descrito cómo una “situación de fuerza mayor”.

Las mujeres de Brasil ingresan a nuestro país en busca de efectuar abortos legales
Las mujeres de Brasil ingresan a nuestro país en busca de efectuar abortos legales

Es tendencia en Brasil, entre mujeres de escasos recursos económicos para esquivar riesgos y obstáculos legales, llevar a cabo las prácticas abortivas en otros países del continente. La realidad es que ni siquiera es preciso el pasaporte para ingresar a la Argentina. Por ese motivo, a partir de la histórica legalización de la práctica en nuestro país y su política social progresista que más mujeres brasileñas buscarán efectuar el procedimiento en nuestro territorio.

“Millas para la vida de las mujeres”, fue fundada por la guionista Juliana Reis y Rebeca Mendes, quien en 2017, se convirtió en pionera cuando anunciaba que viajaría fuera de Brasil para practicarse un aborto. Ellas conformaron una organización, que acompaña a las mujeres brasileñas, en un principio con viajes organizados a México y Colombia para realizar la interrupción legal de sus embarazos. Tras la aprobación de la Ley del Aborto en Argentina esta agrupación puso los ojos en nuestro territorio, para efectuar las IVE .La asociación, ayudo a la primera mujer que efectuó un viaje al extranjero en noviembre de 2019, para practicarse un aborto.

Hasta el momento han ayudado a 60 mujeres, a viajar al extranjero, de las cuales 16, lo hicieron entre noviembre y diciembre del último año, con destino hacia Argentina. Reis ha dicho que en enero de este año serán muchas más las que estarán viajando desde el sur de Brasil, hacia nuestra Nación.

Debora Diniz, investigadora de estudios latinoamericanos de la Universidad de Brown, se ha abocado a estudiar el aborto en la región conjuntamente con Giselle Carino, que es la Directora Regional de la Federación Internacional de Planificación de la Familia/Región del Hemisferio Occidental. En un artículo, que suscriben ambas profesionales en el diario El País, denominado: “Prisión a los médicos justos”, sostienen que es preciso profesionales de la salud en los hospitales para salvar a la humanidad, siendo este momento un “ahora para que los médicos desobedezcan a la ley penal y cuiden a las mujeres, para que no mueran en el aborto clandestino”. Diniz y Carino , son antropólogas y afirman :” que las mujeres sienten alivio al abortar”, por lo que la ciencia indica; y que no hay trauma ni culpa, pues el sexo femenino vive el aborto cómo una decisión correcta para sus vidas.

La investigadora de la Universidad de Brown, afirma que: “con los cambios en la legislación de Latinoamérica, las mujeres ya no necesitan ir a los Estados Unidos, ya no precisan una visa para abortar”. Lo fundamental es evitar las interrupciones clandestinas en un marco despenalizado, con seguridad y asepxia.

Una de las mujeres que viajo hacía la Argentina relato que efectuó el traslado en busca de algo que le está prohibido en Brasil: un aborto. Realizó la travesía con la finalidad de esquivar los riesgos y obstáculos legales de su país, para lo cual debió reunir la suma de 5000 reales equivalentes a unos 950 usd. Comenta la viajera que no podía arriesgarse a comprar píldoras abortivas falsas, o a un procedimiento fallido que pudiese tener complicaciones.

“Más mujeres de clase media y trabajadora conectadas a grupos feministas tienen ahora acceso a algo que ha sido básicamente la historia de mujeres ricas durante mucho tiempo”, valora con su apreciación, la científica de la Universidad ubicada en Providence.

La votación realizada en Argentina, causó repercusión en todo el mundo. La vicepresidenta Cristina Kirchner, quien presidió el debate en un marco donde el 40% de los legisladores son mujeres, anunció la noticia a una multitud congregada frente al Congreso.

En Brasil , la ley referida al aborto no se ha modificado desde 1940, y solo se lo permite en casos específicos de violación y riesgo de vida para la mujer. Bolsonaro ha dicho en declaraciones que de aprobarse el aborto él lo vetaría de inmediato. Su Ministra de la Mujer, Damares Alves, ha sostenido que:. “Trabajamos para brindar un nivel creciente de atención y protección para nuestras mujeres embarazadas en situaciones vulnerables”.

Según la Organización Mundial de la Salud, solo uno de cada cuatro abortos realizados en América Latina, se realiza de manera resguardada, y cada vez es más común el uso de misoprostol para interrumpir los embarazos. El Instituto Guttmacher, estimaba que hasta 2017, más del 97% de las mujeres de la región en edad reproductiva viven en países con leyes restrictivas. Se calcula en unos 6.5 millones por año los abortos producidos entre 2010 y 2014.

Por ese motivo se espera que los debates escuchados en Argentina puedan ser retomados en todos las naciones que tienen leyes que penalizan los abortos. La desigualdad en el acceso a las interrupciones se ve en todos las regiones donde hay restricciones. En Argentina, cada año se estima que se practican más de 300.000 abortos.

La periodista Maria Luz Nochez, especializada en temas de violencia basada en el género, observa con mucha esperanza lo sucedido en Argentina. “Es de mucha inspiración para el resto de América Latina, porque es una ciudadanía que no se rindió y que lograron penetrar en gente que quizás no estaba del todo convencida”.

Para poder contextualizar la actualidad solo hay que considerar que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 20 millones de abortos inseguros se practican cada año en el mundo y cerca de 70.000 mujeres fallecen por esa práctica, produciéndose un 95% de los abortos inseguros en países en desarrollo, la mayoría con leyes restrictivas. En países cómo Holanda o Alemania, donde el aborto no es un crimen, se observa una tasa de mortalidad muy baja y una caída en el número de interrupciones del embarazo producto de una planificación familiar efectiva.

Diario Digital Femenino

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *