“Muchos funcionarios judiciales no quieren oír”

Admin
Por Admin diciembre 11, 2020 11:28

“Muchos funcionarios judiciales no quieren oír”

La licenciada en Trabajo Social, especialista en Salud y en prevención de las adicciones y la violencia de género, Romina Daniele, reflexionó sobre el acceso a la justicia y la “nula” aplicación de la Ley Micaela. “La justicia popular, el rol de la sociedad, es la que se encarga de demostrar esa disconformidad, la que conquistando espacios alza la voz para hacer ver y entender que muchos funcionarios judiciales no quieren oír”, señaló en una charla con Diario Digital Femenino.

“Muchos funcionarios judiciales no quieren oír”

“Muchos funcionarios judiciales no quieren oír” – Romina Daniele

 Sabemos que existen espacios judiciales que responden a las demandas de justicia de mujeres, niñas, niños y adolescentes, son los menos. ¿Cómo ves en la práctica el acceso y respuesta de la justicia en general?

 – Pensaba el acceso a la justicia, y me recordaba la hora y media que espero una compañera para realizar una denuncia. Una tardanza producto del escaso recurso humano, una sola sumariante, cumpliendo horario,  con varias demandas espontáneas que resolver. Mientras tanto, una víctima está esperando para realizar una denuncia, producto de una necesidad de reparación interna o tal vez la opresión social que indica que es lo que se debe hacer cuando uno sufre violencia.

Y si me preguntas por el acceso, continúo con el discurso “…pensalo bien…” “…estás segura?”, frases que deslizan en una hablar naturalizado sin observar que posiblemente a la persona que está enfrente la decisión de denunciar le significó un gran desafío para su cotidianeidad.

Y podría continuar esbozando la larga burocracia, los inmensos discursos violentos naturalizados, los incontrolables valores que se entrecruzan en un proceso judicial. Creo en el acceso a la justicia, con todos sus obstáculos, con debilidades y fortalezas. Pero creo aún más en el protagonismo de la sociedad, y puedo ver respuestas. Ahora ¿esas respuestas, se adecuan con la demanda emergente de la víctima? Y seguramente no. Pero la justicia popular, el rol de la sociedad, es la que se encarga de demostrar esa disconformidad, la que conquistando espacios alza la voz para hacer ver y entender lo que muchos funcionarios judiciales no quieren oír.

 ¿Crees que existe una “ignorancia deliberada” respecto de aplicar justicia en el marco de las normas y convenciones internacionales, y legislación nacional?

-Creo que las leyes, tratados, fallos, convenciones, nuestros funcionarios la conocen a todas. Lo que falta es sentido común, conocimiento del territorio y de la personas sobre las cuales se genera la intervención. Poder comprender al otro en su contexto, desafiando las lógicas binarias con lo que juzgan entre lo bueno y lo malo, lo normal y lo anormal. Irrumpir con la subjetividad de cada uno, es un deber para todos los funcionarios que deciden sobre la vida de las personas y construyen desde su imaginario social. Varias veces las medidas judiciales que se imponen no concuerdan con la realidad, eso es falta de sentido común, compromiso y empatía.  

 ¿Cómo ves la capacitación de la Ley Micaela en los ámbitos donde desarrollas tu profesión?

-Nula. Me desempeño como trabajadora social, y como en tantas oficinas públicas, tenemos una plataforma virtual de ingreso para cada empleado donde existe una diversidad de cursos para realizar, allí se encuentra la ley Micaela. Gran porcentaje del personal no ha realizado esta capacitación. Si me voy al ámbito local donde resido, existe una adherencia municipal a la ley Micaela, actualmente sin ejecutar.

En lo que refiere a la diaria, observo una ausencia de la capacitación, existiendo la oferta para realizarla pero un desinterés general. Y aquellos que realizan la capacitación la hacen desde la obligatoriedad. Siempre sostengo que debe ser un deber aplicarla en nuestra cotidianidad, desde los actos más simples, desde el discurso más corto, pero siempre haciéndola cuerpo para comenzar a generar el cambio que necesitamos para un mundo más igualitario.

 ¿Cuáles son las medidas que a tu criterio debemos implementar para evitar el recrudecimiento de las violencias y su erradicación?

-La educación y capacitación constante son las herramientas para generar cambios.

Por ejemplo, es indispensable la transversabilidad de la Educación Sexual Integral (Ley nº 26.150). Es una ley que posee cuerpo hace mucho tiempo, pero hasta hoy en día, existen centros educativos que generan un taller de capacitación por año, llamando a la médica del hospital para que lo dicte.

O sea, nuestros educadores, limitan la ESI, a una capacitación meramente biologicista, sin abordar la integralidad de la sexualidad, el conocimiento sobre el propio cuerpo, el fortalecimiento de la autoestima, la capacidad para expresar las emociones, sentimientos y afectos, la promoción de valores relacionados a la amistad y al amor, la reflexión sobre los roles atribuidos a los varones y a las mujeres, el derecho a la intimidad propia y ajena, el respeto por la diversidad, el reconocimiento a distintos estilos de vida y el conocimiento de los derecho.

Es desde este lugar que invito a pensar, a problematizar, a preguntar cada práctica, acto y discurso. Si no empezamos a cuestionarnos, y nos emergemos en este sistema hegemónico como una simple brisa, seguramente seremos simples reproductores del orden.

Se observa resistencia al cambio socialmente. Parte de la sociedad desea continuar en ese orden patriarcal que impone límites para algunas y comodidades para otros. Es una lucha colectiva, que interpela constantemente nuestra cotidianidad, es una capacitación constante, es una conquista cada instante que generemos como sociedad.

Otro ejemplo es la Ley Micaela, donde insisto que los funcionarios judiciales deben ser capacitados desde otros espacios y no desde el mismo sistema. El desafío del orden patriarcal abarca hombre y mujeres, que deben cuestionar su subjetividad a los fines de desconstruir y construir desde la igualdad de género. Y este desafío abarca todas las áreas estatales, por eso la propuesta de pensar esta capacitación desde otros actores y espacios que irrumpen con este orden patriarcal capitalista impuesto como mandato social.

“Muchos funcionarios judiciales no quieren oír”

“Muchos funcionarios judiciales no quieren oír”

Mujeres en Palabras

Admin
Por Admin diciembre 11, 2020 11:28
Escribir un comentario

Sin comentarios

No hay comentarios aún!

Todavía no hay comentarios, pero puede ser el primero en comentar este artículo.

Escribir un comentario
Ver comentarios

Escribir un comentario

<

SUSCRIPCIONES

Publicidades

 

Facebook