Miramar y el sentido común del patriarcado

Admin
Por Admin enero 9, 2019 17:10

Miramar y el sentido común del patriarcado

La mamá salió a buscarla por el camping. Hacía rato que no veía a su hija de 14 años cerca del bungalow que la familia marplatense había alquilado en el camping El Durazno de Miramar para pasar el año nuevo. La encontró en una carpa con cinco varones: estaba alcoholizada y la habían violado.

La mujer rescató a su hija. El papá y otras personas que estaban en el camping retuvieron a los cinco jóvenes hasta que llegó la policía. Lucas Leonel Pitman y Roberto Fabián Costa, de 21 años, y Tomás Agustín Jaime, Juan Cruz Villalba y Mariano Manuel Díaz, de 23, fueron trasladados a la Alcaldía Penitenciaria N° 44 de Batán, donde pasaron la noche. Están acusados de abuso sexual con acceso carnal agravado, un delito que prevé una pena de entre 8 y 20 años.

La fiscal Florencia Salas, de la UFI descentralizada de Miramar, ordenó preservar la escena, secuestrar elementos que podrían servir de prueba para la investigación y trasladar a los detenidos para que se les hagan peritajes médicos. El jefe de la policía de Miramar, el subcomisario Andrés Caballero, fue desafectado del cargo por incumplir esas órdenes.

Los primeros informes médicos confirmaron que hubo abuso sexual. En los próximos días la chica declarará en Cámara Gesell frente a un psicólogo o psicóloga. “Primero tiene que ser entrevistada por un psicólogo y nos tiene que habilitar un juez de garantías, porque es un anticipo probatorio”, dijo Salas en la puerta de la Fiscalía. La ropa de la víctima y de los acusados fueron enviadas a un laboratorio forense. También se secuestró la Traffic en la que viajaron los cinco jóvenes desde Mar del Plata hasta Miramar.

Esta mañana los cinco acusados fueron trasladados desde la Alcaldía de Batán hasta la fiscalía descentralizada de Miramar, donde les tomarán declaración.

La culpa es de la víctima

“Botellas de fernet y de otras bebidas alcohólicas por todos lados. Una carpa del horror. Descontrol. Una chica de 14 años que no debió estar allí, sino con sus padres y su hermano festejando el año nuevo”, comenzaba la nota publicada hoy en el diario Clarín. “Todo terminó mal, con cinco hombres acusados por violación de una menor, detenidos por la Policía”. Según la nota -que fue modificada después de las críticas que recibió- la víctima y su familia son responsables de lo que le pasó a la adolescente: porque no la cuidaron, porque estaba donde no debía estar. La “tragedia”: la detención de cinco hombres.

En las redes sociales los cinco amigos se muestran como jóvenes cancheros y exitosos: fotos en la playa, practicando surf y skate, en el boliche con un trago en la mano o abrazados con sus compañeros de rugby del club Biguá de Mar del Plata, donde jugaban tres de ellos.

Para la antropóloga y activista feminista argentina Rita Segato la violación es un crimen de poder: busca la dominación, la moralización de la mujer. El violador es un sujeto moralista, “siente y afirma que está castigando a la mujer violada, a su víctima, por algún comportamiento que él siente como un desvío, un desacato a una ley patriarcal”, explica. El violador es un “castigador”. No siente que haya actuado contra la ley sino a favor de una ley moral.

El otro eje de la violación es el exhibicionismo. El violador “nunca está solo”. Está “demostrándole algo a otros hombres”, en un proceso de diálogo con sus modelos de masculinidad. “El interés del violador es la potencia y la exhibición de esa potencia frente a otros hombres, para valer demostrándole algo a otros hombres”, explica Segato.

 

Fuente:  

Admin
Por Admin enero 9, 2019 17:10

Colabora

Publicidades

Facebook