Mi problema Personal, tu problema Político

Admin
Por Admin febrero 16, 2020 19:17

Mi problema Personal, tu problema Político

Compartimos el texto publicado y enviado a Diario Digital Femenino sobre los procesos de las víctimas de Violencia de Género que intentan acceder a la Licencia en el ámbito de Educación

Creación de la vía administrativa para el acceso a la Licencia por Violencia de Género ante la DGCYE (Dirección General de Cultura y Educación)

Desde fines de 2017, mi larga trayectoria de vida sufriendo Violencia de Género hizo necesario que recurriera a la gestión de la licencia por Violencia de Género para trabajadoras del Estado de la Pcia. de Buenos Aires por la ley 14893.

La ley estaba aún calentita, recién sacada del horno, sin reglamentación y mucho menos, obviamente, incluida en el Estatuto del Docente de la Pcia. de Buenos Aires que ampara mis derechos laborales.

Fue así que, sin opción como todas las mujeres en situación de violencia, hube de rendirme a las circunstancias sin cejar en esta travesía de amor y justicia por la que he dedicado los últimos 11 años de mi vida en Chivilcoy por la Equidad de Género y la erradicación de todo tipo de violencias.

Con lo cual debí arreglármelas para vivir siete meses sin salario, siendo este el único ingreso de mi hogar, también: como le sucede a una inmensa cantidad de mis congéneres.

Decidí pedir ayuda a lxs Consejerxs Escolares (de la gestión anterior y de la actual), a la Defensoría del Pueblo a través del Dr. Facundo Benegas y entre todEs tuve el acompañamiento institucional para hacer un trámite que aún no disponía de vía administrativa.

Debo decir que obtuve mucho más.

No voy a ocultar que estuve sentada rota en llanto, cansada de once años después de mi divorcio estando todavía atrapada en el daño irreversible que nos produce la Violencia de Género, en una dependencia del Consejo Escolar, rodeada de lxs consejeras y consejeros que me escuchaban con toda la empatía necesaria al tiempo que se sentían inermes, pero comprometidxs, sensibles, aún sin las herramientas para darme una respuesta inmediata y garantizarme los derechos que ellxs defienden tanto como yo.

Debo decir que el Dr. Facundo Benegas, estuvo a mí disposición más allá de sus obligaciones de funcionario público, que lo hizo desde su compromiso personal con los Derechos Humanos, con Perspectiva de Género construida como estadío moral y conciencia ética, y no por haber asistido a los talleres de la Ley Micaela.

Lxs funcionarixs que me ayudaron no necesitaron de talleres ni capacitaciones para responsabilizarse en forma personal y política de mi demanda, y este hecho es para mí absolutamente destacable.

El recorrido fue muy largo: comenzó por mi deterioro, por el no poder desligarme de vivir atada a la ruta crítica (11 años de permanencia en litigios de carácter jurídico por la reiteración de violencias y por la lentitud propia del Poder Judicial para ofrecer respuestas) y continuó por decisión del Poder Judicial quién dispuso en 2018 un conjunto de medidas cautelares para mí seguridad y la de toda mi familia en la misma sentencia penal que pesa sobre mi agresor y su entorno familiar.

Así mi licencia por Violencia de Género comenzó el 5 desde abril de 2018 hasta el 31 de diciembre de 2018, y se prorrogó dos veces en el marco de las medidas cautelares: durante todo 2019 y actualmente hasta el 11 de junio de 2020.

No fue sencillo, cada tramo de esta licencia lo construimos entre todas las personas que se comprometieron y sensibilizaron con mi causa y debo decir también que mis directivxs Darío Tuffilaro, Juliana Reyna y Marcelo Melo y sus equipos de trabajo, también fueron pacientes y solidarixs con los tiempos administrativos y toda la requisitoria de formalidades del sistema educativo; fueron flexibles para que yo pudiera hacerme de mis derechos.

Pero en mi conciencia mi derecho no era mío, es el derecho de todas las congéneres que actualmente están a mi alrededor y no sólo en el sistema educativo dónde al menos tenemos esta ley que nos ampara; muchas de mis congéneres no disponen de ninguna herramienta jurídica que defienda su situación laboral en el marco de la Violencia de Género, o si la tienen no lo saben.

Por eso cuento esta historia y por eso celebro y destaco que la Sra. Viceministra del Ministerio de las Mujeres y Diversidades de la Pcia de Buenos Aires Flavia Delmas me ha atendido simplemente por WathsApp con una celeridad y calidez desconocidas para mí en el ámbito de la función pública provincial y nacional.
Debo decir que, si no fuera por el área de Género de la gestión anterior y del Ministerio de las Mujeres de la Pcia que tenemos hoy, yo no hubiese contado con interlocutorxs válidxs para salir airosa de esta travesía.

Porque cada mujer en situación de violencia es un caso único, que si bien se enmarca en un conjunto de características que definen y encuadran la problemática, siempre indefectiblemente es obligación del Estado atender a las singularidades que producen la afectación de derechos.

No todas necesitamos esta licencia en las mismas instancias del proceso, ni con la misma extensión temporal, es por ello que desde mi experiencia y compromiso por la protección de los alcances jurídicos de esta causa de DDHH, es que destaco y agradezco tanto como informo y me responsabilizo de establecer con mi propia trayectoria de vida este antecedente administrativo.

Entre todEs hemos dado un paso más y muy importante para todas las mujeres en situación de violencia; porque la Violencia de Género no es gratis y así como mi trabajo fue el lugar que me salvó la vida en los tiempos que esta problemática no tenía nombre, hoy mi trabajo, la militancia Feminista, la fuerza sorora de todas las congéneres con las que ampliamos derechos día a día y una sociedad que se va dejando atravesar por la empatía, han hecho posible un nuevo punto de partida, que si bien ocurre en mi vida, no es personal, no es individual, es como todo hecho político el resultado de una acción colectiva.

Guardo la esperanza que este derecho alcance a todas las mujeres trabajadoras de todos los ámbitos.

Mi problema personal es tal vez tu problema político.

Tu problema personal es un problema político.

Será Justicia.

María Laura Razzari
Malala.

Mi problema Personal, tu problema Político

Mi problema Personal, tu problema Político

 

 

Mujeres en Palabras

Admin
Por Admin febrero 16, 2020 19:17
Escribir un comentario

Sin comentarios

No hay comentarios aún!

Todavía no hay comentarios, pero puede ser el primero en comentar este artículo.

Escribir un comentario
Ver comentarios

Escribir un comentario

<

SUSCRIPCIONES

Publicidades

Facebook