Marcela Lagarde y el arduo camino de la ‘A’

Admin
Por Admin diciembre 8, 2015 16:16

Es antropóloga, investigadora y feminista, y lleva más de 40 años promoviendo la igualdad de género en América Latina y el mundo.

Marcela Lagarde y el arduo camino de la ‘A’

Marcela Lagarde y el arduo camino de la ‘A’


Por Nerea López
Piensen el nombre de diez escritoras latinoamericanas, no sirve Isabel Allende. ¿Ya las tienen? Es la tarea que la mexicana Marcela Lagarde puso al auditorio que la escuchaba en su reciente visita a Panamá. El objetivo era demostrar que en el siglo XXI la invisibilización del trabajo de las mujeres sigue estando a la orden del día, así como el acoso, la injusticia y la desigualdad.
Lagarde es una de las máximas representantes del feminismo latinoamericano. Entre 2003 y 2006 fue diputada en el Congreso mexicano por el Partido de la Revolución Democrática. Desde ahí promovió penalizar el delito de feminicidio en el Código Penal y la Ley General de Acceso de las Mujeres a Una Vida Libre de Violencia, vigente desde el 2 de febrero de 2007. Ha recorrido el mundo estudiando las diferentes culturas patriarcales, y de sus experiencias han salido numerosos estudios, libros y su tesis doctoral: Los cautiverios de las mujeres. Madresposas, monjas, putas, presas y locas.
PerroVerde tuvo la suerte de estar con ella una hora. Suerte porque más tarde supimos que el resto de medios de comunicación tan sólo tuvieron unos 15 minutos para platicar, como diría ella. La culpa no es suya, sino de su agenda de conferencias. Pero, a pesar de ello, Marcela Lagarde no es una de esas famosas que mira desesperada el reloj con gesto de ‘que pase el siguiente’. No. A Lagarde le gusta hablar.
REDUCIDA-IMG_0030
PerroVerde: Marcela, ¿cuándo fue la primera vez que recuerdas sentir el machismo?
Marcela Lagarde: Tal vez entre mis hermanos menores cuando uno de ellos le pegaba al otro, siempre lo tenía amenazado y eso me caló muy fuerte. Luego vi otras formas de machismo pero no sabía que lo eran, yo solo anhelaba justicia.
PV: O sea que el machismo no es algo sólo de hombres contra mujeres ¿no?
ML: De ninguna manera. Es una actitud universal de competencia y violencia entre hombres. Esa es la primera definición de machismo y de lo que es un orden patriarcal. Los hombres tienen que ir incorporando formas, conductas y lenguajes machistas para ser aceptados por el grupo. Dice Kate Millett, la gran feminista estadounidense, que el patriarcado abarca varias formas de dominación: de los hombres sobre otros hombres que tienen menos poder y, además, sobre todas las mujeres.
PV: ¿Cuántos hombres feministas conoces?
ML: A varios, porque me muevo en un ambiente pro feminista tanto en la academia como en la política y en el activismo. Y ahí he sido proselitista, he sido formadora de hombres feministas que han estudiado conmigo Teoría política feminista, Filosofía feminista, Historia de los feminismos… Pero los cuento todavía con los dedos de las manos. Sé que hay más. Pero no todos dirían ‘soy feminista’, dirían ‘soy pro feminista’.
PV: ¿Qué hacemos con el lenguaje? ¿Ponemos la barrita, la arroba o inventamos nuevos términos?
ML: Pues mira todo eso ya es parte de la reforma crítica del lenguaje patriarcal. A veces hemos optado por una cosa, a veces por otra, pero lo importante es la conciencia de que nuestro idioma tiene géneros y de que se masculinizó con la preponderancia pública de los hombres en la primera parte del último siglo. Pero llegamos las feministas críticas y nos dimos cuenta de eso. Y parte de lo que hemos hecho ha sido reformar nuestra propia manera de hablar y de escribir, que significa de pensar, de sentir, de tener una visión del mundo y de la vida, de visibilizar a las mujeres, de valorarlas sin que tengan que pasar por lo masculino para ser. Las primeras médicas se llamaban médicos y lo decían con mucho orgullo porque lo valorado era lo masculino. En inglés es diferente porque los géneros no se diferencian con la ‘a’, y por eso hablamos del arduo camino de la ‘a’ como símbolo de la dificultad de las mujeres para ser aceptadas y visibilizadas.
MG_7755PV: ¿Cuál es la diferencia entre igualdad y equidad?
ML: Son conceptos distintos. Igualdades hay varias, ante la ley, por ejemplo, que quiere decir que la ley nos trate igual a mujeres y hombres. O la igualdad de oportunidades, que es acceder a las mismas opciones sin discriminación. La equidad quiere decir que se haga justicia, que es el concepto añadido a todas las igualdades posibles. Por ejemplo, 50% y 50% para acceder a puestos de representación popular. Hay personas muy conservadoras que están dispuestas a aceptar algunas medidas de equidad como ésta, pero nunca la igualdad. No creen que mujeres y hombres podamos ser iguales. Para ellos y ellas, las mujeres deben estar tuteladas por los hombres, y creen que ellos son mucho mejores para dirigir todo tipo de instituciones. Piensan que puede haber equidad, que haya alguna mujer en algún consejo de empresa, pero nunca ser ella la que lo presida. Esa es la diferencia entre promover la equidad sin igualdad o la igualdad con equidad, que es lo que persigue el feminismo.
PV: ¿Cuál es el camino del feminismo en una sociedad fiel a una institución tan machista como es la Iglesia?
ML: Pues el que hemos seguido hasta ahora. Hemos promovido una crítica a los estados confesionales, entre otras razones porque es donde las mujeres tenemos menos derechos, sobre todo sexuales y reproductivos, que para nosotras son clave porque parte de nuestra autonomía y de nuestra libertad está en poder decidir sobre nuestra sexualidad y maternidad. Pero también hay que pensar que no todos y todas las creyentes están a favor de la Iglesia. Muchísimos van por libre. Y en América Latina hay organizaciones feministas católicas como Católicas por el derecho a decidir, que son unas colegas maravillosas, que han hecho una relectura a su religión, una crítica al androcentrismo religioso.
PV: ¿Qué opinan las teólogas feministas sobre el anuncio del Papa de perdonar a las mujeres que aborten y se arrepientan?
ML: Les parece bien, desde luego no son ultras. Están a favor de todos esos pequeños aparentes cambios, que son muy significativos. Que el Papa perdone el aborto es extraordinario porque ha sido parte de la construcción del pecado en las mujeres, y la culpa parte de la cosificación sexual corporal y mental de las mujeres.
PV: En Panamá ha habido mucha polémica con la mal llamada Ley Antipiropo. Y parte del problema es que parece que hay mujeres a las que les gusta el acoso callejero.
ML: ¡Uf! Eso pasa en toda América Latina, donde hay estereotipos y se valora a las mujeres de acuerdo con cánones de belleza que compiten con el desempeño laboral y educativo. Las latinoamericanas hemos hecho un híbrido entre la belleza y los méritos. Y ahí nos ves corriendo con unos tacones de este tamaño en ciudades con pavimentos llenos de hoyos donde te puedes romper los pies para llegar a una reunión en la que probablemente eres la encargada de género, y no te has dado cuenta de que vives esa construcción sexual y estética que te pone en riesgo y hace que no se te valore por tu condición humana sino por esos añadidos tan costosos para la vida de las mujeres. ¿Qué hacemos? Tratar de evidenciarlo.
PV: ¿Cómo visibilizamos lo que somos y lo que hacemos las mujeres?
ML: Hay que nombrar y pagar el trabajo. Las mujeres somos convocadas constantemente a trabajar de forma voluntaria, hacemos horas extra, cuidamos familiares, regalamos parte de nuestro tiempo a la sociedad. ¿Quién sabría decirme diez nombres de escritoras latinoamericanas? ¿Y cinco fotógrafas premiadas a nivel mundial? ¿Los últimos Nobel de mujeres en la medicina? ¿Una mujer premio Príncipe de Asturias a la ciencia? ¿Cinco mujeres científicas en la Universidad de Panamá? ¿Quiénes son las mujeres populares que hacen el mejor bordado? ¿Cómo se llama la que hace la mejor medicina tradicional? ¿Y el mejor mole del pueblo? Hay que nombrar a esas mujeres que hacen trabajos invisibles y sus recetas se las llevan los chefs y reciben estrellas Michelin.
 
 
 
Fuente: Revista PerroVerde
 
 
 

Admin
Por Admin diciembre 8, 2015 16:16
Escribir un comentario

Sin comentarios

No hay comentarios aún!

Todavía no hay comentarios, pero puede ser el primero en comentar este artículo.

Escribir un comentario
Ver comentarios

Escribir un comentario

<

SUSCRIPCIONES

Publicidades

Facebook