imagen destacada

En el país la primera se redujo de 10,8 a 10,6 decesos de bebés cada mil nacidos vivos, y la segunda trepó de 3,2 a 3,7. Córdoba está en esos parámetros.

La tasa de mortalidad infantil bajó y la materna subió
La tasa de mortalidad infantil bajó y la materna subió

Por Marcela Fernández
Por séptimo año consecutivo se redujo en la Argentina la tasa de mortalidad infantil, al decrecer de 10,8 a 10,6 los decesos de bebés cada mil nacidos vivos. La baja se produjo entre 2013 y 2014, según surge de las últimas “Estadísticas vitales” publicadas por el Ministerio de Salud de la Nación en febrero pasado.
En cambio, aumentó la tasa de mortalidad materna, que venía en descenso en los últimos cuatro años, y que ahora registró un incremento, al pasar de 3,2 a 3,7 en el mismo período.
Tasas en los ultimos años
Ambos indicadores se consideran clave para evaluar la situación sociosanitaria de una población, ya que reflejan tanto las condiciones de vida y desarrollo de una sociedad, como la eficiencia del sistema de salud a nivel preventivo y asistencial. Por esa razón están incluidos en los Objetivos del Milenio de Naciones Unidas, que el país aún no alcanza.
La tasa de mortalidad infantil registra las muertes de niños menores de 12 meses ocurridas en un año, cada mil nacidos vivos en ese período.
La materna, mientras tanto, refleja el riesgo de morir de las mujeres durante la gestación, el nacimiento y el puerperio, hasta 42 días después del nacimiento. La tasa registra los fallecimientos por causas maternas en un año cada 10 mil nacidos vivos, y no incluye los fallecimientos por causas externas (accidentes o violencia de género).
Si se consideran los números absolutos, a pesar de la reducción de la tasa de mortalidad infantil, en 2014 murieron 28 bebés más que en 2013, ya que los fallecimientos pasaron de 8.174 a 8.202. Esto se explica por el aumento interanual de los nacimientos, que se incrementaron de 754.603 a 777.012.
Las muertes maternas, a su vez, fueron 45 más que el año anterior, al pasar de 245 a 290.
Para Ricardo Rizzi, director de la maestría en Salud Sexual y Reproductiva de la UNC, y ex titular de obstetricia en la Facultad de Ciencias Médicas, “en el país hubo en los últimos años una mejora de los indicadores vinculada con distintas acciones, como las mejoras en la vacunación y el programa de salud reproductiva, pero estos números muestran que eso se planchó”.
“Lo que pasa –advirtió– es que reducir las tasas de mortalidad infantil y materna requiere acciones permanentes y con la visión puesta en el futuro. Y apenas las acciones se detienen, se refleja en los indicadores”, dijo.
 

En Córdoba
La provincia de Córdoba, mientras tanto, registra las mismas tendencias que los indicadores nacionales, y ambas tasas se ubican por debajo de la media nacional.
Así, según los datos oficiales, la tasa de mortalidad infantil descendió de 9,6 a 8,9; en tanto que la mortalidad materna trepó de 2,3 a 3,2 entre 2013 y 2014.
En Córdoba murieron en 2014 529 niños de menos de 1 año, 11 menos que el año anterior, cuando los decesos de bebés fueron 540. Las muertes maternas, a su vez, fueron 19, seis más que en 2013, cuando llegaron a 13.
En el contexto nacional, a su vez, la provincia ocupa en mortalidad infantil el sexto lugar entre las 24 jurisdicciones, pero se posiciona en el pelotón de cola en mortalidad materna, al quedar en el puesto 13.
Desigualdades
Para Rizzi, las tasas nacionales dadas a conocer este año “son altas para Argentina, en función del gasto en salud y de la calidad de atención”. Y advirtió sobre las desigualdades existentes entre las provincias, “algunas con muy buenas tasas y otras con cifras inaceptables”.
Y es que, como ocurre todos los años, tanto en lo que hace a las muertes infantiles como maternas, se advierten diferencias significativas entre las distintas jurisdicciones del país, con sostenidas inequidades que se soslayan en los promedios.
Así, mientras La Pampa y Tierra del Fuego no tuvieron muertes maternas en 2014, en La Rioja –con el peor indicador– murieron 16 madres cada 10 mil nacidos vivos, y en Formosa 10. Además, sólo ocho de las 24 provincias mejoraron la tasa con respecto al año anterior.
En muertes infantiles, el mejor indicador del país también es para La Pampa, con 6,8, casi cuatro puntos por debajo de la media nacional, y el peor es el de Corrientes, que asciende a 15,9 fallecimientos de bebés cada 10 mil nacimientos. Detrás, y también muy por debajo del promedio, se ubican Formosa (14,2) y La Rioja (13,4).
El desempeño de La Pampa, según el experto, se vincula con que esa provincia sostiene desde hace años políticas de avanzada en materia sanitaria, que no se interrumpen con los vaivenes políticos, aunque también subrayó el peso que tienen en ambos indicadores las condiciones socioeconómicas de la población.
Por qué mueren
En la Argentina, la causa principal de muertes de bebés son las afecciones perinatales, que provocan la mitad de todos los decesos (50,4 por ciento), y entre ellas, las más importantes son la prematurez y el bajo peso al nacer, seguidas de la dificultad respiratoria del recién nacido y la sepsis bacteriana.
En en segundo término aparecen las malformaciones congénitas (28,5 por ciento del total de las muertes), con el mayor peso de las malformaciones cardíacas.
La prematurez es un componente “duro” de la tasa, según explicó Rizzi, “difícil de bajar incluso en los países más desarrollados y con mejores indicadores, porque si bien algunas causas pueden ser prevenidas, otras aún se desconocen”.
Además, según los datos nacionales, el 59 por ciento de las muertes neonatales (hasta los 28 días) son reducibles, porcentaje que trepa al 69,3 por ciento en las muertes posneonatales, es decir las ocurridas entre los 29 días y el año de vida.
En otros países
Mortalidad infantil. Cuba 4,2; Canadá, 4,8; Chile, 7,4; Uruguay, 8,8; Brasil, 14,6; Haití, 59. Los datos provienen de la Organización Panamericana de la Salud (OPS/OMS) para 2013. La tasa registra las muertes de menores de 12 meses en un año cada mil nacidos vivos.
Mortalidad materna. De acuerdo con las Naciones Unidas, los cinco países con razón de mortalidad materna más baja de las Américas son Canadá, 1,1; Uruguay, 1,4; Chile, 2,2; Estados Unido, 2,8 y Bahamas 3,7. Otros ejemplos son Brasil, con 6,9; Ecuador con 8,7; y Haití, con 38. La tasa registra las muertes en el embarazo o puerperio cada 10 mil nacidos vivos.
 
 
 
Fuente: La Voz

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *