La «maquinita para la cara»: ¿por qué es una estafa?

Admin
Por Admin mayo 20, 2020 10:52

La «maquinita para la cara»: ¿por qué es una estafa?

Este producto de belleza promete embellecer tu piel a un precio carísimo pero volverte jefa de hogar. Otra vez pirámides fraudulentas se cobran víctimas en nombre del empoderamiento. En esta nota tres especialistas lo explican todo.

Desde hace ya varias semanas un producto de belleza que casi por obra de magia deja la piel tersa, suave y fresca da vueltas en las redes sociales. Muchas influencers conocidas lo promocionan como un milagro dermatológico y es, en realidad, simplemente una estafa.

Esta máquina para la piel cuesta al rededor de 21 mil pesos pero la misma y exacta máquina de otra marca en alguna página china de compras de pavadinas sale entre 5 y 11 dólares. Entonces, ¿cuál es la diferencia entre una y otra? ¿Por qué es una estafa? ¿Por qué muchas influencers, modelos y periodistas la recomiendan? 

La verdad es que lo que se vende, no es sólo este producto que es un producto random muy barato que te lo cobran muy caro, sino que además te proponen una especie de emprendeduría y negocio en el cual, vos como lider, en tanto y en cuanto consigas a muchas clientas, te vas a llenar de plata.

No vendés solo la máquina milagrosa, te volvés una mujer emprendedora y empoderada. ¿Nos suena de algún lado? ¿Tal vez se nos viene a la cabeza las famosas telarinas de la abundancia? Bueno, claro. Sí. Es más o menos lo mismo.

Pero para entender un poco más por qué es un negocio fraudulento y por qué somos las mujeres las que caemos en él, Filo.News habló con les economistas Gonzalo FinlezCandelaria Botto y con la cosmetóloga y generadora de contenido en redes, Daniela López.

Modernos espejitos de colores

«Es una estafa porque el producto no importa, lo que importa es revenderlo, crear equipos de trabajo, nunca una revendedora habla de las características de las cremas, por ejemplo, de los ingredientes y beneficios, ni tampoco de por qué la maquina es diferente a las miles de maquinas que hay en el resto del mundo y salen un décimo de lo que cuesta la máquina», sostiene la especialista Daniela López.

Daniela denuncia hace muchos meses desde sus redes sociales a la empresa y a su mecanismo perverso de venta. «Es muy horrible ver cómo miles de mujeres se endeudan creyendo que con la venta de este producto van a progresar, es muy doloroso», agrega angustiada.

«Este caso es uno de los tantos pertenecientes a una variación de la estafa piramidal, conocida como marketing multinivel. Para que el esquema funcione, es necesario que ingresen nuevos participantes continuamente. Lo que distingue este tipo de esquemas de, por ejemplo, un telar de la abundancia, es que existen productos que se comercializan. Sin embargo, la existencia de productos tangibles es sólo una ilusión, ya que lo único que vuelve rentable al ‘negocio’ es la captación de nuevas víctimas», explica el economista Finlez.

Cuando la trampa tiene nombre de mujer

¿Pero por qué caemos nosotras? Si bien las estafas priamidales no distinguen de género, de un tiempo a esta parte muchas de ellas utilizan de forma siniestra discursos de los feminismos para atrapar a sus víctimas. El empoderamiento, la superación, la independencia son algunas de las características que vas a conseguir si lográs vender muchas de estas maquinitas costosísimas.

Este producto está principalmente enfocado a las mujeres ya que la el cuidado de la piel es un sayo que, culturalmente, nos cabe desde hace décadas. El mercado de la belleza tiene género y son cientos de víctimas y victimarias las que hoy están interpeladas y, sobre todo, endeudadas, con este tipo de engaños.

«El tema es que nosotras tenemos menos oportunidades en el mercado laboral, tasa de desempleo y grados de informalidad más altos y encima además ganamos menos. Entonces al tener menos oportunidades en la economía formal, cuando aparecen estas promesas vacías, ante una falta de oportunidades se puede entender que se caiga más fácilmente», agrega Botto.

Es que claro, ganamos menos, resolvemos muchísimas más tareas en el hogar que los varones (el 76% para ser más exacta) ergo, tenemos menos tiempo y menos oportunidades a la hora de independizarnos económicamente, cómo no va a sonar tentador.

«Te dicen que podés ser tu propia jefa, que no tenes que depender de tu marido, que podes ser quien tenga el ingreso mayor en la casa, te empoderás, muchas veces las que están en los grupos y son ‘las jefas’, muestran sus vacaciones en el caribe, diciendo que vos podés llegar a eso», cuenta López.

¿Mi ídola, estafadora?

Una de las razones por las cuales este producto funciona es porque tiene de portavoces a mujeres influyentes de todo el mundo. En nuestro país, modelos, actrices e instagramers con más de 5 millones de seguidores y seguidores, lo promocionan.

«A mi me ofrecieron hacerlo y me negué, pero creo que es porque el margen de ganancia es muy amplio, al igual que el telar, en este caso, si vos tenes una cuenta con 6 millones de seguidores, con que te compre el 1% una maquina que en el mercado sale 5 dolares, el margen de ganancia es espectacular», explica la cosmetóloga y agrega categórica: «Pero si sos influencer no caes en esto, sos cómplice de esto, porque toma cinco minutos de investigación en Google darte cuenta de que la ganancia es a costa de la pérdida de otras personas».

Lo cierto, además, es que no es un momento cualquiera. La pandemia por el coronavirus tiene en pausa al mundo entero y la crisis económica que eso genera y generará, hace que la desesperación por un ingreso extra sea enorme.

«Estadísticamente, todo lo que es una estafa piramidal, florece en momentos de crisis. En cuando la gente no sabe que hacer para generar dinero y si me lo están recomendando influencers con millones de seguidores, actrices, gente conocida, obvio que no me van a querer cagar, es imposible que sea una estafa. Una mira a una influencer como un modelo, esa combinación para mi es letal», sostiene López.

«Las personas que cuentan su experiencia denuncian que nunca pudieron recuperar su inversión inicial. Es decir, los y las ‘gerentes’ que ocupan la parte superior de la pirámide generan ingresos a costa del dinero que aportan las víctimas», agrega el economista haciendo referencia a la complicidad de personas influyentes respecto a la estafa.

«Me rompe el corazón ver chicas que me escriben todas las semanas para decirme que se endeudaron para poder comprar las maquinas. Y sobre todo me rompe el corazón ver que la mayoría son mujeres», finaliza López.

 

Fuente: Filonews

Admin
Por Admin mayo 20, 2020 10:52
Escribir un comentario

Sin comentarios

No hay comentarios aún!

Todavía no hay comentarios, pero puede ser el primero en comentar este artículo.

Escribir un comentario
Ver comentarios

Escribir un comentario

<

SUSCRIPCIONES

Publicidades

Facebook