“Hay una infiltración del patriarcado en la victimización de niños, niñas y adolescentes”

Admin
Por Admin julio 16, 2015 13:01

Unicef y el equipo del programa Las Víctimas Contra Las Violencias

“Hay una infiltración del patriarcado en la victimización
de niños, niñas y adolescentes”

PorFlorencia Alamos[1] para Diario Digital Femenino

Unicef y el equipo del programa Las Víctimas Contra Las Violencias

Unicef y el equipo del programa Las Víctimas Contra Las Violencias


Unicef y el equipo del programa Las Víctimas Contra Las Violencias realizaron un análisis de datos tras investigaciones sobre violencia a niños, niñas, adolescentes y mujeres, en el que manifestaron que el 88 por ciento de los agresores son varones y señalaron el peso del patriarcado en las asimetrías encontradas en función del género y la edad de las víctimas.
Los objetivos del Programa son varios pero el sociólogo Kevin Wierzbinsky, uno de los que presentó el análisis de los datos los resumió en algo puntual: “Intentamos que las personas puedan interpelar al Estado, y reclamarle por la restitución de los derechos que están siendo vulnerados”.
Las Víctimas Contra Las Violencias depende del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos y se propuso desde sus inicios en el año 2006 acompañar -con profesionales en terreno agrupados en Brigadas- a las víctimas de violencia mediante la línea gratuita 137 que atiende las 24 horas todo el año, razón por la cual Unicef decidió “asociarse” para determinar el panorama actual en cuanto a la violencia contra niños, niñas, adolescentes y mujeres.
En la presentación realizada este miércoles, Wierzbinsky junto a  la socióloga Johana Goldwaser Yankelevich, y la especialista en Protección de Unicef, Manuela Thourte, explicaron los alcances y conclusiones a las que arribaron tras la investigación efectuada en los últimos años del Programa, tomando el período 2009-2013.
 
 
Unicef y el equipo del programa Las Víctimas Contra Las Violencias

Unicef y el equipo del programa Las Víctimas Contra Las Violencias


En ese lapso, se produjeron “un total de 12.426 intervenciones a través del equipo móvil del Programa donde 16.783 fueron víctimas atendidas en terreno, de las cuales, 9.727 correspondían a niños, niñas o adolescentes”. De esas 9.727 víctimas de 0 a 18 años, el 52 por ciento fue femenino y el 48, masculino. Los especialistas coincidieron en que si bien estas cifras tuvieron una aparente equidad de porcentajes, surgieron  dudas sobre la administración de la violencia según el género de las víctimas.
“La equidad de porcentajes nos llamó la atención. Nos despertó la intriga de que pasaba en un sistema donde sabemos que es patriarcal”, advirtió Goldwaser y se preguntó: “¿Existe una administración especifica según el género de las víctimas de violencias en el ámbito familiar?; ¿Será cierto que en el ejercicio de las violencias en menores de 18 años el género de la misma no es un indicador determinante que incide en este tipo de acción?”.
A partir de esas preguntas a la estadística, los sociólogos indagaron en los datos y evidenciaron que los niños, niñas y adolescentes son agredidxs y vulneralizadxs de manera diferenciada en función de su edad y género. “Hay una victimización diferencial: a las niñas se las victimiza en cualquier franja etaria, a diferencia de los niños que suelen ser victimizados de 0 a 5 años».
Por otro lado, cuando decidieron clasificar el tipo de violencia según el género, el informe indicó que dentro de la violencia emocional no hay casi diferencias entre niños y niñas, y que frente a la violencia física y económica hay mayores diferencias de género siendo las niñas y las adolescentes las más agredidas.
Pero en cuanto a la violencia sexual, esta afecta 4 veces más a las niñas y adolescentes que a sus pares de género masculino. La violencia sexual, que engloba manoseos, acoso, violaciones, abusos sexuales, refleja una clara asimetría del género femenino respecto del masculino.
«En el total de víctimas atendidas, el 88 por ciento de los agresores son varones, es decir que hay una infiltración del patriarcado en la victimización de los niños, niñas y adolescentes, y detectamos que esos agresores producen –ningún niño nace víctima- un promedio de dos víctimas de violencia», destacó Goldwaser.
Por su parte, la representante de Unicef explicó la necesidad de que todos lxs actores de la sociedad, principalmente los sectores de educación y salud -que muchas veces son los primeros que detectan los casos de violencia- se comprometan y realicen las denuncias frente a los organismos de protección y destacó la importancia de avanzar “en la visibilización” de esta problemática.
En cuanto a las mujeres, el informe advirtió “una profundización de las diferencias de género, multiplicándose el caso de victimas de género femenino en relación al masculino sobre la mujeres de 19 a 29 años”, siendo la violencia física en esta franja etaria la que más afecta a las mujeres.
“Hay una direccionalidad reiterada siempre cuando hablamos de violencia de los más fuertes a los más débiles, y en esta sociedad patriarcal quien detenta el poder es el hombre, por eso vemos es que el 88 por ciento de los casos, los agresores son masculinos y lo que vemos constantemente es que las víctimas son mujeres, niñas y adolescentes”, reflexionó en ese sentido Wierzbinsky.
En el periodo analizado se contabilizaron 2.152 casos de mujeres afectadas físicamente, de las cuales sus parejas resultaron ser los agresores, comenzando las a partir de los primeros años de la adolescencia entre los 11 a los 15 años.
En relación a ello, Diario Digital Femenino le consultó a Wierzbinsky sobre el impacto de la marcha #niunamenos realizada el pasado 3 de junio en todo el país en las llamadas al 137: “De abril de 2015 a junio de 2015 aumentó un 9 por ciento la cantidad de llamadas, mientras que de junio de 2014 a junio de 2015 se incrementó en un 20 por ciento la cantidad de llamados a la línea”, comentó.
Según el profesional, es muy reciente para analizar los alcances pero observa que hubo un aumento cuando se empezaron a instalar “los recursos disponibles para enfrentar la problemática, sobre todo a partir de mayo cuando se empezó a notar ese cambio en la cantidad de llamados específicamente en los casos de violencia de género”.
Las Victimas Contra las Violencias, coordinado desde su inicio por la doctora Eva Giberti, tiene como finalidad poner en conocimiento de la víctima sus derechos para exigirle al Estado el respeto por los mismos y la sanción a quienes hayan agredido
Se trata de un programa de vanguardia en la región, -quedó entre los finalistas del Concurso de iniciativas para promover la igualdad de género en América Latina, organizado por el Banco Mundial-  y continua siéndolo en Argentina por intentar empoderar a las víctimas.
Los equipos y brigadas que lo componen intentaron modificaciones desde el interior de las instituciones, así la Policía Federal debió capacitarse para acompañar las tareas y también las instituciones educativas recibieron capacitaciones. Sin embargo, aún no llega a todo el país e interviene exclusivamente en Ciudad de Buenos Aires, en Resistencia, Chaco, y en Misiones.
 Sus integrantes se esperanzan en que pueda ampliarse a nivel nacional, pero fundamentalmente esperan que los resultados hasta ahora puedan contribuir a visibilizar la violencia en la población infantil y en las mujeres, y que el Programa pueda ser instalado en la agenda pública para dotar de herramientas a quienes hoy padecen distintos tipos de violencias.



[1] Periodista especializada en Derechos Humanos
Integrante de la RIPVG-Arg
@floralamos
 
Admin
Por Admin julio 16, 2015 13:01
Escribir un comentario

Sin comentarios

No hay comentarios aún!

Todavía no hay comentarios, pero puede ser el primero en comentar este artículo.

Escribir un comentario
Ver comentarios

Escribir un comentario

<

SUSCRIPCIONES

Publicidades

 

Facebook