imagen destacada

Grooming – Gustavo Sain

El director Nacional de Ciberseguridad, Gustavo Sain, brindó un panorama de las acciones que se realizan desde el Estado para combatir el grooming a nivel nacional. En diálogo con Diario Digital Femenino, explicó que “existen diferentes iniciativas llevadas adelante por organismos públicos nacionales, provinciales o municipales en términos de campañas de concientización basadas en recomendaciones tanto para padres y madres como para niños, niñas y adolescentes en relación a este delito”.

Grooming - Gustavo Sain
Grooming – Gustavo Sain

En ese sentido, remarcó que “de los delitos de tipo informático, el tema del acoso sexual en línea es el que concentra la mayor cantidad de recursos a nivel gubernamental por dos motivos: porque afecta a una población vulnerable como son los menores de edad; y por el tipo de delito ante la posibilidad de un abuso de tipo sexual en el mundo físico ante un eventual encuentro personal entre el groomer y la víctima”.

“El delito informático que le sigue en orden de importancia es la tenencia, producción y distribución de imágenes de abuso sexual infantil, todo el material multimedia mal llamado ‘pornografía infantil’, ya que no existe un género pornográfico abocado al consumo de ese tipo de material”, indicó.

– ¿Con qué herramientas legales contamos y cuáles al alcance de las familias?

– Tras la sanción en el año 2008 de la Ley Nº 26.388 se incorporó en el código penal de la Nación como artículo 128 la producción y distribución de imágenes de abuso y explotación sexual de menores de edad por medios digitales, tanto como el acceso a los mismos. En 2018 se incorporó la tenencia de este material también como punible. Cinco años después se incorporó como artículo 131 que refiere al grooming, aunque con bastantes vacíos legales. El artículo establece penas que van de 4 meses a 6 años a quienes “por medio de comunicaciones electrónicas, telecomunicaciones o cualquier otra tecnología de transmisión de datos, contactare a una persona menor de edad con el propósito de cometer cualquier delito contra la integridad sexual”.

En primer lugar señala como sujeto del delito –el acosador– a cualquier persona, sin requerir mayoría de edad. En segundo lugar, no se establece la edad de madurez sexual de la víctima como poseen otros delitos contra la integridad sexual contemplados en el Código Penal. Por último, el artículo 131 presenta dificultades en cuanto a proporcionalidad de las penas, sea que el acoso virtual se ejerza como acto preparatorio para la consumación de un abuso, tanto así como para la producción, distribución de imágenes o representaciones de menores en línea –conducta penada en el Código con la misma escala que el artículo en cuestión–.

En cuanto a la prevención en el entorno familiar existe un problema cultural propio de la evolución tecnológica de estos últimos 30 años, cuando Internet se hace pública y la PC pasa a ser una herramienta de uso cotidiano en los hogares. La mayoría de los millenials –aquellos nacidos a partir del año 1982- y los centennials -los nativos del nuevo siglo- conocen desde muy pequeños cómo funcionan las tecnologías digitales, pero sus padres no, ya que provienen de los medios masivos de comunicación –la televisión, la radio y los periódicos- donde ocupaban un rol pasivo como usuarios. Los adultos mayores no interactuaban con el medio, para lo cual por una cuestión de base no entienden la lógica de funcionamiento de las nuevas tecnologías, donde los usuarios, además de consumidores, son productores de información en interacción con el medio.

Acá se presenta una brecha digital muy profunda, donde también se ve en las aulas. En este sentido, si bien existen programas de control parental, es decir, software que puede impedir a los niños y niñas a utilizar redes sociales en dispositivos, ingresar a sitios web con contenido pornográfico y bloquear el uso de servicios de mensajería, la herramienta principal sigue siendo el diálogo. En este sentido tanto padres como hijos o hijas pueden complementarse; los primeros informándose acerca de los peligros y amenazadas existentes en línea, cosa que los menores pueden desconocer, y los niños y niñas enseñarles cómo funcionan los servicios y aplicaciones de los dispositivos, ya que existe una falencia por parte de los adultos en ese sentido.

– ¿Se desarrollan políticas públicas o está planificado realizar? En cuanto a capacitación, información, campañas

– Hay que partir de la base que los gobiernos no solo pueden establecer políticas preventivas en la materia únicamente a través de campañas de concientización. Creo que debe haber un esfuerzo para trabajar conjuntamente con las empresas proveedoras de servicio de internet para el desarrollo de entornos web seguros. A veces los gobiernos tienen miedo a trabajar con el sector privado en Internet por miedo a ser tildado de censores. Acá no estamos hablando de nada de eso, al contrario, sino en trabajo conjunto en términos preventivos.

En el mundo físico, el Estado posee el monopolio legítimo del uso de la fuerza a través de las fuerzas de seguridad para el diseño de una política de seguridad ciudadana para el mantenimiento del orden público. En materia de ciberseguridad el contexto es totalmente diferente. En el funcionamiento de los sistemas informáticos e Internet existe una preeminencia del sector privado por sobre el sector público, donde los principales servicios y aplicaciones de la red son brindados por empresas proveedoras de servicio.

Desde la Dirección Nacional de Ciberseguridad presentamos ante las autoridades de la Secretaría de Innovación un Plan Federal de Ciberseguridad con 15 proyectos a desarrollarse en los que incluye la creación de un Programa de Servicios y Aplicaciones Seguros de Internet donde se prevé establecer una sinergia entre el sector público y el sector privado en materia de prevención de ciberseguridad en las plataformas tecnológicas para el trabajo conjunto tanto con empresas proveedoras de servicio y aplicaciones de Internet nacionales como extranjeras.

– ¿Qué opinión te merece el proyecto de Ley que ya tiene media sanción y hará modificaciones en la Ley de Educación?

– Nos resulta importante la incorporación de contenidos pedagógicos vinculados a delitos informáticos en tanto peligros y amenazas en línea en términos de riesgos, tanto así como la formación del personal docente en esta temática. También como parte del Plan Federal de Ciberseguridad tenemos un proyecto llamado “Programa de prevención temprana en ciberseguridad para el uso seguro y responsable de tecnologías informáticas y servicios y aplicaciones de Internet”, que partiendo de la base que en la actualidad los millennials y centennials pasan un mayor tiempo en entornos virtuales que en espacios físicos y la necesidad de informar acerca de los peligros existentes en la web para reducir al mínimo las posibilidades de que vean afectadas su integridad física y sean víctimas de delitos informáticos en el uso de tecnologías digitales desde su formación.

La idea es producir contenidos pedagógicos para programas de estudio de nivel primario y medio sobre el funcionamiento de Internet, su uso responsable, el manejo de información personal y prácticas como el sexting, y riesgos y amenazas en línea como grooming, cyberbullying, ciberacoso, entre otros. El proyecto está a consideración de las autoridades.

Grooming: “La herramienta principal sigue siendo el diálogo”
Grooming: “La herramienta principal sigue siendo el diálogo”

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *