Fuertes críticas de la Casa de la Mujer al fallo de la jueza Rodríguez

Admin
Por Admin julio 13, 2012 12:17

 
 
«¿Qué le pasaría a la jueza si la obligamos a que le practique sexo oral a cualquier transeúnte?». Casa de la Mujer pidió que la jueza se ponga en el lugar de la menor, y que no se sigan fomentando estereotipos. «No podemos hacer responsable a una niña de 13 años que venga un tipo cualquiera y la obligue bajo amenazas a practicarle sexo oral», sostuvieron.

En diálogo con Jornada, Mariana Martín, parte del equipo de trabajo de la Casa de las Mujeres de Puerto Madryn, destacó la indignación y el horror que provocó la noticia en el grupo de mujeres que trabajan a diario en la comunidad de Puerto Madryn.
«En un primer momento nos horrorizamos, tenemos la información que pudimos obtener de la nota del diario, y de los argumentos que pudimos rescatar todos nos parecieron terribles en relación a la posición en que quedan las mujeres y las niñas, todas expuestas a que esta serie de abusos se sigan produciendo y no se ejerza ningún tipo de protección ni justicia con las niñas y los niños en este tipo de casos», sostuvo.
Poco comprensibles
Al respecto esgrimieron sus fundamentos, y destacaron dos puntos que les parecieron alevosos y poco comprensibles. «La jueza dice en el argumento que no lo considera gravemente ultrajante porque un par de cachetadas o palmaditas en la mejilla no significa un gesto de violencia directa ejercida como para obligarla a la niña a que le haga sexo oral al sujeto, y ante eso como mujeres nos preguntamos ¿qué le pasaría a la jueza si le damos unas palmaditas a ella y la obligamos a que le practique sexo oral a cualquier transeúnte?», subrayó enfáticamente Mariana, quien no sale de su asombro.
«Otro argumento terrible es el que decía que esta niña se encontraba en una situación de vulnerabilidad y desamparo materno, y bajo esto las mujeres somos nuevamente responsables de todo lo que le suceda a nuestros niños y niñas, la culpa la tienen las mujeres sólo por el hecho de serlo, por un lado nos parece que ratifica el rol que tenemos socialmente asignado en la sociedad, que somos mujeres, vulnerables, frágiles, tiernas lloronas, y nuestro cuerpo es propiedad del varón», pero por otro lado sostienen que esta cuestión es responsabilidad del Estado que no garantiza el pleno derecho a los ciudadanos en general, y con este tipo de acciones desde la Justicia se refuerzan los estereotipos de violencia en torno al rol de la «mujer vulnerable».
¿Mayor o menor?

En otro de sus argumentos, el fallo hace mención a la edad de la niña «al referirse a la edad justifica e intenta decir que la menor sabía claramente lo que estaba haciendo, eso nos parece terrible, porque bajo ningún punto de vista podemos hacer responsable a una niña de 13 años de que venga un tipo cualquiera y la obligue bajo amenazas a practicarle sexo oral; el tipo debe ser sentenciado, y no por abuso simple», sostuvo Mariana, en nombre de sus compañeras y compañeros de la Casa de la Mujer.
A lo largo de la vida podés no haber expresado nunca, a nadie ni siquiera de confianza que sufriste una situación de abuso, «por eso sensibilizar y poner en debate el tema es esencial para que en situaciones como estas tengamos las herramientas necesarias; este fallo nos lo muestra claramente, ¿por qué una persona obliga a una niña a realizarle sexo oral y no es considerado grave?, por eso lo que nos interesa es que del tema se hable, se ponga sobre la mesa, que se eduque y no que se sigan reproduciendo estereotipos», enfatizó Mariana, quien además sostuvo la necesidad de brindar apoyo para este tipo de situaciones, «es terrible que la justicia no haga nada al respecto, porque es determinante para el desarrollo de la vida, y un abuso es traumático, por eso es necesario trabajar en ese tema, que es un tema serio el cual no puede ser tratado con liviandad», concluyó.
Fuente: Carlos Hughes, periodista. Trelew
Twitter: @CarlosHughestre
Diario Jornada

Obligar a una niña a practicar sexo oral no es gravemente ultrajante según la Cámara Penal

Trelew: el fallo redujo la pena que le habían impuesto al abusador.
Por Liliana Alveal

Esta semana trascendió un nuevo fallo polémico de la Cámara Penal trelewense, donde por mayoría un tribunal bajo la calificación penal a un abusador que años atrás y durante varios meses había sometido a una menor de 13 años para que le practicará sexo oral. Dos de los jueces entendieron que el delito no era gravemente ultrajante y lo condenaron por abuso sexual simple que tiene como pena máxima 4 años de prisión.
El hecho, cuya primera sentencia fue impugnada el 27 de junio de este año, tuvo lugar entre noviembre de 2010 y febrero de 2011 cuando un hombre de unos 50 años de edad sometió sexualmente a una menor de 13 años.
De acuerdo a la denuncia efectuada por la progenitora de la niña y el testimonio de la víctima, tomado mediante Cámara Gessel, el sujeto en reiteradas oportunidades la obligó a la menor a practicarle sexo oral además de manosearla en sus partes íntimas.
Para lograr satisfacer sus deseos sexuales el abusador doblegaba la voluntad de la víctima “no solo ejerciendo la fuerza y violencia, sujetándola y pegándole con la mano en el rostro sino también amenazándola diciéndole que si no accedía a la que él estaba pretendiendo la iba a matar a ella, a su madre y a su hermana”, explicó en su voto uno de los jueces de la Cámara Penal.
La pena

Teniendo en cuenta esta descripción de los acontecimientos el acusado fue sentenciado a 5 años de prisión el 30 de marzo de este año por el Tribunal integrado por los doctores Darío Arguiano, Fabio Monti y Patricia Reyes (Puerto Madryn). Los magistrados por mayoría de votos consideraron al entonces imputado culpable de abuso sexual gravemente ultrajante en la modalidad de delito continuado y, por lo tanto, lo condenaron a la pena de 5 años de prisión de efectivo cumplimiento.
Frente a este fallo adverso el abogado defensor del imputado, doctor Fabián Gabalachis presentó la impugnación de la sentencia invocando como motivo la errónea aplicación de la ley penal, afirmando que la conducta que se le endilga a su asistido concuerda con la figura del abuso sexual simple y no gravemente ultrajante.
Cabe acotar que esta última calificación penal esta contenida en el segundo párrafo del artículo 119 del Código Penal Argentino, en donde se contempla como agravantes del abuso sexual determinadas condiciones vinculadas a una especialmente grave intensidad de afectación.
La mencionada norma establece que “la pena será de cuatro a diez años de reclusión o prisión cuando el abuso, por su duración o circunstancias de su realización, hubiere configurado un sometimiento sexual gravemente ultrajante para la víctima”.
La impugnación
Sin embargo, el pasado 27 de junio el tribunal de impugnación conformado por los doctores Mónica Rodríguez, Florencio Minatta y Guillermo Müller consideraron que los reiterados episodios de abuso a los que había sido sometida la niña no eran gravemente ultrajante y calificaron al delito como abuso sexual simple que posee como pena máxima los 4 años de prisión, es decir, el mínimo de la anterior tipificación penal.
Para arribar a esta conclusión la doctora Mónica Rodríguez, no desechó el testimonio de la menor pero si indicó que hubo solamente amenazas ya que en su opinión “palmear las mejillas para que la niña se fuera del taller no puede asimilarse, en modo alguno, al empleo de la fuerza o violencia como medio para consumar la intromisión sexual indebida”.
Argumentos

Al referirse a los dichos de la menor donde describía como el abusador la obligaba a practicarle sexo oral, la jueza indicó que “no se ha demostrado ningún detalle que muestre una situación denigrante o bochornosa; no se describe que una posible eyaculación de parte del agresor se vincule a este tipo de práctica; no hay vínculo de parentesco; se trata de una menor que durante la mayor parte de los episodios atribuidos contaba ya con 13 años de edad”.
Luego de brindar estas explicaciones la magistrada hace un paréntesis para describir la situación de desprotección, desamparo y vulnerabilidad de la pequeña en su entorno familiar, haciendo hincapié en la desaprensión materna; dejando entrever que era previsible que fuera abusada en un contexto de este tipo.
Sin embargo, esto no justifica en lo absoluto la conducta del abusador que sabiendo las condiciones de la menor aprovecho las mismas para someterla, lo cual en lugar de ser un justificativo sería un agravante.
Finalmente Rodríguez concluye que “si bien el contacto buco-genital no se trata de un acto que determine ‘per se’ la aplicación de la figura agravada”, impugnando, de esta manera, la sentencia anterior.
¿Sin secuelas?

A esta postura adhiere el doctor Florencio Minatta, quien aseguró que los hechos relatados por la menor no son gravemente ultrajantes porque “no se observa de las declaraciones de la víctima o de sus secuelas, que las acciones del condenado la hayan incapacitado o dificultado en demasía su vida sexual normal en el futuro”. No obstante, en el testimonio habla que la niña tiene pesadillas de los golpes y sometimientos que sufrió.
El juez comodorense Guillermo Müller estuvo en desacuerdo con sus pares sosteniendo que “la práctica en sí misma abastece las exigencias de la agravante en cuestión”, para agregar en los párrafos siguientes que “la agravante nuclear aquellos casos extremos en los que la agresión sexual implica la penetración sexual de un instrumento u otra parte del cuerpo que no sea el órgano sexual masculino, o éste último en la boca”.
Múller consideró adecuada la calificación penal impuesta por los jueces Monti y Reyes en el juicio y en minoría voto por ratificar aquella sentencia.
Sin embargo, se hizo lugar a la impugnación presentada por el defensor y los jueces de la Cámara penal dispusieron la realización de un nuevo debate de pena donde el abusador no podría ser sentenciado a una pena mayor a los cuatro años de prisión, aunque con muchas probabilidades de obtener una pena en suspenso.#

 

Admin
Por Admin julio 13, 2012 12:17
Escribir un comentario

Sin comentarios

No hay comentarios aún!

Todavía no hay comentarios, pero puede ser el primero en comentar este artículo.

Escribir un comentario
Ver comentarios

Escribir un comentario

<

Colabora

Publicidades

Facebook