Es con todas y todes: Una batalla por retener el propio nombre de ‘mujer’ sin caer en la transfobia

Admin
Por Admin agosto 2, 2020 10:37

Es con todas y todes: Una batalla por retener el propio nombre de ‘mujer’ sin caer en la transfobia

Es con todas y todes

Editorial de Diario Digital Femenino

“‘Personas menstruantes’. Estoy segura de que solía haber un nombre para estas personas’. Con estas palabras, JK Rowling se lanzó al que probablemente es el debate más febril de la sociedad contemporánea”. Así comienza su artículo titulado: “La palabra ‘mujer’ ya está ocupada”, la profesora de secundaria, Debbie Hayton, quien se autopercibe mujer trans.

Se trata de un debate por retener la autopercepción de “mujer”, sin por ello invisibilizar al resto de las identidades de género o caer en la transfobia. Es preciso destacar que a este sector que sostiene este posicionamiento, y lo defiende, no busca apropiarse de la bandera de lucha de las personas LGBTIQ+, ni de la lucha por la inclusión laboral trans por ejemplo. Sí, por el contrario, busca acompañar esa lucha. “No es necesario ser la causa para acompañarla”. Pero, lo que es inaceptable son las descalificaciones por autodefinirse “mujer”.

No se nos ocurre pensar y de hecho no lo visibilizamos en personas cercanas que la lucha por seguir siendo nombradas “mujer” sea un acto o acción de transfobia. ¿Qué las hay? No lo desconocemos. De inocentes nada.

“Es mi identidad”.

Hayton, en su discusión con lo planteado por la famosa escritora, expresa que para ella se trata de “algo personal. Soy una mujer trans, así que es mi identidad – supuestamente – la que está siendo negada. Sin embargo, también soy una profesora de ciencias de secundaria y sé reconocer el pensamiento mágico cuando lo veo. Las mujeres trans son hombres – yo ciertamente lo soy, ya que soy padre de tres hijos- mientras que las mujeres son mujeres. Las persona hombres no son personas mujeres, y por lo tanto las mujeres trans no son mujeres. Sean cuales sean las emociones que rodean este debate, JK Rowling tiene razón”.

Y agrega: “Cuando hice mi transición ocho años atrás, la posición de Rowling no habría resultado especialmente polémica. Los transexuales – como se nos conocía entonces – cambiábamos nuestros cuerpos para parecernos al sexo opuesto y reintegrarnos en la sociedad haciendo el menor ruido posible. Incluso quienes ocupábamos cargos públicos entendíamos que no era un factor decisivo. ¿Por qué tendría que serlo? Profesoras y profesores hacemos en mismo trabajo, y mi transición no influía en las leyes del movimiento de Newton, ni sobre ningún otro tema sobre los que imparto docencia. Pero me apoyaba en las relaciones de confianza con las personas de mi entorno”.

“Al mismo tiempo otros hombres se encontraban cómodos presentándose a sí mismos de forma feminizada, pero sin cambiar sus cuerpos. Sin embargo nadie pensaba que los travestis – como eran conocidos estos hombres no transformados – fuesen mujeres. Incluyendo los propios travestis”, continúa.

No acordamos del todo con estas expresiones porque no podemos exigir a nadie que se identifique como deseamos o queremos, mejor dicho, que lo haga. Si una mujer trans desea ser identificada como mujer no hay nada para agregar o modificar. Ahora ¿Cuál es el problema que las mujeres quieran seguir siendo nombradas mujeres sin que se las suprima para visibilizar a otras identidades?

Quienes hacemos Diario Digital Femenino estamos en lucha por los derechos humanos de las personas, de todas las personas y en ese sentido no callamos ninguna voz, siempre y cuando no se agreda o descalifique.

“El movimiento feminista es político, no hormonal”, como dice Diana Maffía, y adherimos a esa expresión. La lucha es contra la opresión e invisibilización de todas, todos y todes.

Es con todas y todes: Una batalla por retener el propio nombre de ‘mujer’ sin caer en la transfobia

Es con todas y todes: Una batalla por retener el propio nombre de ‘mujer’ sin caer en la transfobia

Lenguaje y comunicación.

Es cierto que no utilizamos la “e” en nuestra redacción, sí la respetamos cuando alguna persona envía producciones para que repliquemos. También lo es el hecho de que realizamos un ejercicio diario para incluir sin arrobas, “x”, asterisco, barras o “e” en la medida de lo posible.

¿Podemos cuestionar a las mujeres que desean seguir siendo nombradas mujeres o su lucha por no quitar la “a” de las palabras que las nombran? No.

¿Podemos cuestionar el uso de la “e” a quienes se sienten por primera vez incluides en el lenguaje que les nombra y visibiliza? No.

Tomar partido por una u otra posición no está en nuestra militancia con perspectiva de género, por sobre todas las cosas. Por otra parte además de faltar el respeto a los feminismos y sus luchas, estaríamos adhiriendo a una incoherencia que nuestros principios y militancia, a través de la comunicación en este caso, que nuestras convicciones no permiten.

Tampoco es justo que cuando pretendemos poner un límite respecto de estas convicciones surjan chicanas del tipo: “¿Entonces si viene un “pro-vida” le dan lugar a publicar? o ¿Entonces por qué a las reglamentaristas no nos publican nada?

No a la primera y por la segunda, sencillamente porque estamos en contra de todas las formas de opresión, manipulación, sometimiento y violencias contra las mujeres e integrantes del colectivo LGBTIQ+.

Que la tibieza también es un privilegio lo sabemos, pero no sería este el caso, ni de ninguno de los feminismos mencionados.

Admin
Por Admin agosto 2, 2020 10:37
Escribir un comentario

12 Comentarios

  1. Nor agosto 2, 10:58

    Excelente

    Responder a este comentario
  2. Moira Goldenhörn agosto 2, 11:30

    Me encanta! Celebro la valentía entre tanta tibieza oportunista.
    E insisto en dos cuestiones: primero, el punto problemático de la autopercepción : el problema es la «alter»percepción, cómo ven las personas que ven a quien se autopercibe de tal o cual manera. A quienes hemos nacido mujeres no nos priva de la discriminación y la opresión el autopercibirnos hombres e identificarnos como hombres trans. Y ello no es porque seamos «disidencia» sino porque no cambia la materialidad genital, fuente de desigualdad.
    Y por otro lado, si fuera «mujer» una mera categoría lingüística autoperceptiva, ¿por qué tendríamos que dejar de usarla? Por qué suprimirla, por qué aclararla?
    Genial con las mujeres trans, genial con las feminidades travestis hace rato que son compañeras de lucha en un gran frente feminista de feminidades… ¿Por qué hombres gay y personas no binaries se niegan a que nos sigamos llamando mujeres para imponernos ser «cuerpos menstruantes o personas gestantes» productoras de «personas recién nacidas»?

    Responder a este comentario
  3. Veronica agosto 2, 12:25

    Me niego a ser nombrada como persona menstruante, y no como mujer. No quieren salir del binarismo?, bueno salgan, pero no eliminando el concepto de mujer que implica la coincidencia de lo biológico y la adscripción de genero. Respecto del feminismo y su lucha es una lucha de las mujeres, les apoyamos con la identidad de genero, y el matrimonio igualitario, pero ahora quieren mercantilizar el cuerpo de las mujeres y alquilar vientres? Reflexionenlo y bienvenides a apoyarnos en la lucha por el aborto y los derechos de las mujeres.

    Responder a este comentario
  4. Nilda agosto 2, 12:42

    Nilda Amengual La verdad es que es una interpretación caprichosa de cierto feminismo, decir que la E borra a la A. Nunca leí que así fuera el lenguaje no sexista e inclusivo. Hay un sector del feminismo que cree que la categoria -sexo -mujer, puede ser borrada por la incorporación de travestis-transexuales (y el uso de la E).Esta postura considera que sólo las mujeres ( con vagina, hay que explicitarlo) son las «sujetas políticas» de la lucha contra el patriarcado.Así fue en la» primera ola» feminista.Con el paso del tiempo, se incorporaron al movimiento de mujeres otras diversidades : las sexuales,generacionales,las mujeres de los pueblos originarios, las mujeres de América Latina.La opresión de las mujeres no es sólo por el sexo, aunque sea la fundante.Se trata de una convergencia de opresiones: ser mujer y pobre.Ser mujer e india o afrodescendiente.Ser mujer y lesbiana.Ser mujer y transexual.En el siglo XXI el feminismo tiene que incluir todas las diversidades, o ser interseccional e intergeneracional, si quiere ganar la batalla contra el patriarcado.

    Responder a este comentario
    • Susana Guzner agosto 2, 18:13

      Nilda, unas pocas apreciaciones a tu post. Creo que es innecesario explicitar que las mujeres tenemos vagina. Es inherente a nuestro sexo. Cualquier otra variable es contingente, antojadiza y discursiva, amén de quirúrgica. No se trata de biologiscismo (término de caprichosa connotación descalificadora) sino de la materialidad de la naturaleza filogenética de la raza humana. Otra cosilla: ¿Cómo no habrían de incorporarse al feminismo mujeres originarias, jóvenes, obesas, negras, caucásicas, discapacitadas o cualquiera sea su, reitero, naturaleza? El común denominador es su ser mujer y no varones que se “autoperciben” arbitrariamente como tal. Y una más: el lenguaje no sexista no es sinónimo del llamado “inclusivo”. El no sexista es aquel que no oculta, no subordina, no infravalora ni excluye. Por ejemplo, “ciudadano” (masculino obviando el femenino) se remplaza por el incluyente y neutral “ciudadanía”. El “inclusivo”, por contra, no es neutral; es la expresión lingüística del constructivismo queer: “elle”/”nosotres” nos obvia, nos evaporan a las mujeres. Lo cual va mucho más allá de lo que, dices, se trata de “una interpretación caprichosa de cierto feminismo. Y por último: soy lesbiana. Y lo soy porque soy mujer que ama a las mujeres que ama. Bastante nos insultó el Patriarcado hetero tachándonos de “hombres” (por amar a mujeres), como para ahora aceptar que no soy mujer con todas las letras y sexo de mujer porque un Neopatriarcado represor así lo imponga.
      Por lo demás, y como dice el editorial, que cada quien hable como quiera, pero que seamos conscientes de que el lenguaje no es ingenuo ni aséptico: denota la ideología que lo sustenta.

      Responder a este comentario
  5. Florencia agosto 2, 13:28

    Pues no. Creo elegido al azar el texto de una persona que dice ser trans pero nada tiene que ver con el pensamiento de casi la totalidad de nuestra comunidad, me parece totalmente trava odiante replicar una nota donde se sigue estimatizando la identidad travesti bajo denominaciones como » hombres vestidos de mujer» es de un pensamiento conservador, de ultra derecha y eclesiástico. Una pena…
    Y para no hacerlo largo las mujeres trans también son mujeres, lo quieran aceptar o no, lo quieren invisibilizar o no. Existen y resisten.

    Responder a este comentario
    • Admin Autor agosto 2, 13:35

      No, no fue elegido al azar sino una voz trans que opina o piensa distinto. Además dijimos que no acordamos (está en el texto)

      TODAS las voces nos importan y ocupan, nosotras también estamos en proceso permanente y deseamos fuerte que se nos respete.

      Cariños

      Responder a este comentario
    • Moira Goldenhörn agosto 2, 13:54

      Flor, con todo el cariño que sabés tengo por vos y enorme afecto por mis compañeras y amigas travas te pregunto: si es la intención homogénea del colectivo el reconocimiento como «mujer» a secas, en dónde queda entonces la identidad travesti ? Dónde está lo singular de las mujeres trans?
      Pensando en categorías de derecho y en políticas públicas diferenciadas no veo cómo aporta que seamos todas «mujeres» a secas. Estamos peleando un cupo laboral travesti y trans justamente porque somos diferentes. Y las mujeres queremos dejar de ser «cuerpos menstruantes» y «cuerpos gestantes», lugar donde el patriarcapitalismo postqueer nos relegó.
      Lo que rescato de la nota es la necesidad de pararse orgullosamente en la realidad de cada una, une, unx. Las mujeres también sentimos orgullo de serlo, seamos hetero, lesbianas, bi o pansexuales. De un tiempo a esta parte nos están prohibiendo denominarnos así ¿con qué motivos? Eso es lisa, llana e históricamente clásica misoginia. No por históricamente naturalizada podemos dejar de verla.
      Abrazo sororo!

      Responder a este comentario
  6. Moira Goldenhörn agosto 2, 13:59

    Nilda, mepa que hay una confusión muy grande acá. Sobre lo primero que decís, no creo que una cosa excluya la otra. Bien se sabe que yo voy por un feminismo ampliado, no sólo de mujeres cis y travas sino de hombres antipatriarcales tbn. Pero es distinto del movimiento de mujeres, si querés.
    Por otro lado, ambos movimientos necesariamente deben tener un enfoque interseccional y decolonial para ser emancipador.
    Yo uso la e porque la considero inclusiva de todes.

    Responder a este comentario
  7. María Amelia agosto 2, 16:06

    El sujeto político del feminismo son las Mujeres y jamás puede ser transfobia nombrarnos , somos la mitad de la humanidad y JH Rowling tiene razón.

    Responder a este comentario
  8. Manuela agosto 3, 01:04

    Estoy entrando al tema del feminismo y me asombra que se siga hablando de genitalidad. Imaginaba que era una cuestion superada. No entiendo como pueden tomar con tanta simpleza la cuestion genital como si todos entendiesemos de qué estamos hablando. Para ser mujer se necesita solo la vagina? Y de que vagina estamos hablando, la de los libros de biologia? Tiene que haber útero? Se necesitan los dos ovarios o solo con uno alcanza? De busto que taza?
    No entiendo como se pretende restringir la diversidad de lo femenino a la biologia?
    Ni hablar de llamar «lucha» al uso de una vocal!
    Muy sorprendida la verdad con toda esta cuestion tan superficial.

    Responder a este comentario
  9. Dafne Plou agosto 3, 11:14

    Excelente, Lenny. Es fundamental tener estos intercambios y discusiones. Enriquecen al movimiento y nos abren la puerta a la inclusión verdadera.

    Responder a este comentario
Ver comentarios

Escribir un comentario

<

SUSCRIPCIONES

Publicidades

Facebook