imagen destacada

En Polonia, el aborto queda casi totalmente prohibido, al entrar en vigor nuevas restricciones

El gobierno polaco promulgó finalmente la sentencia Del Tribunal Constitucional. Por la cual salvo en el caso de violación o incesto, o bien cuando la vida de la madre corriera peligro de muerte, queda vedada, la interrupción voluntaria del embarazo, en uno de los países católicos más devotos de Europa. En la práctica constituye una prohibición casi total del aborto en el país

Por: Daniel Héctor Saban*

La decisión del alto tribunal había sido tomada en el mes de octubre de 2020, produciéndose a partir de ese momento numerosas manifestaciones masivas contra la medida. El Tribunal Constitucional (TC), declaró la interrupción del embarazo por malformación del feto cómo ilegal, debiendo tenerse presente que el mismo constituía, un 98% de los abortos que se efectúan en el país. La prohibición limita aún más la restrictiva ley, convirtiendo a Polonia en el único Estado de la Unión Europea que retrocede en el acceso legal a la interrupción voluntaria del embarazo en los últimos años.

 

El PiS (partido ultraconservador Ley y Justicia)

De esta forma el TC respondía a una querella presentada hace tres años por un grupo de parlamentarios del partido político Ley y Justicia quienes consideraban el aborto por malformación una forma de eugenesia. Por otro parte sostenían que no respetaba la dignidad humana y, por lo tanto, no podía tener espacio en la Constitución.

Desde 2015, el partido Ley y Justicia gobierna en el país siendo reelegido el año pasado. Su fundador Jaroslaw Kaczynski se ha manifestado en múltiples oportunidades a favor de restringir aún más la interrupción voluntaria del embarazo.

El partido, mantiene un discurso de corte nacionalista, en contra del matrimonio homosexual y del aborto. Según Human Rights Watch, los derechos de la comunidad LGBTIQ+ y los derechos de las mujeres no han recibido financiamiento público en 2019.

La modificación legal, ha vuelto a producir protestas en las calles, con profusas críticas contra el Gobierno de Ley y Justicia (PiS), al considerar que la resolución es contraria al Estado de Derecho. La sentencia había sido emitida el pasado 22 de octubre, y la argumentación fue publicada el último jueves, en la revista de Leyes, un órgano similar a nuestro Boletín Oficial. El Gobierno había demorado la publicación con el fin de calmar los ánimos, tras las manifestaciones producidas en el otoño último .Las protestas fueron masivas y perduraron por varias semanas, en aquel momento, haciendo recordar las que había vivido el país en la década de 1980, cuando el movimiento Solidaridad ayudó a poner fin al régimen comunista.

La ley de Planificación Familiar polaca, de 1993, se ubicaba aun antes de la última modificación entre las más restrictivas del continente. El país solo permitirá el aborto a partir de ahora, únicamente en los casos de violación o incesto o si la vida de la mujer corriera peligro.

 

En Polonia, el aborto queda casi totalmente prohibido, al entrar en vigor nuevas restricciones
En Polonia, el aborto queda casi totalmente prohibido, al entrar en vigor nuevas restricciones

Huelga de Mujeres

Marta Lempart, líder del movimiento Strajk kobiet (Huelga de mujeres), encontró la inspiración para sus marchas de reclamo, en los grupos de protesta surgidos en Bielorrusia que se manifestaron para presionar al presidente Alexander Lukashenko intentando su dimisión.

El anuncio inesperado provocó protestas en todo el país, a pesar de las restricciones por el COVID-19, debiendo tener en cuenta que el Gobierno extendió las restricciones sanitarias hasta el 14 de febrero.

“El gobierno Polaco parece decidido a abolir el Estado de derecho y cualquier apariencia de un sistema de justicia auténtico con pseudo veredictos altamente politizados, la persecución de jueces y fiscales, y la negativa a implementar las sentencias del Tribunal de Justicia de la UE”, advirtió el Partido Popular Europeo (PPE), en la Eurocámara.

Miles de personas marcharon por las calles de Varsovia para protestar por la nueva restricción impuesta a las posibilidades de efectuar las interrupciones a los embarazos. Lempart, es una abogada de 41 años, quien considera que los movimientos polacos y bielorrusos son similares porque son dirigidos por mujeres europeas del este. Había estado involucrada en las llamadas “protestas negras” de Polonia, en las que se reclamó por los derechos del sexo femenino desde 2016.

Con anteojos negros, de montura gruesa y cabello rubio con canas, alienta a pesar de la pandemia a salir a las calles al pueblo para protestar ante las restricciones impuestas por la autoridad gubernamental. Sostiene, la líder que “cree que es una reacción violenta contra la cultura patriarcal, contra los estados patriarcales, contra los estados religiosos fundamentalistas, contra los estados que tratan realmente mal a las mujeres”.

El objetivo de la Huelga de Mujeres es garantizar que las protestas no se paralicen por el miedo a contraer el COVID. A pesar de la pandemia y las prohibiciones de reunión de más de cinco personas, las demandas se han extendido desde entonces en Varsovia y otras ciudades del país. Miles de activistas han desafiado la prohibición para alzar la voz ante un retroceso de sus derechos, único en Europa.

Nutridos grupos de personas se congregaron en Varsovia con bengalas, banderas con los colores del arco iris (emblema del movimiento LGTB). La protesta según algunos medios se inició frente al palacio del Constitucional, llegando a dificultar el tráfico en el centro de la ciudad capital. Luego se dirigieron hacia la sede del partido PiS. Mientras las marchas se replicaban en otras ciudades de Polonia, el ministro de Salud, Adam Niedzielski en declaraciones alertó sosteniendo que las manifestaciones podrían agravar la situación sanitaria respecto al coronavirus.

 

Polonia y el aborto

Según los datos oficiales del Ministerio de Salud, en 2019 se practicaron en Polonia (un país con 38 millones de habitantes), 1.110 abortos legales. De esa cantidad de interrupciones, 1074 (96%) se llevaron a cabo por problemas del feto.

Leah Hotor, directora regional de la ONG Centro de Derechos Reproductivos, con la ley polaca, “se intenta jugar a la política” con la vida de las mujeres. Declaro a Euronews despues del fallo que: “Las leyes que prohíben el aborto, no hacen más que perjudicar la salud y el bienestar de las mujeres, al empujarlas a la clandestinidad u obligarlas a viajar a jurisdicciones extranjeras, en otros países, para acceder a la atención medica”. Se calcula que entre 80.000 y 120.000 mujeres son las que viajan al exterior para abortar. Otras compran pastillas abortivas en forma ilegal.

Según el periódico The New York Times, 14 de los 15 jueces que forman el Tribunal Constitucional, han sido elegidos por el partido del gobierno, por lo que Ley y Justicia, tendría el control sobre sus decisiones. Este hecho pone en riesgo la separación de poderes en el país.

En Europa, solo Andorra, San Marino y Malta tienen un régimen más restrictivo, ya que no se permite el aborto en ninguna hipotesis. Irlanda,donde la interrupción del embarazo era considerada causal de excomunión, tras un referéndum, la población se inclinó por derogar la octava enmienda de la Constitución, que equiparaba el derecho de la madre con el del feto.

Mientras en Argentina las libertades conseguían un logro significativo con la aprobación del IVE en el Congreso, en Polonia se observa un grave paso hacia atrás, al consagrar el giro ultraconservador de sus políticas con la entrada en vigor del fallo del Tribunal Constitucional.

El analista político Adam Traczyk, considera que “probablemente Jaroslaw Kazcynski (actual viceprimer ministro y presidente del PiS), sienta que ahora que es invierno, y la gente tiene miedo de la pandemia, y se dan las mejores circunstancias, para llevar a cabo el proceso de declarar cómo ilegal la interrupción del embarazo por malformación fetal”.

Los antiabortistas, defienden el principio de que el embrión o feto es una vida humana y dan más importancia a esto que al derecho de la mujer a decidir sobre su cuerpo y maternidad. Para los abortistas, durante las primeras semanas el embrión o feto no está lo suficientemente desarrollado para considerarlo persona.

La interrupción del embarazo es aún un tema polémico en algunos países y en ciertos sectores de la sociedad. Polonia ya es uno de los países de la Unión Europea con más restricciones para interrumpir el embarazo.

 

(*) Columnista de Diario Digital Femenino

Diario Digital Femenino

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *