Dora Barrancos en el Primer Congreso Mundial "Violencias", hacia la Infancia y Adolescencia

Admin
Por Admin septiembre 7, 2017 07:20

Dora Barrancos en el Primer Congreso Mundial "Violencias", hacia la Infancia y Adolescencia

En el marco del Primer Congreso Mundial Violencias Hacia la Infancia y Adolescencia, la socióloga, historiadora y educadora Dora Barrancos participó de la mesa “Violencia social y violencia de género”. Citó a Virginia Woolf y habló de la importancia del lenguaje para el cumplimiento de los derechos.
Por Solange Idalgo*
Dora Barrancos ha dedicado su vida a estudiar el feminismo, los movimientos socialistas, anarquistas y la educación como eje en la historia argentina. Para dar comienzo a su exposición, la investigadora del CONICET (Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas), se refirió al libro Tres Guineas, que Virginia Woolf escribió en 1938 donde indaga sobre las dificultades que enfrentan escritoras e intelectuales de la época y el futuro de las mujeres en la educación y la sociedad.
Combinando el género y lo social, tema de enfoque en la mesa, Barrancos habló de la simbología viril construida durante la Segunda Guerra Mundial e instalada gracias a la relación de autoritarismo, cultura de privilegios y poder masculino que fortaleció el sistema patriarcal. “En un momento tremendo para la humanidad en donde esta se revaloriza, mientras que el dominio nazifasista se expande, Virginia Woolf examina el montaje brutal del patriarcado que la exonera, la subyuga y la domina. Esa dominación  patriarcal de la que habla ha polinaturalizado una única visión para su éxito”, introdujo al público del Espacio Cultural de la Biblioteca del Congreso de la Nación que escucha atentamente.
A continuación habló de lo importante que fue desplegar la voz femenina durante ese momento de quiebre para la historia, donde no había espacio para evaluar el rol que cumplía la mujer y citó:“No hemos construido los códigos violentos, no hemos construido las guerras violentas, ni la ley violenta, las mujeres no tenemos nada que ver no seamos cómplices porque nuestra patria es el mundo”, este fragmento, sostuvo, fue el alegato contra la barbarie estructural de la cual surgen las fórmulas modernas de exclusión y apreciación de derechos.
Además se refirió a la violencia en el lenguaje, la niñez y la no utilización del sujeto femenino para la exclusión de derechos y destacó: “Es notable que haya un telón de exclusiones, exoneraciones, absorciones en lo que Cornelius Castoriadis llamó Conjuntismo Identitario, si sos parte del conjunto y la identidad del conjunto la pasas bien pero si estas fuera no, lo notable es que la identidad del conjunto es forzadamente misógina pero las mujeres nos hemos dado cuenta como nos dimos cuenta de las exoneraciones profundas que produce el sistema educativo”.
Al finalizar su disertación realizó un análisis sobre el panorama actual de la niñez y la adolescencia en nuestro país: “Hablar de niñez y adolescencia es todavía hablar de panoramas  de Pro-Socialibilización. Las mujeres nos empeñamos en el pos, pos, pos como si la mayor calificación resolviera la brecha salarial y no es así. En el área de informática científica hay pocas mujeres, pero se las va a encontrar en el posgrado porque ellos están muy ocupados mientras que ellas están pensando en cómo mejorar sus condiciones de posibilidad”.
En dicho análisis, como broche final, examinó las estructuras que rigen los modelos sociales y manifestó que nuestras estructuras y semiológicas son muy violentas, los sistemas de lenguaje son violentos por lo que propuso una semiología de escombro: “Todavía no hay una construcción completamente radical que permita salirnos de los escombros para desterrar el conjuntismo identitario porque no hay posibilidad de dignidades en ningún otro, ninguna otra mujer puede ser la misma que yo y dentro de cada una de nosotras hay muchas mujeres”.
 
 
*Estudiante  2do. año de Periodismo, Instituto del Profesorado Don Bosco

Admin
Por Admin septiembre 7, 2017 07:20

Colabora

Publicidades


Facebook