imagen destacada

Treinta ejercicios producidos en las aulas argentinas

De la participación al protagonismo

Pensar la democracia
Pensar la democracia

Cuando en el 2013 editamos el libro Pensar la democracia. Treinta ejercicios para trabajar en el aula nos interesaba impulsar en la escuela una reflexión sobre la experiencia democrática iniciada en 1983. Aquel libro incluía lo que llamamos el “Ejercicio 31”, un estímulo a que los estudiantes, con el acompañamiento de sus docentes, produjeran trabajos escritos o audiovisuales sobre cómo se vivieron estas tres décadas de democracia en los diferentes rincones del país.

No es casual que esta propuesta del Ministerio de Educación de la Nación, impulsada por el Programa “Educación y Memoria”, haya asumido la forma de una “convocatoria”, porque el acto mismo de convocar implica reconocer que los sentidos de la democracia no están prefijados de antemano y que no hay intérpretes últimos y exclusivos del bien común, sino que éste se construye colectivamente articulando diversas perspectivas para producir juntos nuestros consensos y nuestros disensos.

La figura de “convocatoria” es quizás una de las más adecuadas y coherentes con una concepción democrática de la educación, ya que supone que el conocimiento significativo es el que resulta de aquellas prácticas pedagógicas que asumen tanto la mediación de la institución y del docente como el protagonismo de los adolescentes y jóvenes.

Visita la Biblioteca Virtual de Diario Digital Femenino

Por otro lado, uno de sus objetivos centrales consistía en vincular a la escuela con las experiencias locales del pasado reciente y del presente, ya que estimulaba a investigar, preguntar, indagar sobre qué había pasado en la comunidad durante las últimas décadas, poniendo el foco en las luchas y en los logros, en los avances y en las injusticias.

En síntesis, esta propuesta pedagógica lanzada en el año 2013 y discutida durante todo el año siguiente en las aulas, los encuentros regionales, las presentaciones del libro en las escuelas, los debates de la Red Nacional de Educación y Memoria, tiene como fundamento pensar que solamente hay calidad en los aprendizajes cuando el conocimiento es también reflexión sobre los problemas de nuestra historia, de nuestro presente y de nuestra comunidad.

Por eso la “convocatoria” no fue una mera “invitación”, no alcanzaba con “hacerse presentes” ni se trataba de “hacer la tarea”; demandaba que la participación y el compromiso fueran ejercidos de manera protagónica. Y en este sentido, los treinta trabajos seleccionados muestran la potencia y creatividad que nuestros estudiantes y docentes pueden desplegar cuando se sienten protagonistas.

Los lectores de este libro advertirán la riqueza de los trabajos recibidos. Esta riqueza, en buena medida, está ligada al hecho de que tanto estudiantes como docentes se reconocen sujetos de derecho. A lo largo de estas páginas podemos apreciar a jóvenes con ideas propias, con ánimo de emanciparse. Y no se trata de una emancipación que va en contra de los adultos, sino junto a ellos. Razones como esta nos impulsan a luchar por la inclusión educativa, para que la escuela sea cada día más un lugar para pensar, para compartir, para encontrarse con los otros, para convivir.

Un Estado democrático interviene a través de sus políticas educativas cuando propicia y sostiene las condiciones materiales y simbólicas que hacen posible que el pueblo pueda producir sus propias formas y contenidos políticos. Dicho de otra manera, el estado democrático es aquel que hace una propuesta y al mismo tiempo es capaz de sostener el modo en que el pueblo la resignifica, otorgándole contenidos propios.

Pensar la democracia. Treinta ejercicios producidos en las aulas argentinas expresa la fuerza con la que los y las jóvenes de todo el país imaginan las formas y los contenidos de la democracia, los logros de este ciclo político inédito de 32 años y también sus deudas y conflictos. Lo más importante, es que lo hacen a través de un modo profundamente democrático, es decir, interpretando que la mejor manera de participar es asumiendo el protagonismo… seguir leyendo.

Fuente: EducAr

Seguinos en Instagram @diariodigitalfemenino_

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *