imagen destacada

El domingo 28 de abril a las 16 horas en la sala Gorostiza de la Feria del Libro, la ministra de Mujeres y Diversidad de la provincia de Buenos Aires Estela Díaz, autora y compiladora del libro “¿Por qué odian? Diálogos feministas en tiempos de ultraderechas” presentará la obra colectiva junto a Sandra Russo, María Pía López y Amado Boudou.

El libro, ideado y compilado por Estela Díaz, es una iniciativa que reúne los diálogos feministas convocados desde la Atenea Feminista Popular durante 2023 y el comienzo de 2024. Estela Díaz, que viene de una consecuente trayectoria militante en el feminismo y en el sindicalismo, convoca a una pausa para la reflexión, para la escucha y la construcción de condiciones de posibilidad de lo nuevo. En el primer capítulo, Los feminismos populares hoy, se indagan las relaciones entre las derechas -nuevas o aggiornadas- y la perspectiva de género puesta en el lugar del antagonismo. María Pía López se propone pensar a las derechas desde los feminismos y analiza los modos en que se entraman crueldad y punición, y cómo es puesta en juego la democracia. Natalí Incaminato, analiza las subjetivaciones políticas de las juventudes y cómo emergen los llamados ‘discursos de odio’ en el universo de internet dando lugar a múltiples fragmentaciones. Juan Marco Vaggione estudia la ideología de género y su imbricación con los partidos de derecha, la moral sexual en el campo de lo que llaman la batalla cultural.

La ministra Estela Díaz presenta el libro
La ministra Estela Díaz presenta el libro

El capítulo sobre Economía y trabajo en clave feminista repone el aporte de Marina Juareguiberry, desde la experiencia sindical y el recorrido de las mujeres sindicalistas, que dinamizaron al movimiento feminista desde su lugar más nodal: el del trabajo. Amado Boudou sitúa el eje del debate económico en la dimensión de la redistribución, la reducción de brechas y la igualdad. Y ve en los feminismos al movimiento con mayor proyección para las transformaciones pendientes. Jackie Flores sistematiza las prácticas de la economía popular: la creación del trabajo y el rol de las mujeres en la constitución de una identidad que pone en valor el reciclado, la gestión ambiental y la autogestión comunitaria. La cuestión del endeudamiento es entendida por Luci Cavallero, como una forma del ejercicio de la violencia, tanto a escala de los Estados como al nivel de las familias: el reverso de la libertad financiera es la violencia económica para las mayorías. Nora Goren desarrolla las aristas entre trabajo remunerado y cuidados para pensarlos como parte del mismo problema: el de la desigualdad, que propone, debe abordarse de manera integral.

En el apartado sobre Violencia política y simbólica: síntomas de época, Araceli Bellota recorrió la genealogía de la violencia política en la historia argentina que, producto de la herencia colonial, se configuró como marca de origen. Cynthia Ottaviano examina el capitalismo de vigilancia y plataformas, dando cuenta de la omnipresencia de la tecnología en un contexto de profunda concentración económica, y la potencia de los feminismos para desbordar las lógicas algorítmicas. Sandra Russo describe las diversas formas en que se expresa la reacción antifeminista de las nuevas ultraderechas en nuestro país, y en el mundo: descarnada, consecuente y agresiva, frente a lo cual propone las redes de cuidado feminista como antídoto.

En la última sección, Enfoques feministas sobre el poder judicial, tres especialistas en derecho abordan aristas de la reforma judicial feminista que está pendiente. Eugenio Raúl Zaffaroni enfoca su análisis en el poder judicial, los medios y la violencia política por razones de género para explicar los fallos en la administración de justicia, el sesgo de género y las artimañas del poder frente a las cuales postula, las mujeres tienen la palabra. Vanesa Siley, diputada de la Nación, comparte los debates estratégicos respecto del DNU 70 y la Ley Ómnibus, dos megaproyectos del gobierno de Milei, inconstitucionales, que pretenden refundar la normativa argentina. Marisa Herrera recupera la conquista de leyes que consagran derechos para las mujeres y diversidades y destaca que son los feminismos los que interpelan, de manera profunda, al Poder Judicial que invisibiliza, silencia, oprime y también violenta.

La precarización de la vida, la desorganización que implica la reducción de recursos, la sobrecarga de tareas, la pobreza de tiempo, ya están entre nosotras. Pero la memoria de las luchas feministas se guarda en los cuerpos, la potencia colectiva es certeza, las redes tejidas siguen sosteniendo. Los feminismos populares son inagotables, no se dan por vencidos ni aún vencidos. Siempre están tramando futuros mejores.

Teléfono de contacto: 221 4186927
Foto de portada: Provincia radio

Seguinos en Instagram @diariodigitalfemenino_
@lennycaceres69

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *