imagen destacada

Resumen propuesto por ProHistoria

Prólogo
(Descargar resumen en portada)

Enseñar Derecho con perspectiva de género
Enseñar Derecho con perspectiva de género

Es un honor que María Verónica Piccone me haya pedido presentar este trabajo que conjuga indagaciones sobre la enseñanza del derecho realizada en dos universidades que han marcado su trayectoria académica. Es un honor no solo por una cuestión académica, sino principalmente porque compartimos lugares comunes en los que confluyen fundamentalmente la lucha y el compromiso por la institucionalización de la perspectiva de género en las carreras de derecho de las cuales en distintas universidades somos docentes e investigadoras.

Ese ha sido el problema abordado en este trabajo: cómo impregnar de perspectiva de género el derecho público, en este caso el Derecho Político y el Derecho Constitucional.

Al inicio de su trabajo, Verónica señala que el modelo de enseñanza del derecho en nuestras facultades supone en gran parte la memorización de la ley. Sin embargo, la ley no tiene memoria de nosotras, de nosotres. He ahí la paradoja: cómo enseñar un derecho empequeñecido por los modos tradicionales de enseñanza a la ley (como mucho a la doctrina y la jurisprudencia) al que –permanentemente– hay que recordarle que existimos. En el marco de estas premisas –que alguna autora[1] explicó simple y contundentemente como el “derecho es sexista”, “el derecho es masculino” y “el derecho crea género”–, Verónica problematiza los contenidos y los modos de enseñanza-aprendizaje de dos de las materias del área del Derecho Público para que el derecho no nos olvide, porque entre otros, tenemos derecho a la aparición como expresara Hanna Arendt.

Interrogarse por la enseñanza del derecho supone un esfuerzo de enmarcamiento y conceptualización muy grande y, por supuesto, de una conciencia del propio posicionamiento político y ético al hacer docencia e investigación. Los temas y problemas no salen de la nada ni se miran desde cualquier lado, sino que, con paciencia y persistencia a lo largo de los años, se discuten con colegas, se ensayan argumentos, se entretejen con coyunturas socio-históricas que parecen inmediatas y urgentes pero que cada tanto reaparecen; en definitiva, los temas y problemas se viven, forman parte de nuestras cotidianeidades, de nuestros desvelos y de algunos disfrutes. Sí, también de algunos disfrutes, porque si bien institucionalizar la perspectiva de género es trabajoso algo está cambiando en las facultades de derecho en cuanto a la enseñanza legal y eso ya de por sí es motivo de celebración.

Nutrida de un bagaje amplio y diverso de conocimientos y preguntas, Verónica dice que los feminismos y, en particular los feminismos jurídicos, han creado categorías para explicar las múltiples violencias y discriminaciones que produce la persistencia de un derecho androcéntrico. Tales ideas, conceptos, estrategias han perturbado e incidido en la enseñanza legal. Lo “personal es político” es perfectamente aplicable al derecho público, político o constitucional. Esa epistemología permea los debates, las clases, los prácticos, se exigen en los programas y planes de estudio; es una mirada resistida pero también hay indicios de que se está institucionalizando. Soy crítica pero no pierdo las esperanzas.

Por eso, pienso que contar con un material de trabajo como este, es un lujo, porque las feministas sin dejar de teorizar, de estar en la marcha, de ser anfibias y vivir entre la academia y la movilización y poner a prueba nuestras contradicciones, además tenemos que construir contenidos, materiales didácticos, adaptar estrategias pedagógicas y de investigación que operacionalicen los aportes teóricos de los feminismos para un nuevo sentido común del derecho.

Luego de presentar el problema y elaborar el marco teórico, Verónica aborda las principales características de los planes de estudios de las carreras de derecho y de las materias involucradas y pone en tensión al currículum. Aunque es necesario, no basta una estrategia agregativa de temas o bibliografía de mujeres o sobre mujeres y/o diversidades en el currículum explícito, sino que se trata de algo más, hay que implementar una pedagogía feminista. Para ese propósito, Verónica se adentra en el análisis de algunos contenidos de los programas y los tensa usando conceptos del marco teórico feminista: estereotipos de género, dicotomía entre espacio público/privado, ciudadanía y sufragio femenino, participación y representación política paritaria; acción afirmativa y derecho antidiscriminatorio, interseccionalidad, femicidio/feminicidio, y con ello perturba las ideas consolidadas por el discurso de autoridad del Derecho Político y Constitucional que se despreocuparon por la estructural situación de desigualdad de las mujeres y otros sujetos a quienes la marca corporal excluye. Este trabajo es una pregunta (una apelación y anhelo) por la Democracia, con mayúscula.

En base a una amplia y profusa lectura de la literatura y a partir de un ejercicio de consulta al estudiantado, el trabajo ofrece propuestas didácticas y alternativas prácticas innovadoras que a la luz de la normativa vigente (que también aborda y critica) y del cambio socio-político en nuestra región facilitan y propician la institucionalización de la perspectiva de género en la enseñanza legal.

En definitiva, el trabajo asume la obligatoriedad de la institucionalización de la perspectiva de género en las prácticas docentes en el marco de una institución, la universitaria, que se encuentra en crisis. Es evidente que para relegitimar la educación superior y para que la universidad –nuestras carreras de derecho en particular– no sea cooptada por las lógicas fundamentalistas del mercado y el capitalismo académico se requiere un cambio curricular mucho más que cosmético; es preciso co-construir alternativas que surjan del intercambio plural, que subsanen el déficit de género de nuestras carreras. Verónica toma el guante, apuesta, se arriesga y por eso vale la pena revisar su propuesta. Antes de finalizar, en nombre de la SASJU –SASJu– agradecemos a la autora que haya elegido publicar este trabajo junto con nuestra institución y enriquezca de ese modo el acervo de conocimiento sociojurídico sobre la enseñanza legal… leer más.

Daniela Zaikoski Biscay

 

[1] Carol Smart (2000) La teoría feminista y el discurso jurídico, en Birgin, Haydée: El Derecho en el Género y el Género en el Derecho, Biblos: Buenos Aires.

Adquirir el libro en Prohistoria Ediciones

Seguinos en Instagram @diariodigitalfemenino_
@lennycaceres69

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *