imagen destacada

Antifeministas

He aquí un pequeño catálogo -por qué son más, desde Patricia Bullrich como pre candidata a presidenta y bajando en la jerarquía de las candidaturas- de las mujeres que en lugar de cambiar la política, como se decía con esperanza cuando se sancionó la primera ley de cupo, vienen a cristalizar discursos excluyentes, antiderechos y negacionistas. Cortadas con la misma tijera que otras dirigentes europeas que usan su género para garantizar segregación.

Euge Murillo

En tiempos de campaña electoral las mujeres de ultraderecha locales se montan en los rieles de un tren que transporta un rechazo explícito al feminismo y a todo lo que acarrea la palabra. ¿Es un tren fantasma? Para nada. Son mujeres de carne y hueso, negacionistas, a favor de la mano dura y decididas a volver atrás en materia de conquista de derechos. Articulan sus discursos en contra del lenguaje inclusivo y a favor de eliminar el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidades y de paso pegarle una buena patada a la Educación Sexual Integral.

En la campaña de este 2023 el arco conservador tiene alternativas, desde Juntos por el Cambio se viene edificando una versión de mujer de derecha que se posiciona en un discurso que reconoce las desigualdades entre hombres y mujeres pero propone desbaratarlas dentro de coordenadas meritocráticas e individualistas. Siguen favoreciendo a los sectores empresariales y tienen una fuente de inspiración en algunas experiencias europeas.

¿Cómo encaran esta campaña? ¿Cuáles son sus perfiles? ¿Qué recorridos fueron trazando para llegar a estar encabezando los lugares de poder de cara a las próximas PASO?

A patadas

Con el hashtag “Dale una patada a la casta”, Amalia Granata agita sus redes sociales en plena campaña electoral. Es el lugar que intercala con la televisión para difundir el contenido de su programa político como precandidata para renovar banca por la provincia de Santa Fe. Ella se postula entre las más antifeministas de todas. Está plantada en el espectro provida y estuvo peleando a capa y espada para que la ley de interrrupción voluntaria del embarazo no saliera. Dentro de su convicción y afán por “defender la vida” publicó un tuit en en la antesala de la aprobación de la ley en 2020 que decía: “el aborto es como un asesinato agravado por el vínculo”.

Amalia Granata

Si bien perdió esa batalla, en 2019, el espacio antiderechos que encabeza, Unite por la Vida y la Familia, ingresó seis diputades en la legislatura de Santa Fe. Su campaña política y su narrativa hace coincidir la lucha contra la corrupción y la defensa de la moral sexual, casi como si fueran de la mano: “Con el curro de menstruar es político, hacen caja, hacen guita y mantienen a la militancia. Hace años, desde que abrió el Ministerio de la Mujer, vengo diciendo que hay que cerrarlo ya”; declaró en un programa de radio a partir de que Patricia Bullrich y Horacio Rodriguez Larreta expusieron que si llegaban al ejecutivo iban a eliminar ese Ministerio.

A fines de Mayo de este año, la ministra de la cartera nacional, Ayelén Mazzina, anunció el lanzamiento del programa Menstruar que tiene como objetivo igualar el acceso a la gestión menstrual, según Mazzina “hay personas que no llegan a cubrir todos los meses el costo de uno o dos paquetes de toallitas, y terminan recurriendo a paños o trapos que ponen en riesgo su salud. Además, por incomodidad o vergüenza terminan faltando a la escuela o a otras actividades. Por eso, hablar de menstruación es también hablar de desigualdades«. Granata fue una de las grandes indignadas por el anuncio: “La menstruación no es una enfermedad por lo tanto no es una cuestión de salud pública. Quieren meter todo en la salud pública, menstruación, aborto, todo”.

Negacionistas

Victoria Villaruel es la actual candidata a vicepresidenta, compañera de fórmula de Javier Milei por Libertad Avanza. Abogada y actual diputada porteña hace años viene acaudillando la reactualización de la teoría de los dos demonios para justificar los crímenes del Terrorismo de Estado. Durante el 2017 hizo apariciones en programas de televisión para que se conozca “la otra cara de la historia que no fue escuchada”.

“Desde el año 1994 con la reforma constitucional distintos grupos mapuches están reclamando la Patagonia Argentina como si fuera parte de ciertas comunidades. Está pasando en Neuquén, Rio Negro y Chubut. Y el Estado Argentino y las distintas provincias están siendo cómplices por acción y omisión y están siendo cómplices de esta avanzada que afecta nuestra identidad territorial y la propiedad privada” es el texto que declama en uno de sus últimos videos de Tik Tok en donde realiza gran parte de su campaña como parte de la fórmula presidencial de Javier Milei.

Victoria Villaruel

Victoria, abogada y actual diputada en la legislatura porteña, no niega solamente el derecho de los pueblos originarios a reclamar sus tierras sino también hechos históricos de la historia reciente. Viene de familia de militares y hace años comenzó a formar parte de agrupaciones de retirados que se oponen a los juicios por crímenes de lesa humanidad. 

Cuando se derogaron las leyes de Obediencia Debida y Punto Final, Virrauel fundó el Centro de Estudios Legales sobre el Terrorismo y sus Víctimas (CELTYV), un espacio con personería jurídica que según Villarruel reclama «verdad, justicia y reparación. Que los terroristas sean juzgados y condenados, que las víctimas y el pueblo argentino conozca la verdad de los hechos y que las víctimas sean reparadas económica y moralmente, que es como se repara a las víctimas en todo el mundo”.

El CELTYV es hijo de una agrupación mayor: la Asociación Unidad Argentina (AUNAR) que fue creada en el año 1993 por Fernando Ezequiel Varplaetsen, ex jefe de inteligencia de Campo de Mayo ex jefe de la Policía Bonaerense en la última etapa de la dictadura militar.

La actual candidata a vicepresidenta por LIbertad Avanza tiene otra batalla en su programa de gobierno: “Queremos eliminar la educación sexual integral porque es adoctrinamiento y nada más. A un chico no le enseñan biología, no le enseñan cómo funciona el cuerpo humano, lo que le enseñan es ideología” dice en su cuenta de Tik Tok.

La arena evangélica

Cynthia Hotton es economista y diplomática, viene de las arenas de la fe evangélica bautista y fundadora del partido Más Valores. Se suma a la avanzada larretista como senadora por la Provincia de Buenos Aires. Bien aggiornada en el campo religioso, se declara antifeminista y también tuvo su primera batalla encarizada en contra del matrimonio igualitario y después de la legalización del aborto. Una exponente de manual del modelo “patria, dios y familia”.

Cynthia Hotton

Desde su actual gestión en el Consejo Social de la Ciudad de Buenos Aires intentó poner a funcionar una línea pro vida gestionada por la “Red Nacional de Contención al Embarazo Vulnerable», integrada por 400 instituciones declaradas anti aborto. El proyecto fue impulsado a principios de este año pero no prosperó.

Fue diputada por el Pro desde el 2007 al 2011 y estuvo en contra, además  de la Ley de Matrimonio Igualitario, de la Ley de Identidad de Género. En 2019 se unió al Frente de Nos y fue compañera de fórmula del ex militar Juan José Gomez Centurión como candidata a vicepresidenta de la Nación. Hoy apunta a la provincia de Buenos Aires junto a Diego Santilli y José Luis Espert.

Feminismo liberal

Carolina Losada es la precandidata a gobernadora por la provincia de Santa Fe en Unidos para Cambiar Santa Fe. Amadrinada por Patricia Bullrich, la semana pasada publicó en sus redes sociales un pequeño video motivacional en el que la precandidata presidencial le decía a Losada “Vas a ser una heroína” emulando la escena en la que Javier Mascherano arengó al arquero de la selección argentina en ese momento, Sergio Romero, en la semifinal del Mundial de Brasil 2014.

Carolina es la mujer de derecha que se monta al feminismo liberal, empresarial y meritocrático. Bajo esa estructura se sostiene intacta la defensa a la familia tradicional y heteronormativa, una alternativa que encuentra un abanico de votantes afines. Es una idea de igualdad entre hombres y mujeres asociada al mercado. Ella no se pregunta si es posible transformar las desigualdades de las mujeres sin tocar la estructura patriarcal que sostiene esas desigualdades.

Carolina Losada

Hoy en Santa Fe mantiene una interna feroz con Maximiliano Pullaro por la gobernación de la provincia y ya confirmó que si llega a perder no acompañará al candidato porque tiene “diferencias éticas y morales” en referencia a los vínculos con el narcotráfico que le adjudica al precandidato.

Las derechas que vienen de los barcos

Giorgia Meloni, actual presidenta de ministros en Italia, milita desde los 15 en el Movimiento Social Italiano, un partido fundado por quienes se mantuvieron leales a Mussolini hasta el final durante la época fascista tras la Segunda Guerra Mundial. “Dios, Patria y Familia” es el eslogan de su partido Frateli di Italia (Hermano de Italia) una refundación de aquel partido fascista. En uno de sus primeros discursos tras ganar las elecciones, en septiembre del año pasado, declamaba un discurso que se hizo viral en un encuentro de Vox, el partido de ultraderecha español: “No hay mediaciones posibles, o se dice si o se dice no. Si a la familia natural. No a los lobbys LGTB. Si a la identidad sexual. No a la ideología de género. Si a la cultura de la vida”.

Marine Le Pen, Frauke Petry, Alice Widel y Siv Jensen son algunas de las referentes europeas que encabezan propuestas antimigratorias y de promoción la libertad y el derecho individual del otro lado del charco. Mas a la derecha o a la ultraderecha ellas vienen conformando un liderazgo en Europa que viene en crecimiento.

Valérie Pécresse es una política francesa, actual presidenta del consejo regional de la Isla de Francia. En las elecciones del 2022 fue la primera mujer elegida para pelear  el sillón presidencial por el Partido Republicano. Con algo de resiliencia de Margaret Thatcher sus discursos giran en torno «limpiar los barrios» de delincuentes y a endurecer las políticas migratorias. En su campaña electoral prometía que si llegaba a la presidencia iba a cerrar mezquitas, que la radicalización religiosa sería motivo de despido y que se limitaría el uso del velo a las musulmanas.

El liderazgo de las mujeres viene aumentando en los últimos años, en gran parte por las luchas feministas para ocupar espacios de decisión y de poder. Estos perfiles van en direcciones muy próximas y conforman un arco ideológico que va en contra de los derechos conquistados por los feminismos en la última década.

Fuente: Las12 Página12

Agenda FeministaMujeres en palabras

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *