Denuncias Cruzadas. (Cuando un maltratador usa al sistema judicial para seguir maltratando)

Admin
Por Admin enero 6, 2020 11:48

Denuncias Cruzadas. (Cuando un maltratador usa al sistema judicial para seguir maltratando)

Colón: Denuncias Cruzadas
(Cuando un maltratador usa al sistema judicial para seguir maltratando)

Denuncias Cruzadas

Días atrás desde El Faro publicábamos la noticia de un fallo en sede penal por el cual daban la razón a una madre en el que  un Juez penal  de Pergamino debió dictar  VEREDICTO ABSOLUTORIO  de  una mamá  ante el retiro de los cargos por parte de la  fiscalía  tras escuchar los numerosos testimonios de peritos, de  psicólogas y de trabajadoras sociales del servicio local, del juzgado de paz letrado de Colón entre otros que prestaron su testimonio y pasaron por la extensa audiencia de debate.

Colón: Denuncias Cruzadas. (Cuando un maltratador usa al sistema judicial para seguir maltratando)

Denuncias Cruzadas. (Cuando un maltratador usa al sistema judicial para seguir maltratando)

En la semana posterior a dicho juicio este periódico accedió a la información que da cuenta de que los tres jueces de la Cámara civil y comercial de Pergamino falló ese mismo día en que se hizo la audiencia penal  ratificando las medidas dictadas por la jueza de paz letrada de Colón en beneficio de la madre y de la niñez.

Estos dos fallos  -penal y civil-  revisten mucha más  importancia   de lo que a primera vista podría sospecharse.  Se enmarcan en la lucha que  viene dando el colectivo de mujeres madres las que junto a hijas e hijos,  también  víctimas y testigos de violencias,   denuncian ante una justicia patriarcal que normalmente prioriza   el derecho de los progenitores por encima de los derechos de los niños,  como si las violencias que esos padres ejercen no fueran motivo más que suficiente para suspender el contacto  con sus hijos.

Esta problemática  no está siendo visibilizada, discutida ni debatida en la medida que amerita ya sea desde el campo de la psicología, del trabajo social o  del área jurídica.  La gran mayoría  no llegan a comprender que la presión sobre niños y niñas para aceptar ser sometidos a visitas que no desean  se constituye en una TORTURA.

El sistema y la sociedad en su conjunto no deben permitir que esto suceda. Es tiempo de otra mirada sobre esta problemática.

Muchas madres   que han podido  tomar conciencia  (no siempre pueden)  están abriéndose paso  a fuerza de una incansable lucha diaria junto a profesionales que las acompañan para lograr una mirada integral con perspectiva de género.

Según estaría en condiciones de informar este periódico la orientación desde el Comité de los Derechos del niño de Naciones unidas es que esta grave problemática  denunciada por las madres sea enfocada como UNA TORTURA y como tal sea remitida al Comité del mismo nombre en Naciones Unidas.

El derecho androcéntrico  ELIMINA el primer  “capítulo” de las  violencias  tales como empujones, escupitajos, manejo del dinero, opresión, desautorización de la mujer y del deseo del niño, de sus miedos… ignorándoles. Todo  bajo el lema “… es el padre y tiene derecho a ver a su hijo o hija”.

Las voces de la niñez encuentran muchísimas dificultades a la hora de ser  respetados sus deseos;  son normalmente las mujeres madres  quienes les apoyan y les creen. El  sistema judicial   CASTIGA  a esas mujeres madres permitiendo que los maltratadores y/o abusadores logren una vinculación forzada.

Ese contacto dictado y ordenado por la propia justicia  se transforma  en más violencia.  Se suma a la violencia de esos padres la violencia institucional.

Si no se someten, en sede civil y/o en sede penal son  acusadas de obstaculizar o impedir las visitas.

Entonces pesa sobre ellas la posibilidad de que se las condene a  cárcel cuando en realidad son los niños y las niñas quienes no quieren ver a sus progenitores violentos.

Son las mamás –las que han podido hacerlo- las que han  decidido denunciar todos sus sufrimientos y el de sus hijas e  hijos, víctimas-testigos también de maltrato, tomando este término en sentido amplio, incluídas situaciones de abuso sexual  contra  la niñez ante un sistema judicial que aún carece de perspectiva de género en amplias franjas de su conformación.

Esas madres enfrentan hoy una lucha feroz que hasta las obliga a trasladarse –en oportunidades- de una ciudad o provincia  a otra,  a migrar de sus países de origen o de residencia en busca de una vida libre de violencias.

Hoy están sumándose abuelas maternas a la lucha.

ES esta una realidad invisibilizada,  aun en muchos colectivos feministas, por ello la importancia de  fallos como estos – en sede penal y de ratificación en sede civil de medidas de protección para las mamás y sus hijas e hijos- para pensar en que algo está modificándose.

El Faro 

Diario Digital Femenino

Admin
Por Admin enero 6, 2020 11:48
Escribir un comentario

Sin comentarios

No hay comentarios aún!

Todavía no hay comentarios, pero puede ser el primero en comentar este artículo.

Escribir un comentario
Ver comentarios

Escribir un comentario

<

SUSCRIPCIONES

Publicidades

Facebook