Debate sobre Prostitución y Tráfico internacional de Mujeres. Reflexiones desde una perspectiva de género

Admin
Por Admin diciembre 29, 2019 20:25

Debate sobre Prostitución y Tráfico internacional de Mujeres. Reflexiones desde una perspectiva de género

DEBATE SOBRE PROSTITUCIÓN Y TRÁFICO
INTERNACIONAL DE MUJERES.
Reflexiones desde una perspectiva de género

A raíz del un comentario en una publicación en facebook decidimos publicar el informe mencionado. DDF

Eddie Abramovich:  «El abolicionismo no es una cuestión de moral sexual sino de derechos humanos.
La «legalización» no otorga más derechos y protección a las mujeres sino más permisos a las redes prostituyentes.

No es un trabajo.

Este debate falaz debería haberse podido dar por cerrado en 2003 – fecha del informe adjunto – pero sólo se mantiene por el interés de los proxenetas.»

El Informe completo para descargar

Prácticamente desde sus inicios como Asociación, Médicos del Mundo ha estado realizando intervenciones con mujeres prostituidas desde programas de Reducción de Daños.

En este tiempo, el panorama ha sufrido cambios drásticos y a peor, nuestras sociedades están en estos momentos inmersas de lleno en una gravísima situación de vulneración de los derechos fundamentales para miles de mujeres en el territorio U.E. y millones de mujeres y niñas en el mundo, mujeres y niñas despojadas de sus derechos más elementales y sometidas a una situación de vulnerabilidad extrema (nunca debemos olvidar de que lo que vemos en Europa occidental, siendo terrible, no es más que la punta del iceberg); una situación donde las mafias internacionales dictan sus leyes con la inhibición y complicidad de demasiadas personas, y la ayuda de las políticas neoliberales
que arrastran a cada vez más amplias capas de población, pero muy especialmente a mujeres, en los países del llamado «Tercer mundo» hacia unos niveles de pobreza inhumana (e inmoral), hasta el punto de que intentar paliar y solucionar esto, se ha convertido en una prioridad para los organismos internacionales.

Es un tema complejo, se deben tomar en cuenta muchos frentes y puntos de vista diferentes, desde el estrictamente sanitario, pasando por el de derechos humanos y el de género, con una visión bastante más integral de lo que la hemos estado realizando, y la imprescindible perspectiva de trabajo en redes de apoyo con los países de origen, otras ONG, organismos internacionales… Es una obligación y un reto para las asociaciones; además, es imprescindible el debate y el análisis… pero, dada la complejidad del tema y las diferentes visiones que de él se tiene, en más de una ocasión hemos oído aquello de «quien le pone el cascabel al gato». Desde los grupos de género hemos tenido claro que sólo mediante este debate podremos llevar a cabo programas más justos y completos, con una perspectiva integral… y os ofrecemos estos artículos como material de apoyo para ponerle su cascabel a este gato.

Nina Parrón

 

INTRODUCCIÓN
(descargar en portada)

La explotación sexual de las mujeres es un problema de salud pública y de desigualdad de género, basado en relaciones de dominación y explotación, lo que conlleva una violencia de género al tener como objeto de intercambio mercantilista la sexualidad y el cuerpo de las mujeres y estigmatizarlas para casi todas su relaciones sociales y, en definitiva, una grave vulneración de los derechos humanos.

Los criminales trafican con mujeres y niñas para proporcionar nuevas caras y nuevos cuerpos a hombres que buscan variedad. Trafican con ellas hacia los centros de la amplia industria el sexo, para la diversión y el entretenimiento del hombre. Existe una cultura mundial sobre la explotación sexual a través de la cual se cree que los cuerpos de las mujeres y l@s niñ@s son meros productos de consumo, por lo que su explotación se rige por la ley de la oferta y la demanda: los hombres crean la demanda y las mujeres son la oferta.

La explotación sexual mundial supone una crisis para los derechos humanos de las mujeres y niñas violándose, entre otros, los siguientes derechos: libertad, igualdad, dignidad, seguridad, prohibición de esclavitud y servidumbre, prohibición de torturas y de tratos crueles, inhumanos o degradantes, recurso efectivo ante los tribunales que la ampare contra actos que violen sus derechos fundamentales, prohibición de injerencias en la vida privada y de familia ni de ataques a su honra o reputación, a circular libremente y elegir residencia, a salir de cualquier país y regresar al propio, libertad de opinión y de expresión, libre elección de trabajo con condiciones equitativas y satisfactorias, al descanso y disfrute del tiempo libre y, en definitiva, a un nivel de vida adecuado con el disfrute de sus derechos civiles y socioeconómicos.

Desde la última década, cada año desciende la edad media de las niñas dedicadas a la prostitución, sobre todo en Asia y África, donde los hombres demandan chicas jóvenes confiando en que no han contraído el virus del sida. Algunas niñas entran en el mundo de la prostitución después de haber sufrido incesto, abuso y violación por parte de algún conocido; de este modo se van adaptando a la violencia y a la explotación hasta que, con el tiempo, llegan a pensar que éste es el papel que deben desempeñar en la vida. La pobreza y la desesperación por mantener a los miembros de su familia y, finalmente, la adicción a las drogas, obligan a la mujer a prostituirse. Cuando la infraestructura social fracasa como resultado de la guerra, el hambre y la crisis económica, se ven obligadas a recurrir a la prostitución como último recurso.

La característica más reiterada a la hora de estudiar el perfil de las mujeres que ejercen la prostitución en los clubes de alterne, es su condición de inmigrantes. En las cifras aportadas desde las instancias policiales destacan porcentajes que superan el 75% de estas mujeres con un origen extranjero. Podemos comprender, sin especial dificultad, las condiciones descritas que  pesan sobre estas personas, es decir, a su carácter de objeto de explotación sexual, su condición de inmigrante con una situación irregular en el territorio nacional. El grado de opresión y de actitudes coactivas sobre cualquier persona que se ve inmersa en el mundo de la prostitución alcanza, en estas mujeres inmigrantes, la categoría de pura y simple esclavitud. Por lo demás, la presencia de mujeres extranjeras debe hacemos reflexionar sobre las causas que permiten ejercer la coacción y la intimidación contra estas personas. Si en otros tiempos el camino hacia la prostitución venía señalado por la crudeza de una pobreza económica, hoy día debemos añadir también que la adicción a las drogas y la condición de inmigrante indocumentada, marcan el itinerario hacia la discriminación y marginación social que gravan secularmente a estas mujeres… Seguir leyendo en descarga o este link

 

Diario Digital Femenino

 

Admin
Por Admin diciembre 29, 2019 20:25
Escribir un comentario

Sin comentarios

No hay comentarios aún!

Todavía no hay comentarios, pero puede ser el primero en comentar este artículo.

Escribir un comentario
Ver comentarios

Escribir un comentario

<

SUSCRIPCIONES

Publicidades

Facebook