De paros, internacionalismos y genealogías

Admin
Por Admin marzo 2, 2019 21:38

De paros, internacionalismos y genealogías

Un paro, una huelga internacional de mujeres para el 8 de marzo es un asunto a disputar.

Algo disuena en la idea abstracta de “las mujeres”. Entre las voces críticas se levantan las de las trabajadoras sin papeles en Europa, las de las paisanas por estos lados. Mujeres racializadas ponen en cuestión el carácter eurocentrado y sospechan de las marcas de racismo, de clase y privilegio que marca la convocatoria. Ellas no pararán.

Y es que, como ha señalado Silvia Federici (y no sólo ella) feminismo se dice de muchas maneras y en ese terreno se juegan no pocas disputas. Los feminismos eurocéntricos, los feminismos burgueses, los feminismos neoliberales, los feminismos políticamente correctos propagan agendas atenuadas cuyo límite es la puesta en cuestión del capitalismo y del colonialismo, la normalización del racismo y de los estragos que estos sistemas de explotación y dominación provocan.
Y entonces sospechamos.

«el paro no fue nunca un asunto de liberales, ni de burguesas»

Y sin embargo el paro no fue nunca un asunto de liberales, ni de burguesas. Fue, y creo que debemos seguir sosteniéndolo disputando el terreno palmo a palmo, una forma de resistencia de oprimidas y explotadas, racializadas y subalternas de toda laya. En la Argentina de 1907 fue una forma de resistencia a los costos de los alquileres para lxs más pobres y miserables; en la Alemania de 1914 una forma de oposición a la guerra interimperialista; en 1917, en Rusia, una forma de resistencia al zarismo; en 1971-72 la huelga de Salinas Grandes fue protagonizada por varones y mujeres proletarias y racializadas, descendientes de ranqueles y mapuches, de polacos e italianos.

El paro es también una oportunidad para hacer visible el mundo de la reproducción, el mundo de la vida como centro del análisis político, como ha señalado con agudeza la filósofa maya k´iche´ Gladys Tzul.

Aborto legalEl paro es una convocatoria a pensarnos internacionalistas y fraternales, a recuperar nuestras tradiciones teóricas y políticas, a traer a Rosa Luxemburg a 100 años de su asesinato, a la Rosa Roja que tan bien sabía que no hay “las mujeres” abstractas, que ningún lazo nos une con las funcionarias del Banco Mundial. Rosa, que tan bien sabía que las huelgas nacen de condiciones históricas y sociales específicas, de nuestra capacidad de construcción y acumulación política.

«El paro es una convocatoria a pensarnos internacionalistas y fraternales, a recuperar nuestras tradiciones teóricas y políticas»

Bajo la idea benjaminiana de que ni nuestras muertas estarán en paz si el enemigo vence, persistamos en el paro. Sin dejar de atender a las estrategias de apropiación de nuestras herramientas, a las trampas que les enemigos políticos tienden.

Por Alejandra Ciriza
Filósofa feminista, socia AAIHMEG
alejandraciriza@hotmail.com

Fuente: AAIHMEGCCC, IIGG-UBA/CONICET.
Boletín AAIHMEGv, marzo-2019

Seguir leyendo opiniones en el Boletín
Boletín AAIHMEGv, marzo-2019

Admin
Por Admin marzo 2, 2019 21:38
Escribir un comentario

Sin comentarios

No hay comentarios aún!

Todavía no hay comentarios, pero puede ser el primero en comentar este artículo.

Escribir un comentario
Ver comentarios

Escribir un comentario

<

Colabora

Publicidades

Facebook