A trabajo igual, idéntico salario por Virginia González en el primero de mayo de 1919

Admin
Por Admin mayo 1, 2019 11:10

A trabajo igual, idéntico salario por Virginia González en el primero de mayo de 1919

Por 

Como es sabido, Virginia González es una de las mujeres más importantes de la Historia del sindicalismo español en las primeras décadas del siglo XX. En distintos trabajos en Tribuna Feminista y en El Obrero nos estamos acercando a su conocimiento. En este nuevo artículo queremos glosar el artículo que publicó en El Socialista para el primero de mayo de 1919, y que llevaba por título:

“A trabajo igual, idéntico salario”

Virginia González tenía muchas cualidades oratorias, pero también tenía grandes virtudes a la hora de escribir. Su artículo comenzaba manifestando cómo las mujeres habían sido cantadas por los literatos elogiando su abnegación, aunque realmente lo que se cantaba era su pasividad y resignación, porque además de “entregar el hijo, el marido o el hermano” habían pasado a las fábricas para ocupar los puestos de los que combatían en la guerra, y no se habían quejado ni por el crimen que suponía la misma. Recordemos que la Gran Guerra acababa de terminar, y las mujeres habían desarrollado un enorme esfuerzo laboral, factor indiscutible en el triunfo de la causa aliada, añadimos nosotros.

Terminada la contienda se acabaron los cantos líricos. Las mujeres estaban saliendo de las fábricas para engrosar las filas del paro. Así pues, ni el hijo muerto ni la vida material se había hecho más fácil. La lucha por la supervivencia se estaba haciendo muy difícil.

Por lo tanto, Virginia González informaba que en la manifestación del primero de mayo de ese año se incluiría un cartel con la divisa:

“¡A trabajo igual, idéntico salario!»

Los obreros debían comprender la justicia de esta reivindicación, pero las obreras también debían entender que sus derechos solamente se podían salvar uniéndose a los trabajadores organizados, haciendo suyos los anhelos igualitarios del proletariado. Virginia González estaba haciendo un canto a la lucha obrera común, al feminismo socialista, a reivindicar que solamente en el socialismo las trabajadoras alcanzarían sus reivindicaciones. Y eso se conseguiría luchando por la igualdad salarial entre hombres y mujeres.

Hemos trabajado con el artículo de nuestra protagonista, publicado en el número 3552 de El Socialista.

 

Eduardo Montagut

*Doctor en Historia. Profesor de Secundaria, autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica, miembro del Grupo Federal de Memoria Histórica del PSOE.

 

 

______________________________________________________

Virginia González

A trabajo igual, idéntico salario por Virginia González en el primero de mayo de 1919Virginia González Polo (Valladolid, 2 de abril de 1873-Madrid, 15 de agosto de 1923) fue una dirigente política y feminista española. Socialista partidaria de la III Internacional, abandonó el PSOE y se contó entre quienes fundaron el Partido Comunista Obrero Español. Miembro de la Unión General de Trabajadores desde 1899, en 1916 fue designada miembro de la Comisión Ejecutiva convirtiéndose en la primera dirigente de un sindicato en España. Participó en foros ilustrados socialistas donde junto a las reivindicaciones militantes desde la perspectiva obrera expuso las protestas y reivindicaciones sobre la situación de inferioridad profesional, política y social de las mujeres.

Nació en el seno de una familia humilde con veintidós hijos, su padre era tornero y su madre tejedora. Tuvo que empezar a trabajar desde los nueve años como guarnecedora de calzado. Se casó con el también zapatero Lorenzo Rodríguez Echevarría natural de Ponferrada. Marcharon a León y se mudaron a La Coruña donde en 1894 nació su único hijo César Rodríguez González. Allí comenzó a relacionarse con círculos anarquistas, afiliándose en 1893 a la Sociedad de Zapateros y Guarnicioneros de La Coruña.

En 1899 se traslada con su familia a Bilbao, donde contacta con el socialismo organizado, uniéndose a la Unión General de Trabajadores, representando en 1905 a los trabajadores del calzado en el VIII Congreso de la UGT. Un año antes, en 1904, fundó la Agrupación Femenina Socialista de Bilbao, destacando especialmente por introducir el debate sobre los derechos de las mujeres obreras en la agenda política del movimiento obrero. Entre 1905 y 1907 escribió en La Lucha de Clases artículos sobre el papel de la mujer en la sociedad.

Tras emigrar dos años a Argentina por razones económicas​ regresa a España instalándose en León donde participó en la huelga general de 1909, por lo que fue detenida y expulsada de la ciudad. Tras un tiempo en Bayona, se instala en Madrid en 1910. Defendiendo la militancia segregada de las mujeres por considerar que los varones eran el verdadero obstáculo para su actividad fue una de las fundadoras de la Agrupación Femenina Socialista de Madrid​ y comenzó una intensa actividad política y sindical realizando numerosos viajes para dar mitines por toda España.

De 1915 a 1918 fue vocal del Comité Nacional del PSOE y Secretaria Femenina de la Comisión Ejecutiva entre 1918 y 1919. En 1916 fue designada miembro de la Comisión Ejecutiva de UGT y durante un año asumió la dirección del sindicato, siendo la primera mujer en formar parte de una Ejecutiva Confederal (1916-1918) y la primera mujer en España que formó parte de la dirección de un sindicato en España.

El 23 de septiembre de 1916 fue condenada a un año, ocho meses y veintiún días de destierro y 750 pts. de multa por injurias a la Iglesias católica.​ Durante la huelga general de 1917 formó parte del Comité de Huelga, siendo detenida junto al resto del comité en el número doce de la calle Desengaño. Evitó la cárcel, al declarar sus compañeros que sólo estuvo en la casa para ayudar en los quehaceres domésticos.

Siendo partidaria de la Tercera Internacional, abandona el PSOE después del III Congreso Extraordinario del PSOE, en el que se rechazan las 21 condiciones. El 13 de abril de 1921 participó en la fundación del Partido Comunista Obrero Español (PCOE). Fue elegida delegada del PCOE para asistir al III Congreso de la Internacional Comunista en Moscú, pero a su paso por París, se ve obligada a regresar gravemente enferma. En el I Congreso del Partido Comunista de España, celebrado en marzo de 1922, fue elegida secretaria femenina del Comité Central del PCE, partido del que su hijo, César Rodríguez González, llegaría a ser secretario general un año después.

Su último acto público, poco antes de morir, sería un mitin contra la guerra de Marruecos apelando a las mujeres para que no permitieran a sus hijos ir a la guerra.

Falleció en Madrid el 15 de agosto de 1923.

 

Admin
Por Admin mayo 1, 2019 11:10
Escribir un comentario

Sin comentarios

No hay comentarios aún!

Todavía no hay comentarios, pero puede ser el primero en comentar este artículo.

Escribir un comentario
Ver comentarios

Escribir un comentario

<

SUSCRIPCIONES

Publicidades

 

Facebook