Home Crimen Perfecto La Soledad y la Desolación, por Marcela Lagarde